Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Babe Ruth pasa de Boston a Yankees

Hoy tomé la determinación de abordar una de las historias más controversiales del mundo del béisbol de Grandes Ligas.

Por Héctor Barrios Fernández

www.beisboldelosbarrios.com

Cada vez que la oportunidad se me presenta, le comento que las historias del cubano José de la Caridad Méndez “El Diamante Negro” y del norteamericano Joe Jackson “El Descalzo,” me llaman mucho la atención.

Hace unos días  comenté sobre el “Diamante Negro.” 

Hoy tomé la determinación de abordar una de las historias más controversiales del mundo del béisbol de Grandes Ligas. 


La venta de “Babe” Ruth, el nacimiento de una dinastía y también de una maldición que para fortuna de muchos hace tiempo que llegó a su fin.

Pues bien, la venta de George Herman “Babe” Ruth de los Medias Rojas de Boston a los Yankees de New York por, en aquel entonces y hoy también, la enorme suma de 100,000 dólares, en diciembre de 1919, fue un momento clave para ambos equipos de la Liga Americana. 
Pero más que enviar a una franquicia en camino a ser una dinastía y la otra en camino a una decepción de larga duración, la transferencia demostró ser un momento decisivo para el béisbol.

De 1915 a 1917, Ruth se había establecido como uno de los más dominantes lanzadores zurdos. 
Había combinado un record de 65-33 en ganados y perdidos y un 2.02 en porcentaje de carreras limpias admitidas en esas tres temporadas. 


Durante esos años también conectó nueve cuadrangulares en 400 apariciones al plato, recordemos que en esos años los batazos de cuatro esquinas eran escasos, pero los Medias Rojas vieron el dinero en la manera en cómo “El Bambino” manejaba el bat. 

En 1918, el manejador Ed Barrow dio a Ruth solamente 19 juegos para iniciarlos como lanzador, ganó 13 de ellos, pero el “Babe” estuvo en la alineación como un fildeador desde el inicio del juego o como primera base en otros 70 juegos, además de que unas cuantas veces salió desde la banca para batear de emergente.

En 382 apariciones a batear en ese año, fue líder de la liga en cuadrangulares con 11.


También lideró la Liga Americana en porcentaje de slugging y con corredores en base, finalizó entre los 10 mejores de la liga en bateo, dobles, triples, carreras producidas y bases por bolas recibidas, por si todo esto fuera poco, también en porcentaje de carreras limpias admitidas, porcentaje de ganados y perdidos y juegos completos como lanzador.

Los Medias Rojas de Boston ganaron la Serie Mundial de 1918. 
Ruth fue el lanzador inicialista en el primer juego contra los Cachorros de Chicago y llevó a los Madias Rojas a la victoria con una blanqueada sobre los de Chicago. 
También ganó el juego cuatro de la serie, además empujó dos carreras al conectar un triple, su único hit en la serie.

Este fue el tercer título para los Medias Rojas en cuatro temporadas y la quinta desde 1903, recordemos que también ganaron el banderín en 1904 pero les fue negada la oportunidad de defender su triunfo en la Serie Mundial de 1903 cuando John McGraw y los Gigantes de New York rechazaron participar en la contienda de postemporada, con el argumento de que la única Liga Mayor era la de ellos, la Liga Nacional. 
Para mí que los Gigantes le sacatearon al asunto.

Dos años antes de la llegada de Ruth, en 1912, Boston ganó 105 juegos, un record para la franquicia, liderados por el jardinero estrella Tris Speaker, Duffy Lewis y Harry Hooper. 
El equipo venció a los Gigantes de McGraw, cuatro juegos a tres, en una increíble Serie Mundial. 
El tremendo lanzador de 22 años de edad Smokey Joe Wood fue el líder ganador con 34 juegos y derrotó a los Gigantes tres veces en ese octubre.

Cuando Ruth de 19 años de edad, llegó a Boston en 1914, se unió al cuerpo de lanzadores que aún incluía al lesionado pero peligroso Joe Wood, a Ray Collins, un ganador de 20 juegos en 1914, al zurdo Dutch Leonard, quien terminó con 19-5 y fue líder en carreras limpias admitidas con un microscópico 0.96, Rube Foster con 14 victorias y 1.70 y al novato Ernie Shore.

El joven Ruth comenzó solamente tres juegos para los ocupantes del segundo lugar en ese 1914, pero la siguiente temporada terminó con record de 18-8, junto con Foster, Shore, Leonard y Wood como ganadores de 15 o más juegos.

Boston ganó 101 juegos en 1915 y venció a los Filis de Filadelfia para reclamar otro título de Serie Mundial. 
La única aparición de Ruth en la serie fue como bateador emergente en la novena entrada del juego uno, por cierto que fue out en rola al cuadro.

A pesar de ya no tener a su mejor bateador y futuro mimbro del Salón de la Fama Tris Speaker y perder al lanzador de 25 años Joe Wood, debido a una lesión, los Medias Rojas regresaron en 1916 con otro título.

“Babe” Ruth fue líder del equipo con 23 triunfos y lideró a la liga con 1.75 en carreras limpias admitidas. 
Junto con Leonard (18 ganados), Shore (16), Foster (14) y Carl Mays (18), Boston una vez más tuvo el mejor cuerpo de lanzadores ganando la Serie Mundial, venciendo a los Dodgers de Brooklyn, que en ese tiempo eran conocidos como los “Robins” de Brooklyn.

En el segundo juego, el lanzador Ruth permitió un cuadrangular dentro del parque en el primer inning, muy común en ese tiempo y después mantuvo a Brooklyn sin anotación por los siguientes 13 innings. 
Después de empatar el juego 1-1 en el tercer episodio, con una rola al cuadro en el tercer inning, Boston finalmente ganó en la segunda parte del inning 14. “Babe” Ruth lanzó el juego completo.

Aunque sus 90 victorias en 1917 fueron buenas para obtener un segundo lugar en la Liga Americana, Ruth hizo su parte ganando 24 juegos, teniendo un porcentaje de carreras limpias admitidas de 2.01. 
Además bateó para .325 y conectó dos cuadrangulares en 123 veces al bat.

En 1918, en una temporada abreviada debido a la primera guerra mundial, el cambio de Ruth, de lanzador a otra posición en el campo estaba en marcha. Además de ser el líder con 11 cuadrangulares, los 13 juegos ganados por Ruth, se sumaron a los 21 de Mays, 16 de “Sad Sam” Jones, adquirido de Cleveland en un cambio por Tris Speaker, y los 15 de “Bullet Joe” Bush, un ex as de los Atléticos de Filadelfia de Connie Mack. 
También como parte de la venta de liquidación por parte de los Atléticos de Mack, fueron adquiridos el primera base Stuffy McInnis y el receptor Wally Schang.

Después de ganar su cuarta Serie Mundial de la década en 1918, el desmantelamiento de los Madias Rojas comenzó. 
Un proceso que dejaría al equipo luchando cuesta arriba y tal vez maldito en las décadas por venir.

En noviembre de 1916, el dueño de un teatro y productor neoyorquino Harry Frazee había comprado a los Medias Rojas junto con su estadio por más de un millón de dólares. 
Con las bajas asistencias de los aficionados y batallando con sus producciones en Broadway, dejaron a Frazee en problemas financieros, entonces comenzó a deshacerse de los mejores jugadores de su equipo y por tanto los más caros.

Cuando Duffy Lewis y Ernie Shore regresaron después de perderse la temporada de 1918 por el servicio militar, Frazee rápidamente los envió a los Yankees, junto con Dutch Leonard, por cuatro jugadores sin importancia y 15,000 dólares en efectivo. 

En julio de 1919, Frazee cambió a Carl Mays a los Yankees por dos jugadores y 40,000 dólares. 
Cinco meses más tarde el dueño de los Medias Rojas acordó la muy notoria venta de “Babe” Ruth a New York, por lo cual Ed Barrow alertó, “sabes que estás cometiendo un error.”

En diciembre de 1920, Wally Schang y el joven lanzador Waite Hoyt, quien ganaría más de 200 juegos en 21 años de carrera, se unieron a sus ex compañeros de Boston ahora enfundados en el uniforme de los Yankees. 
Un año más tarde, Bush, Jones y el parador en corto Everett Scott, un miembro de los ganadores de tres títulos en Boston, fueron enviados a New York por cuatro jugadores y 100,000 dólares. 
Harry Hooper, una piedra angular en el outfield de Boston por 12 temporadas y un futuro miembro del Salón de la Fama, fue cambiado a los Medias Blancas en marzo de 1921.

El día de apertura de la temporada de 1922, ningún miembro del equipo ganador de la Serie Mundial de 1918, permanecía con los Medias Rojas. 
El 15 de octubre de 1923, cuando los Yankees de New York lograron la primera Serie Mundial en la historia de la franquicia, ellos lo hicieron con un roster de no menos de 10 ex Medias Rojas. 
Jugadores que fueron negociados por Harry Frazee. 
También es interesante mencionar que el gerente general de los Yankees en ese tiempo era Ed Barrow, quien había manejado a los Medias Rojas de 1918 a 1920 y estaba familiarizado con los jugadores que su nuevo equipo había adquirido.

En el núcleo de la naciente dinastía en New York estaba, por supuesto, “Babe” Ruth. 
Tras cambiar al mundo del béisbol en 1919 conectando 29 cuadrangulares con Boston, entonces un nuevo record, el “Bambino” comenzó con una explosión su carrera con los Yankees.

Conectó 54 cuadrangulares en 1920 y 59 en el primer título de la Liga Americana por los Yankees en 1921.

Otro campeonato en 1922 fue seguido por el título de la Serie Mundial de 1923. 
El resto como dicen, es historia.

Mientras tanto los Medias Rojas, finalizaron con 66-71 en 1919, su primera temporada perdedora en 11 años. 
Ellos no tendrían otra temporada al menos de .500 hasta 1934, mientras finalizaron en último lugar nueve veces entre 1922 y 1932. 
El siguiente título para los Medias Rojas vino hasta 1946, veintisiete años después de la partida de Ruth. 
Para conseguir su siguiente título de Serie Mundial, la sequía duraría 86 años en total.

Es un tema dejado a los supersticiosos debatir si el documento de compraventa entre los Medias Rojas y los Yankees para finalizar el traspaso del “Bambino” a los Yankees en 1919, lleva a “la maldición del Bambino” que por 86 años rompería los corazones de los aficionados de los Medias Rojas o si de este modo influenciaría a determinar el destino de la franquicia. 

Lo que si queda claro, es que la presencia de “Babe” Ruth en New York, como la más grande estrella en el más grande escenario de la nación, no solamente ayudó a establecer una tradición ganadora sin par en el Bronx en los deportes profesionales, sino que también ayudó a elevar al béisbol en la conciencia nacional y hacer del bateo de poder la emoción principal en las mentes de muchos aficionados.

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión