Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Remembranzas 3

Ganó 15 o más juegos en 12 campañas, tuvo 3.50 o menos en carreras limpias en 13 ocasiones y ponchó a 100 o más bateadores en 21 temporadas.

Don Sutton/ Fuente Externa

Por Héctor Barrios Fernández

www.beisboldelosbarrios.com

Don Sutton fue un modelo de consistencia quien ganó 324 juegos jugando para cinco equipos en 23 temporadas, mayormente con los Dodgers de Los Angeles.

Ganó 15 o más juegos en 12 campañas, tuvo 3.50 o menos en carreras limpias en 13 ocasiones y ponchó a 100 o más bateadores en 21 temporadas.

Nunca fue nombrado «Jugador más Valioso» o fue ganador de un «Cy Young,» pero ayudó a mantener a los Dodgers como equipo élite posterior a Sandy Koufax y Don Drysdale.

Lanzó en cuatro Series Mundiales y Juegos de Estrellas.

Con los California Angels ganó su juego 300 en su brillante carrera.

Walter Johnson es uno de los grandes lanzadores de todos los tiempos.

En 21 temporadas de carrera, todas con los Senadores de Washington, Walter ganó 417 juegos con un impresionante 2.17 en carreras limpias con 5,914 2/3 innings lanzados.

Aún más notable fue que Johnson logró todo eso jugando la mayor parte del tiempo con unos pobres Senadores detrás de él.

Mayormente utilizó su bola rápida para ponchar a 3,509 bateadores y lanzar 110 blanqueadas.

De hecho su bola rápida era tan dominante que fue su único lanzamiento la mayor parte de su carrera.

Walter Johnson fue de los cinco primeros jugadores electos al Salón de la Fama en Cooperstown.

La ciudad de Ensenada es considerada la cuna del béisbol en Baja California. De ello dio cuenta el periódico Lower Californian en 1888.

Posteriormente en 1896 se fundó el equipo «México.»

Algunos integrantes de esta novena fueron su capitán David Zárate, Federico Appel, Federico Palacios, Francisco Hernani, Gabriel y Pedro Victoria y Adolfo Arzamendi.

Los tripulantes de barcos mercantes, pesqueros y de guerra que solían arribar a la «Bella Cenicienta del Pacífico,» al descender a tierra acostumbraban practicar el béisbol, con el tiempo los locales se fueron interesando en este fabuloso juego.

Fue así como después del equipo México, aparecieron otros equipos como el «Ensenada» integrado por Efego Riveroll su fundador, destacando también, Beltrán Patterson, Luis Gómez, Ernesto Savín, Manuel Corrales y Nacho Rivera.

Los aficionados al béisbol gustan de discutir cuál es la temporada más dominante por un lanzador.

La de Bob Gibson en 1968, en la Era Moderna y año del pitcheo generalmente recibe mayor aceptación y es que 22-9, con 1.12 en carreras limpias admitidas no es cualquier cosa.

La de Pedro Martínez del 2000 también recibe algunas consideraciones.

Cierto que fueron 18 juegos ganados en 29 aperturas, pero permitió 128 hits en 217 entradas, ponchando a 284.
Por cada base por bolas que otorgó, ponchó a 9 bateadores.

Impresiona más cuando sus números los vemos al lado de los demás lanzadores.

Su 1.74 en C.L. fue casi dos carreras menos que el promedio de la Liga Americana que fue el tercero más alto de la historia.
Roger Clemens, uno de los grandes de su época tuvo 3.70.

Tom Seaver participó en 20 temporadas en Grandes Ligas con los Mets, Rojos, Medias Blancas y su última la finalizó con Boston.

Tuvo el honor de lanzar en 16 juegos inaugurales, los máximos en la historia para un lanzador.

Originalmente fue seleccionado por los Dodgers pero no firmó con ellos ya que prefirió seguir en la escuela, luego fue firmado por los Bravos pero por ciertas irregularidades, el Comisionado invalidó el trato.

Finalmente hubo una especie de sorteo entre los Indios, Filis y Mets, siendo estos últimos los ganones firmándolo por 40,000 dólares.

Rickey Henderson/ Fuente Externa.

En su primera temporada en Grandes Ligas en 1979, aunque hizo su debut el 24 de junio, el ex Mayo de Navojoa Rickey Henderson robó 33 bases en 89 juegos.

La siguiente temporada, su primera completa el número de estafas llegó a 100. Pocos sabían que apenas calentaba motores.

En 25 años de carrera, terminando a la edad de 44, acumuló 1,406 robos.

Una vez que lograba llegar a primera se convertía en un terror para los lanzadores.

Quizá el primer bat más grandioso de todos los tiempos.

Hablando de correlones.

Antes que nadie escuchara acerca de Rickey Henderson, Lou Brock era la quintaesencia en cuanto a robos de base en la historia de Grandes Ligas.

Un eficiente bateador de líneas.

Dejó un .293 de porcentaje de bateo con 3,023 hits conectados en 19 campañas con los Cachorros de Chicago y los Cardenales de San Luis quienes lo adquirieron en canje por el lanzador Ernie Broglio en 1964 en uno de las peores transacciones de todos los tiempos.

Broglio en ocho temporadas terminó con 77-74 retirándose dos años después. En 1965 terminó con 1-6, al año siguiente con 2-6.

Brock se convirtió en el rey de los robos de base y terminó en el Salón de la Fama del Béisbol.
Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión