Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Martín Magdaleno Dihigo Llanos

Nació el 25 de mayo de 1905 en Matanzas, Cuba, aproximadamente a 80 km de La Habana, capital cubana, por lo tanto paisano de José de la Caridad Méndez “El Diamante Negro,” también uno de los inmortales de la pelota cubana y latinoamericana.

Por Héctor Barrios Fernández

www.beisboldelosbarrios.com

En Cuba es conocido como “El Inmortal.” 
En México fue “El Maestro.”

La mayoría de los jugadores en los Estados Unidos que lo vieron en acción están de acuerdo con John McGraw en que fue uno de los más grandes beisbolistas de todos los tiempos, era un jugador natural, nació y estaba hecho para jugar béisbol.

Nació el 25 de mayo de 1905 en Matanzas, Cuba, aproximadamente a 80 km de La Habana, capital cubana, por lo tanto paisano de José de la Caridad Méndez “El Diamante Negro,” también uno de los inmortales de la pelota cubana y latinoamericana.

Dihigo falleció el 20 de mayo de 1971, en Cienfuegos, Cuba, a escasos días de que fuera a cumplir los 66 años de edad. 

Fue entronizado al Salón de la Fama del Béisbol en 1977, siendo el primer jugador cubano el alcanzar tan alta distinción. 
Se menciona que en su país, su nombre es el equivalente al de Babe Ruth o Joe DiMaggio en los Estados Unidos. 

Jugador muy versátil con más de 1.90 m de estatura y un peso corporal aproximado de 100 kg, podía jugar con maestría casi cualquier posición al campo, con excepción de la receptoría, aunque en infinidad de ocasiones se vistió con los arreos de receptor. 
Jugó para muchos equipos profesionales a lo largo de su carrera que comprendió de 1923 a 1950. 

Es mayormente recordado como un dominante lanzador y un hábil jardinero. En la loma de los disparos, Martín dejó un record de por vida de aproximadamente 256 victorias a cambio de 136 derrotas, dependía de una excepcional bola rápida y un gran lanzamiento rompiente. 
En los jardines, siempre fue un talentoso guante, un poderoso y exacto brazo, por lo tanto una tremenda habilidad y tino para sacar corredores en el home.

Como bateador, “El Maestro” logró porcentaje por arriba de los .400 en cuatro ocasiones y terminó su carrera con promedio de .304, según estadísticas conocidas. 
Fue un excelente bateador de rectas y trabajó muy duro para superar su dificultad de conectar a las curvas. 
También era dueño de un gran poder con el bat, en una ocasión conectó una pelota en el Greenlee Field de Pittsburgh, la bola fue a parar en el techo de un hospital a 500 pies del plato. 


En 1942 fue manejador y jugador del equipo de Torreón en la Liga Mexicana de Verano, con este equipo lagunero participó en cuatro temporadas, ese año tuvo record de 22 ganados por 7 perdidos. 
En total en Liga Mexicana con varios equipos dejó números de 119 victorias y 57 juegos perdidos. 
También en esa temporada de 1942 fue líder de la liga en porcentaje de carreras limpias admitidas y le sonó a la pelota para .319 de porcentaje, además con su equipo ganó el campeonato.

Buck Leonard, también miembro del Salón de la Fama, quien jugó en varios de los más grandes equipos de las Ligas Negras, dijo de Martín, “si él no es el jugador más grande de todos los tiempos, entonces no sé quién es.”

Sus apodos lo dicen todo.

Su placa en Cooprstown dice: “Martín Dihigo, ‘El Maestro’  la más versátil estrella de la Liga Negra. 
La mayor parte de su carrera, jugó tanto en verano como en invierno. 
Registró más de 260 victorias como lanzador. 
Cuando no estaba en el montículo, jugó en los jardines o en el cuadro. Acostumbraba a batear sobre .300, también manejó durante y después de sus días de jugador.”

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Opinión