Connect with us

Al Bat

Grata recreación histórica

Si hablamos de los albores del beisbol en la Ciudad de México, qué mejor trasladarnos con beneplácito a una grata recreación histórica de aquellos primeros equipos profesionales de fines del siglo XIX y principios del XX.

 

Por Jesús Alberto Rubio.

De frente a la inauguración de temporada en MLB (7 de abril), además de que pueda hoy leer-disfrutar el hecho histórico registrado este día pero de 1974 por Hank Aaron, el que desde anoche está puesto en mi FB, hoy le comparto este interesante tema que también me ha publicado en su revista Isidro O´Shea desde Toluca, Estado de México.

Se agradece, por supuesto.

Ahora, a lo que “te truje”;

La recreación histórica

Si hablamos de los albores del beisbol en la Ciudad de México, qué mejor trasladarnos con beneplácito a una grata recreación histórica de aquellos primeros equipos profesionales de fines del siglo XIX y principios del XX.

Eran los días envueltos en un béisbol pionero, romántico y emotivo que, sin duda, conlleva un profundo aprecio y reconocimiento a los primeros antecedentes del deporte rey mexicano y sus principales protagonistas de aquella época.

Fue una época en la capital mexicana caracterizada por el arribo e influencia determinante de equipos compuestos por grandes estrellas provenientes de Yucatán, Veracruz, Puebla, Torreón, Monterrey, Chihuahua, y entre otras, de Cuba y Estados Unidos.

Se tiene el dato del primer juego de béisbol documentado en la capital del país en un periódico publicado en inglés: The Two Republics:

“El 27 de Julio de 1882 se reporta que el “pasado domingo por la mañana se jugó el primer partido de béisbol en México, en Santiago, entre los equipos de béisbol del Ferrocarril Nacional y la Compañía Telefónica, con marcador de 27 a 24 a favor de los primeros”.

La Compañía Telefónica Mexicana, era la primera empresa de ese tipo en el país y tal como anunció el Two Republics, ambos equipos vuelven a enfrentarse el siguiente domingo.

La “fiebre” por el beisbol

Hay apuntes que nos llevan a aquella “fiebre” por el beisbol en la capital mexicana a partir del 28 de julio de 1895

El historiador Daniel Cossío Villegas afirmó que a fines de la novena década del siglo 19 se formaron los primeros equipos de beisbol, siendo en 1895 cuando se efectuaron célebres partidos entre los equipos México y Demócrata.

Más tarde, estarían también activos equipos como el Victoria, integrado por alumnos de la Escuela de Artes y Oficios, el del Colegio Militar y el de la Escuela Preparatoria.

El Club México

Otros apuntes históricos señalan que fue en 1887 cuando nació el Club México, el que tuvo como uno de sus primeros oponentes al Nacional de Ferrocarrileros. Sus fundadores fueron los hermanos Emilio, Juan y Ernesto Lobato.

En la obra “100 años sobre el Diamante”, de Sergio Rivera Benítez, nos dice que el Club México siempre ganaba a los equipos de jóvenes formados en la Colonia Americana, como los “Nacionales” “Ciclistas” y “Demócratas, los cuales se desanimaron y dejaron por un tiempo el pasatiempo.

Cita que años más tarde, un fanático del béisbol llamado Lee Green, quien era editor de deportes en el periódico El Heraldo, tomó la iniciativa de invitar a todos aquellos que les gustara el juego.

“Una gran cantidad de practicantes acudieron a la cita, por lo que se tuvieron que hacer dos equipos: uno formado por norteamericanos denominado los “Misters” y que integraron mexicanos con el nombre de “Señores”, mencionó el rotativo.

En su partido celebrado el 5 de marzo de 1889, los mexicanos ganaron por ¡51 a 49!

De la unión de ambos equipos, relata Sergio Rivero, renació el Club México que unos días más tarde se enfrentó a un nuevo team conformado por otro grupo de estadounidenses y que llevó el nombre de “Athletics”.

Un mes más tarde, el 10 de abril de 1889, se publicó en la Ciudad de México el primer box score de un partido que le ganó el Club México al “Athletic” 23-15.

Ya antes, en Estados Unidos el primer box score apareció en 1859, en el periódico New York Clipper.

Inicios del siglo 20

Hay que también destacar cómo ya en los inicios del siglo XX se formó en la capital del país la Asociación Mexicana de Base Ball integrada por ocho equipos teniendo de escenarios a campos ubicados en Chapultepec y el Paseo de la Reforma.

Aquellos conjuntos fueron los Grises, Azules, Cafés, Olímpico y hasta el Águila de Veracruz, el cual en abril de 1905 en viaje especial entren desde el puerto jarocho se enfrentó al poderoso equipo Tacubaya.

En los inicios del siglo 20 se había formado la Asociación Mexicana de Base Ball integrada por los equipos “Colegio Inglés”, “México”, “Tacubaya”, “Olímpico”, “Colonia”, “Reforma”, “Athletic”, entre otros.

El “México” iba a ser campeón de los torneos de 1905 y 1906 adjudicándose los trofeos donados por el periódico capitalino El Imparcial”

En esos años jugaron en verano e invierno y los campos eran los de Chapultepec, en los terrenos de la Reforma y en los colegios de Agricultura y Mascarones.

Cada vez más afición y los Chicago White Sox

Por supuesto, en medida que había más equipos y jugadores, crecía el interés del público metropolitano por este deporte; por ejemplo, a un partido en el Club Americano concurrieron en 1902, unos 300 espectadores.

Chapultepec y el Paseo de la Reforma fueron escenarios de juegos donde brillaban en forma por demás especial el México, Grises Azules, Cafés e incluso El Águila de Veracruz.

En esa fiebre del beisbol fue cuando se anunció con bombos y platillos la llegada a México en 1907 de los campeones de Estados Unidos, los Medias Blancas de Chicago

Los llamados patipálidos se convirtieron esa vez en el primer equipo de Ligas Mayores en jugar en la ciudad de México luego de coronarse en la Serie Mundial de 1906 frente a los Cachorros en lo que fue el primer clásico otoñal en una misma ciudad.

El partido se escenificó en el Parque Reforma Athletic club el viernes 15 de marzo, correspondiéndole a Chicago la victoria al son de 14-4.

En ese juego de exhibición, la afición habría de admirar a dos futuros miembros del Salón de la Fama del Béisbol Profesional en México: a los formidables lanzadores Lucas “El Indio” Juárez y Genaro Casas.

El pítcher mexicano lanzó de manera excelente durante los primeros episodios electrizando a los visitantes con su pronunciada curva y notable velocidad haciendo abanicar a seis contrarios. Sin embargo se cansó, se puso “wild” y le llegó la debacle y la derrota.

Por el Club México, además de Casas y Juárez, también lucieron en gran forma Bartolomé Vargas, Porfirio Ballares y Charlie Lavergne.

Por su parte los Medias Blancas utilizaron a sus mejores pítchers: Frank Owen, Doc White, Nick Altrock y Ed Walsh, quien ingresó al Salón de la Fama Ed Cooperstown en 1946.

En esos días se veía a los jugadores portando los uniformes con botones en el pecho, utilizándose los famosos bombachos como pantalones, hasta las rodillas, los que eran confeccionados con lana muy burda.

Luego del partido, los directivos de White Sox, impresionados por la actuación de Genaro Casas, lo firmaron, de tal forma que el nativo de Villa General Cepeda, Coahuila, jugó hasta 1910 en equipos como Columbus, de la Asociación Americana.

Por supuesto que la historia del pasatiempo de las primeras dos décadas del siglo pasado se enriqueció día a día proyectando un deporte de muy alto nivel y tradición que se plasmaría, años más tarde con el advenimiento en 1925 del nacimiento de la Liga Mexicana de Beisbol.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Al Bat