Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol; Cita con el recuerdo

Los Cachorros de Chicago lo firmaron por la cantidad de 650,000 dólares, muy por debajo de su valor en el mercado.

Por Héctor Barrios Fernández

www.beisboldelosbarrios.com

PARTE NUEVE

El deseo principal de Andre Dawson al inicio de 1987, era jugar sobre pasto natural, lo cual era bueno para sus rodillas.

Los Cachorros de Chicago lo firmaron por la cantidad de 650,000 dólares, muy por debajo de su valor en el mercado.

Dawson se fue a jugar a un estadio con pasto natural y los Cachorros consiguieron al jugador más valioso de la temporada que conectó 49 cuadrangulares para ellos.

No le llevó mucho tiempo a la Liga Nacional entender que la guerra con la Liga Americana le resultaría muy costosa.
Los equipos de la Nacional perdían jugadores, aficionados y hasta equipos completos.

La gota que derramó el vaso fue cuando la Liga Americana trasladó la franquicia de Baltimore (Orioles) a New York (Highlanders hoy Yankees) a pesar de la oposición de los Gigantes quienes estaban teniendo problemas de asistencia.

Los dos equipos de Filadelfia programaron juegos en la ciudad el 9 de septiembre de 1902.

Los Atléticos jugaron ante 17,291 aficionados, mientras los Filis atrajeron solamente a 172.

Ese año los Atléticos recibieron 4 veces más fanáticos que los Filis.

Esa fue otra razón para que las ligas limaran asperezas.

Las Ligas Americana y Nacional lograron ponerse en paz entre ellas en 1903, se logró con la resolución de algunos temas escabrosos.

La Liga Americana prometió no meterse en Pittsburgh y Detroit se quedó con Sam Crawford que había firmado con Tigres y Rojos.

Apareció la Serie Mundial que también llamaron «El Campeonato de Estados Unidos.

Pittsburgh y Boston se enfrentaron al mejor de 9 juegos.

Por muchos años escuché las narraciones de Don Jaime Jarrín en Radio 95 que ya no existe, tenía gran cobertura y se escuchaba como estación local hasta  Ensenada.

Con frecuencia se expresaba, “el Orejoncito Don Sutton.”

Sutton pasó buena parte de su carrera bajo la sombra de otros lanzadores. Llegó a Grandes Ligas en 1966 e inmediatamente se encontró con tipos como Sandy Koufax y Don Drysdale, futuros Salones de la Fama.

Sutton solidificó sus credenciales rumbo al Salón de la Fama cuando ganó su juego 300 lanzando para los Angelitos de Anaheim el 18 de junio de 1986.

El 2 de enero de 1971 el béisbol perdió a uno de sus grandes innovadores.

Bill Veeck fue dueño de tres franquicias de Grandes Ligas, Cafés de San Luis, Indios de Cleveland y Medias Blancas de Chicago.

Fue un gran defensor de los aficionados y a menudo se le miraba sentado en el graderío como cualquier otro fanático.

La Serie Mundial como la conocemos hoy nació en 1903.

Al siguiente año los equipos de Boston y New York de la Liga Americana expresaron su deseo de jugarla pero ésta fue boicoteada por John McGraw y sus Gigantes, alegando que la única liga mayor era la Nacional y todas las demás eran de categoría inferior y no tenían derecho a enfrentarse a ellos.

James Edward «Tip» O’Neill conquistó el título de bateo en 1887.

Algunas fuentes le dan .492, otras .435 y es que en ese y otros años, las bases por bolas contaban como hits, por eso esa temporada 11 bateadores terminaron arriba de .400 de porcentaje de bateo.

MLB no reconoce esos números para los récords.

Los .426 de Nap Lajoie son el verdadero récord para MLB, seguido por los .422 de Roger Hornsby.

Ha habido varios Bill White en Grandes Ligas pero el nacido en 1860 en Milner, Georgia, hijo de padre blanco y madre negra por lo tanto mulato, actualmente es considerado como el primer pelotero de color en actuar en MLB, antes que lo hicieran los hermanos Walker y Jackie Robinson.

Bill White vio acción en un juego en 1879 defendiendo la primera base de los Grises de Providence, campeones de la Liga Nacional esa temporada.

Después de ese partido a White no le permitieron jugar más por ser negro.

Orestes “Minnie” Miñoso llegó al béisbol mexicano en 1965 con los Charros  de Jalisco, bateó para .360 quedando solamente atrás de Emilio Sosa, .368, aunque en el libro de Herb Fagen “Just Call Me Minnie” Miñoso asegura haber ganado el título, pero debido a una errónea compilación no se lo otorgaron.

Ese invierno debutó con los Naranjeros de Hermosillo conectando para .344 cortando con ello la racha de títulos de bateo ganados por Héctor Espino.

En 1969 con los Venados de Mazatlán a los 43 años de edad, de nuevo obtuvo otra corona de bateo conectando para .359

Con frecuencia los nombres de Willie Mays y Mickey Mantle se mencionan por sus logros en el campo de juego pero, en 1985 a menudo se mencionaron por otras razones ya que el Comisionado Bowie Kuhn les prohibió relacionarse con el béisbol por aceptar trabajar para casinos de Atlantic City.

Tiempo después otro Comisionado, Peter Ueberroth, rescindió tal prohibición lo que cayó bien entre los aficionados al rey de los deportes.


Así como Dave Roberts dejó de ser coach de los Padres de San Diego para convertirse en exitoso manejador de los Dodgers, Sparky Anderson dejó de ser coach de los Frailes para ser manejador de los Rojos de Cincinnati con quienes ganó más de 100 juegos en 1970, 75 y 76.

En 1984 también lo hizo con los Tigres de Detroit para convertirse en el primero en la historia en hacerlo en ambas ligas.

En 1904 la ofensiva en el béisbol iba hacia la baja, se culpaba por ello a los cambios en las reglas.

El “home plate” había sido agrandado, dando a los lanzadores mayor ventaja, los fouls fueron contados como strikes, la pelota ensalivada era legal, dándole a los pitchers otra poderosa arma para usarla contra los bateadores.
En los siguientes tres años, el promedio de bateo por equipo decayó en aproximadamente 30 puntos.

Cuando el lanzador de los Mets Dwight Gooden subió al montículo durante el juego de estrellas el 10 de julio de 1984, se convirtió en el jugador más joven en un clásico de media temporada con 19 años de edad.

Su antecesor en la loma de lanzar en ese juego, el mexicano Fernando Valenzuela, había ponchado a Dave Winfield, Reggie Jackson y George Brett en completo orden.

Gooden continuó la tarea ponchando a Lance Parrish, Chet Lemon y Alvin Davis.

Viejos los cerros…

Si bien es cierto que la experiencia ayuda, tampoco por sí sola logra todo.

Los Filis de Filadelfia de 1983 conquistaron el gallardete de la Liga Nacional ese año con récord de 90-72.

En la serie de campeonato pasaron sobre los Dodgers 3 juegos a 1.

En la Serie Mundial cayeron ante los Orioles 4-1.

Allí estaban Pete Rose de 42 años, Tony Pérez de 41, Bill Robinson y Ron Reed de 40, súmele también a Joe Morgan de 39, Steve Carlton y Tug McGraw de 38.

Aún así hicieron un brillante papel esa temporada.

Casi al final de una brillante carrera, de 12 temporadas en Grandes Ligas, llega al béisbol mexicano el gran Zoilo “Zorro” Versalles.

Lo hizo en 1970-71 con los Venados de Mazatlán, aunque esa misma temporada pasó a los Mayos de Navojoa.
Conectó para .284 con 5 cuadrangulares y 38 carreras producidas.

En los juegos de postemporada reforzó a los Naranjeros de Hermosillo y no tuvo compasión de los lanzadores, mandando 8 pelotas para la calle, produciendo 12 carreras.

La temporada siguiente regresó pero con los Cañeros de los Mochis.

Espero sus amables comentarios en: www.beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión