Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Cita con el recuerdo

Viene a mi memoria lo logrado por los lanzadores del seleccionado chihuahuense en el torneo nacional de 1966 en Chihuahua.

Don Lanser al centro en la Ensenada/ Fuente Externa

Por Héctor Barrios Fernández

www.beisboldelosbarrios.com

PARTE UNO

Vean esto!

Los lanzadores de los Piratas de Pittsburgh de 1903 lograron la hazaña de no permitir carrera en 56 entradas en forma consecutiva, 6 blanqueadas seguidas más las últimas dos entradas del juego que inició la racha.

No confundir con lo que hicieron Don Drysdale y Orel Hershiser en lo individual.


Viene a mi memoria lo logrado por los lanzadores del seleccionado chihuahuense en el torneo nacional de 1966 en Chihuahua.

Después de haber sido ponchados 40 Dorados por Gaby de la Torre en 1965 en Tijuana, al año siguiente los de Chihuahua se desquitaron cuando sus lanzadores no aceptaron carrera en 72 entradas consecutivas, 8 blanqueadas seguidas.

El seleccionado de Baja California, que no «Baja» como malamente algunos le llaman a nuestro Estado, cooperó con nueve ceros al ser blanqueados 6-0 con lanzamientos de Miguel A. Puente en el último juego del mencionado torneo nacional de 1966 para que los lanzadores de Chihuahua lograran la hazaña.

A decir de algunos historiadores, el equipo «México» que jugara el primer partido en la Liga Mexicana el 28 de junio de 1925 contra el «Agrario» en el Parque Franco-Inglés, nada tiene que ver con los actuales «Diablos Rojos» que debutaron en 1940.

Su primer partido fue el 30 de marzo de ese año en el Parque Deportivo Veracruzano perdiendo contra los «Azules de Veracruz.

Su primer título lo consiguen en 1956.

Qué cosas tiene la vida!

Sabemos que el jugador que más recientemente bateó .400 o más fue Ted Williams en 1941.

Pero en 1939, Don Padget estaba en su tercera temporada de Grandes Ligas con los Cardenales de San Luis, de la 8 que vio acción.


En el último juego de la campaña de 1939, Don estaba conectando para .399

Un hit más lo haría terminar arriba de .400, su manejador lo envió a batear de emergente y conectó una línea al central que cayó de hit, Padget corrió a primera base festejando como si fuera pelotero del 2021, pero… pero…, el umpire de primera lo envió a batear de nuevo, ya que en el momento del lanzamiento, una pelota del pitcher que calentaba el brazo, invadió el terreno de juego y el dichoso hit no contó.

Finalmente le dieron la base por bolas y con ella se acabaron las posibilidades de terminar con .400 o más de porcentaje de bateo.

“Take Me Out to the Ball Game» se ha convertido en el himno no oficial del béisbol, es reproducida en aproximadamente 2,430 juegos de la temporada regular de Ligas Mayores, más los juegos de postemporada, más aproximadamente 450 juegos de entrenamiento de primavera.

Eso solamente en Grandes Ligas.

Agreguemos cientos de juegos en ligas menores e infinidad de encuentros de aficionados, además Take Me Out to the Ball Game se ha hecho popular en otros países en donde se juega béisbol, donde es tocada y cantada o al menos tarareada por miles y miles de aficionados durante todo el año.

Tan sólo en los Estados Unidos, después del Himno Nacional y “Happy Birthday” es la pieza más reproducida.

Ya sabemos que Donald James Larsen, mejor conocido como Don Larsen lanzó el único juego perfecto en Serie Mundial en 1956 contra los Dodgers. Hizo su debut en MLB en 1953 con los Cafés de San Luis hoy Orioles de Baltimore.

Al inicio de su carrera fue un lanzador muy perdedor, en 1951 tuvo 3-21, en su carrera 81-91.

Siempre se distinguió por ser buen bateador para ser lanzador, el año de su debut conectó 7 hits en 7 turnos al bat, para un record entre los pitchers.

En 1953-54 jugó para Cd. Obregón en la Liga de la Costa, con ese equipo fue compañero de jugadores como «Charrascas» Ramírez, «Gilillo» Villarreal, Moi Camacho, «Alemán» Cruz, Clinton Courtney.

Ya no volvió a Obregón, pero aún jugando en Grandes Ligas era común verlo por Ensenada jugando béisbol en partidos amistosos y después un buen convivió que le encantaban.

Francisco «Paquín» Estrada, en 1964 a los 16 años de edad fue firmado por Tomás Herrera para los Diablos Rojos, siendo enviado a su sucursal de San Luis Potosí.

Ese mismo año con los Mayos de Navojoa en su primer turno al bat en la hoy Liga Mexicana del Pacífico, lo mandaron a batear de emergente en la novena entrada y conectó cuadrangular para ganar el juego.

En 1968 en el penúltimo juego de la temporada, conectó jonrón a Alejo Ahumada para que su equipo Diablos se coronara campeón.

En la Serie del Caribe de 1971, en el cuarto juego, siendo refuerzo de México y jugando el jardín derecho conectó doblete empujando dos carreras en la primera victoria de México en estos certámenes.

En la de 1986 en el último juego conectó sencillo para empujar la carrera del triunfo y de la Serie para México en Venezuela.

Su carrera como manejador… es otra gran historia.

Los que lo admiramos decimos: “Qué gran talento.”


Los que no, dirán: “Qué suertudo.”

Como jugador fue excepcional, como manejador fue extraordinario.

En la LMP debutó con los Tomateros de Culiacán en 1982-83 y los hizo campeones.

Luego en verano hace su debut con Campeche y también los guía al título. Uno de sus grandes logros como manager fue el haber vencido al llamado «Dream Team» dominicano en su misma casa.

En Caracas, Venezuela guió a México para ganar la Serie del Caribe.

En su carrera de estratega eso es solamente un botón de muestra.

Espero sus amables comentarios en: www.beisboldelosbarrios.com

Pequeña historia del béisbol en:
🛑 «Pláticas de Beisbol» Invitado especial, el Profesor Héctor Barrios Fernández. – YouTube

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión