Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Compilación beisbolera (7)

También acá de este lado ha habido muchas historias increíbles como la que protagonizaron el ex Grandes Ligas Miguel A. Puente y Gabriel «Gaby» de la Torre el 30 de agosto de 1965 en Tijuana.

Por Héctor Barrios Fernández
www.beisboldelosbarrios.com

El 13 de mayo de 1952 Ron Necciai de los Twins de Bristol se enfrentó a 27 bateadores de los Welch Miners de West Virginia y a todos los ponchó, obviamente no le conectaron hit ni nada.

También acá de este lado ha habido muchas historias increíbles como la que protagonizaron el ex Grandes Ligas Miguel A. Puente y Gabriel «Gaby» de la Torre el 30 de agosto de 1965 en Tijuana.

Campeonato Nacional de Primera Fuerza.

Juego de 16 innings.
Puente lanzando por Chihuahua poncha a 23 bajacalifornianos, Gaby de la Torre no queriéndose quedar atrás poncha a 40 chihuahuenses.

Más uno de Bernardo Moncayo de los Dorados, 64 en total.

Score final: Chihuahua 0, Baja California 1.

Los Cincinnati Red Stockings nacieron en 1867, en 1869 se declararon el primer equipo profesional, llegaron a ganar 84 juegos en forma consecutiva hasta que el 14 de junio de 1870 fueron parados por los Atlantics de Brooklyn en juego de 11 innings marcador 8-7.

En 1871 pasaron a formar parte de la National Association League representando a la ciudad de Boston.
Algunos historiadores concluyen que al paso de los años se convirtieron en los Bravos que después de jugar en Milwaukee actualmente son de Atlanta.

El cinco de agosto de 1921, Harold Arlin proporcionó a los radioescuchas de la KDKA de Pittsburgh las jugadas del encuentro Piratas-Filis desde el Forbes Field.

Fue la primera vez que desde casa, los aficionados pudieron seguir las acciones del juego de béisbol con sólo sintonizar sus radios.

Después en ese mismo año, la KDKA, la WJZ de Newark y la WBZ de Massachusetts, transmitieron parte de la Serie Mundial.

El legendario periodista Grantland Rice narró los juegos para la KDKA. Durante la Serie Mundial de 1923, Rice hizo equipo con Graham McNamee.

McNamee no conocía mucho acerca del deporte, pero tenía una buena voz para la radio y podía transmitir la acción en vívidos y coloridos detalles. Considerado uno de los más coloridos comentadores.

Durante esas primeras incursiones dentro del béisbol en la radio, los narradores de jugadas por jugadas no estaban presentes en el juego, sino que estaban en el estudio recreando la acción que recibían por telégrafo.

Dicen que durante los veranos de los 1940s, los aficionados al béisbol podían caminar por la avenida Flatbush en Brooklyn y no perderse ni una sola jugada de un encuentro de los Dodgers.

Las trasmisiones de radio podían ser escuchadas a través de las ventanas y puertas de los edificios de apartamentos y las tiendas.

Tal era el poder y la magia del béisbol en el radio.

Red Barber, Mel Allen, Jack Buck, Vin Scully y Ernie Harwell fueron algunos de los grandes cronistas de la edad de oro de la radio y la devaluada calidad del béisbol debido a los años de guerra.

Sus voces llenaron los hogares en cada verano cuando acompañaban con ellas a los verdaderos aficionados al béisbol.

Hasta el día de hoy, muchos aficionados recuerdan los grandes juegos de la forma en la que los escucharon en la radio, descritos por estos grandes narradores.

¿Cuáles son los grandes narradores que ha dado México y Latinoamérica?
Hay muchos.

Si algo ha sido importante para la difusión de los actos de la humanidad y del béisbol en particular, ha sido la radio.
Recuerdo con nostalgia que cuando niño en el rancho de mis abuelos, montando a caballo (cuando me podían y yo podía también) arriando ganado en el campo y el radio de transistores en el bolsillo de la camisa escuchando a los cronistas de mi ciudad narrando el béisbol de los domingos.

En las frías noches invernales, que se hacían menos frías cuando escuchaba a Fausto Soto Silva a través de la “Grande de Sonora,” que desde Hermosillo se escuchaba hasta Ensenada casi como estación local o mejor, a Alfonso Araujo Bojórquez en la XEOX de Ciudad Obregón o a Jaime Jarrín desde Dodger Stadium por la “Radio 95,” también potentes emisoras, me daba la impresión que hasta el caballo se emocionaba con las buenas jugadas y los excelentes cronistas, obedeciendo mejor a las riendas.

Stan Musial, Willie Mays y Hank Aaron comparten la marca de más juegos de estrellas participados con 24, Mays y Aaron ganaron en 17 ocasiones para ser los que más.

En cambio a Brooks Robinson le tocó perder en 15 por 2 victorias.

Pete Rose en 16 juegos, estuvo en 5 posiciones diferentes, segunda, tercera y primera bases, más jardín izquierdo y derecho, además un turno como bateador emergente.

Fernando Valenzuela y Esteban Loaiza son los únicos dos lanzadores mexicanos que han iniciado un juego de estrellas, Fernando participó en seis de ellos, el 9 de agosto de 1981 fue el pitcher abridor por la Liga Nacional y Jack Morris por la Americana.

A Fernando lo relevó Tom Seaver en la segunda entrada y Vida Blue se llevó el triunfo por la Nacional.

Esteban abrió el 15 de julio del 2003 en Chicago, lanzó dos entradas y fue relevado por Roger Clemens, la Liga Americana se llevó la victoria y el lanzador triunfador fue Brendan Donnelly.

Mike Trout es uno de los pocos jugadores que siendo el primer bateador en un juego de estrellas, ha conectado cuadrangular.

Los otros han sido, Lou Boudreau, Willie Mays y Joe Morgan.

Casey Stengel participó como manejador en diez juegos de estrellas para ser el que más.

Ganó en cuatro de ellos, 1954, 57, 58 y 59.

Su equipo cargó con la derrota en 1950, 51,52, 53, 56 y 59.

Por su parte Walter Alston siendo manejador de los Dodgers, obtuvo seis victorias en este tipo de juegos.

En un juego de temporada regular de 1935 entre Indios y Medias Rojas, bateando los de Boston, las bases se llenaron después de que el mexicano «Melo» Almada conectó de hit.

Enseguida Joe Cronin conecta una fuerte línea que le pega en la cabeza al tercera base, fue tan fuerte el golpe que el parador en corto tomó de aire la pelota para el primer out, dobla al segunda base para el segundo fuera y éste a primera para completar el triple play.

Lo que es traer el santo de espalda.

Jugando para los Gigantes de N.Y., en 1908, Ferd Tenney fue el primero en robarse la primera base, por supuesto estando en segunda.

Poco tiempo después hizo lo mismo Germany Schaefer de los Tigres de Detroit.

Para pronto se aprobó la regla en donde queda prohibido robarse una base en donde en corredor ya estuvo.
Se llaman Bravos a partir de 1912, antes fueron Medias Rojas, Comefrijoles, Palomas, Cuatreros, finalmente y hasta hoy Bravos.

De Boston, Milwaukee y Atlanta.

En 1914 tuvieron una primera mitad de temporada muy mala con récord de 26-40.

Terminaron la temporada con 94-59, siendo conocidos como los «Milagrosos Bravos.»

Lograron el título de la Liga Nacional, 10.5 juegos sobre los Gigantes de N.Y. Ganaron la Serie Mundial a los Atléticos de Filadelfia.

El 12 de agosto de 1984 los Padres visitaron a los Bravos y les dieron la pelea, pero porque se agarraron a golpes los dos equipos.


En ese juego los Padres tuvieron a 4 manejadores.

El primero fue el titular Dick Williams cuando Ed Whitson no pudo darle un pelotazo a Pascual Pérez que se las debía, enseguida manejador y lanzador fueron expulsados.

Ozzie Virgil tomó las riendas del equipo y fue echado cuando ordenó a su pitcher golpear a Pérez de nuevo sin lograrlo.

Enseguida tocó el turno a Jack Krol cuando por fin en la octava lograron golpear a Pascual y vino el cuarto manejador en la persona de Harry Dunlop. En el inter se armó la grande y los aficionados vieron función de lucha libre por el mismo boleto.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión