Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Crónicas beisboleras 9

Es común escucharlas cuando se toca el tema del japonés Shohei Otani.

Por Héctor Barrios Fernández
www.beisboldelosbarrios.com

Frases como:
“Esto no se miraba desde 1919.”

“Esto no se miraba desde la época de Babe Ruth.”

Es común escucharlas cuando se toca el tema del japonés Shohei Otani.

Una clase de jugador que los aficionados no pensamos ver en nuestras vidas.

Dicen algunos, “un jugador de dos vías,” o dos jugadores en uno sólo.

Lo suficientemente bueno para destacar como lanzador y como bateador y también lo suficientemente bueno para ser incluido en la alineación como bateador en los juegos donde no actúa como lanzador.

Todo esto suele llevarnos al béisbol en sus primeras décadas.

Justin Verlander que se encuentra en la lista entre los mejores lanzadores de la época actual, en 2019 a los 36 años de edad y 15 de carrera, por primera y hasta la fecha única vez en su brillante trayectoria como lanzador de Grandes Ligas, logró ponchar a 300 bateadores en una temporada.
Ganó 21 juegos para ser el que más en la Liga Americana, lanzó 223 entradas también para ser líder y algunas otras importantes cosas más.
También y como coincidencia acorde a su edad en ese momento de 36 años,  admitió 36 cuadrangulares esa temporada que en lo personal es la cifra más alta en su carrera.

Más del gran Mariano Rivera Jirón.
Su última actuación en el béisbol de Grandes Ligas fue el 26 de septiembre del 2013 cuando en la octava entrada con un out vino al relevo del neoyorquino Dellin Betances quien a su vez había relevado al de San Cristóbal, República Dominicana Iván Nova, Mariano sacó los dos tercios de la entrada y regresó para la novena cuando dominó a José Lobatón y a Yunel Escobar.
Aquí se perdió de salvar su juego 653 ya que fue removido del montículo ante la ovación del público y compañeros.
Los conocidos dichos dicen que los ricos también lloran o que los hijos del doctor también se enferman y así muchos más.
Agregaría que las grandes ESTRELLAS DEL BÉISBOL también tienen momentos para el olvido, Mariano Rivera no se salvó de ellos.
En los primeros 19 juegos de su carrera, abrió 10 en donde le conectaron 11 cuadrangulares y aunque 1995 terminó con récord de 5-3, también tuvo 5.51 en carrera limpias admitidas que se considera malo.
Hubo bateadores contrarios que fueron una piedrita en su zapato como Edgar Martínez que le bateó de 16-10, Rafael Palmeiro, Miguel Cabrera que le conectaron 2 cuadrangulares en su carrera, pero fue Aubrey Huff el que tal vez le conectó los más dolorosos, uno con dos en base para darle el triunfo a su equipo Orioles sobre los Yankees y Mariano.
Le volvió a conectar otro en el mismo estadio de los Yankees, en la novena entrada con el marcador empatado Huff la manda atrás de la barda para una derrota de Mariano 7-6.
De sus actuaciones de orejas y rabo son tantas que un libro no alcanza para contarlas.
Mariano Rivera grande entre los grandes.
Y pensar que su sueño de niño y joven era ser futbolista.

Tal vez Ronald Herbel que fue un lanzador de Grandes Ligas por 9 temporadas en la década de 1960 y principios de los 70s, principalmente con los Gigantes de San Francisco, le habría gustado lanzar en esta época del bateador designado, no fue mal lanzador pues terminó su carrera con récord de 42 ganados por 37 derrotas.
En 1964 se presentó a batear en 54 oportunidades y lo más que pudo hacer fue recibir dos bases por bolas, además le recetaron 30 ponches con 0 hits conectados.
En 1965 se propuso mejorar en ese rubro y tuvo mejor entrenamiento ya que en 49 viajes a la caja de bateo conectó un hit y además produjo carrera.
En cuestión de bateo, los Dioses estuvieron en su contra, esa temporada de 1965 en juego contra los Cachorros, conectó una línea que picó frente al jardinero derecho, éste tomó al primer bote y dobló al primera base para poner out a Herbel del 9 al 3.
Al final de su carrea en 227 apariciones al bat, recibió 8 bases por bolas, se sacrificó 11 veces, conectó 6 hits, dejando un promedio de bateo de .029

Las Ligas Mayores se componen de 30 equipos en la actualidad y contar con un campeón en el departamento de pitcheo o de bateo, ya sea juegos ganados, carreras limpias, blanqueadas, porcentaje de bateo, cuadrangulares, etc., es algo complicado, pero contar con un primero y segundo lugar en el mismo equipo la misma temporada la cosa se aún más difícil.
En el 2019 los Medias Rojas de Boston tuvieron al primero y segundo lugar en carreras anotadas, Mookie Betts con 135 y Rafael Davers con 129.

Con los años he visto que el actuar de los equipos de béisbol es muy parecido, si no igual a las ondas de radio y del sonido, en ocasiones arriba y en ocasiones abajo.
Después de ser un equipo exitoso, los Orioles de Baltimore tienen tiempo de ser uno de los que ocupa los últimos lugares al final de la temporada.
Haciendo esfuerzos por cambiar esta situación contrataron a uno de los arquitectos de los ahora triunfadores Astros de Houston y ex matemático de la NASA.
Esta temporada han dado indicios de que pronto las cosas cambiarán para ellos.
A fines de junio del 2019 tenían un récord de 22 ganados por 58 derrotas a 30 juegos del primer lugar en la División Este de la Liga Americana.
De repente tuvieron juegos como si quisieran hacer añicos al rival.
El 28 de junio maltrataron a los lanzadores de los Indios de Cleveland (ahora Guardianes) conectando 16 hits, 6 fueron de extra base incluyendo 4 dobletes y 2 cuadrangulares.
Se llevaron la victoria 13-0.
Al día siguiente en el mismo Camden Yard de Baltimore, los Indios salieron por la revancha, pero se encontraron con que los Orioles aún traían toda la inspiración encima y los surtieron con 13 imparables, 8 fueron de extra base, entre ellos 4 dobletes y 4 cuadrangulares.

En los dos juegos conectaron 14 extrabases repartidos en 8 dobletes y 6 cuadrangulares.
Fue la primera vez en la historia del béisbol que un equipo ganaba con dos blanqueadas consecutivas anotando al menos 13 carreras.

En días pasados en mesa redonda entre amigos y aficionados que nos tocó vivir de cerca el béisbol de la década de 1980-1989, debatíamos y tratábamos de adivinar qué jugador de Grandes Ligas había producido al menos 1,000 carreras en ese trecho.
Se mencionaban algunos grandes de esos años como Don Mattingly, Jim Rice, Dave Parker, Hal McRae, Cecil Cooper, Tony Armas y varios más que pudieron haberlo hecho.
Resulta que ninguno de ellos ni nadie lo logró, el más cercano fue el ambidiestro Eddie Murray con 996.
Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión