Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Amado Peralta Espinosa

Buscando mejores condiciones de vida, la familia Peralta Espinoza emigra a la ciudad de Ensenada cuando Amado contaba con escasos seis años de edad.

Amado Peralta Espinoza/ Fuente Externa

Por Héctor Barrios Fernández

www.beisboldelosbarrios.com

Don Amado Peralta Espinoza, tutor de muchos y grandes peloteros en Ensenada, B. C. Méx., nació en el extremo sur de la Península, en San José del Cabo, B.C.S., el 13 de septiembre de 1938, hijo del matrimonio formado por el Sr. Reyes Peralta Castro y la Sra. Juanita Espinoza Romero, procreando la pareja a cinco varones y dos mujeres.

Buscando mejores condiciones de vida, la familia Peralta Espinoza emigra a la ciudad de Ensenada cuando Amado contaba con escasos seis años de edad.

En esos tiempos, aunque ya había escuchado la palabra béisbol, aún no le llamaba la atención este deporte, eso sucedió alrededor de los dieciséis años.

Su primer equipo en este puerto fue “Diablos del Mercado el Centro.”

Por cuestiones de trabajo deja por un tiempo el béisbol y eventualmente practicaba el boxeo con la palomilla de la colonia.

Otra de sus aficiones fueron los caballos de los cuales recuerda que tuvo varios, en ocasiones aventurándose a realizar cabalgatas por el campo abierto.

Pasa el tiempo y vuelve al béisbol, fundando al equipo “Tránsito del Estado” junto a jóvenes de la época como “El Chino” Sam, Martín Medina Fuentes, Jesús Arizpe y otros.

Después de algunos torneos este equipo se desintegró y algunos elementos le sugirieron formar otro al que llamaron “Potros,” esto sucedió alrededor de 1957, afiliados a la Liga Industrial Comercial calificada con categoría de segunda fuerza, de esta liga se surtía de jugadores la Liga Municipal de Ensenada, una organización de mayor fuerza.


En un principio el equipo fue manejado por Víctor “Chino” Solorza que había jugado béisbol profesional, pero durante el desarrollo del torneo al ausentarse por motivos personales, le encomendaron que tomara las riendas del equipo,  con tan buen desempeño que al final los mismos integrantes le pidieron que se quedara permanentemente con el puesto de manejador.

Después de lograr un título en la Liga Industrial, emigran a la fuerte Liga Municipal.

Con algunos torneos de fogueo y aprendizaje, a principios de la década de los 70s se coronan campeones venciendo al tradicional y fuerte equipo de “Venados” de Maneadero.

Por diversas generaciones de “Potros” pasaron glorias del béisbol ensenadense como Ernesto “Tito” Cossío, Gorgonio Avilés, los hermanos Ricardo y Raymundo Montoya, Marco Antonio Amao, Rubén Valenzuela, los hermanos Marchena, “Patito” Carrillo, Fernando “Lacra” Martínez, Ramón Armenta entre muchos otros que de momento por la emoción y el tiempo escapan a su memoria y es que han sido cientos de jugadores los que han pasado por el equipo “Potros” de Amado Peralta que es imposible en una sesión acordarse de todos los nombres.

Fue por la convivencia con los amigos que comenzó a interesarle el béisbol, con ellos asistiendo los domingos a los juegos que se desarrollaban en el campo “Playa” ubicado en los terrenos en donde hoy se encuentran dos de los principales hoteles en Ensenada.

Amado Peralta Espinoza nos relata lo que ya sabemos de cómo trasladaron las gradas del campo Playa a lo que hoy y desde 1946 es el Deportivo Antonio Palacios, esto fue instalándoles llantas de carro a las gradas para remolcarlas hasta la calle novena, en aquellos tiempos invadieron los terrenos de un rancho ubicado en la hoy calle nueve del puerto, encabezados por su Padrino Narciso “Chicho” Verdugo, Miguel Jiménez, Vinicio Plateros y muchos valientes jóvenes deportistas que buscaban un espacio para practicar el deporte de sus amores, el béisbol.

Aproximadamente en 1972 decide voltear las baterías hacia las categorías   infantiles, motivado porque sus hijos comenzaron a crecer e interesarse también por el béisbol.

A los siete años de edad su hijo Amado, que pocos años después jugaría en las mejores ligas de México como la Liga Mexicana de Verano y Liga Mexicana del Pacífico entre otras, comenzó a competir contra niños de categorías superiores.

Después de Amado Jr,, junto con su distinguida esposa la Sra. Amparo Núñez Macías, trajeron al mundo a Armando, Alfredo, Alfonso, Arturo y Alonso entre los varones, unos más otros menos pero todos practicaron el béisbol.

Además de su hija Angélica, Don Amado en son de broma comenta que quería acabarse los nombres que comienzan con “A” hasta que se dio cuenta que hay muchos y no terminaría.

Por cierto otro de sus hijos, Alfredo, también probó las mieles del  profesionalismo y hoy es Director de una importante academia en donde pule el talento de futuras estrellas.

Los niños fueron creciendo y con el tiempo ingresaron a la Liga Industrial   logrando otro título.
Volvieron a la Liga Municipal en donde tuvieron grandes temporadas.

Desde luego que ese trabajo requería de gran esfuerzo y él solo no lo podía haber llevado a cabo, entre sus auxiliares estuvieron importantes promotores del béisbol local como Ramón Montoya, Rubén Sánchez Legaspy y Lorenzo Trujillo.

Los patrocinios para los equipos salían principalmente de su bolsa, así como de muchos amigos y empresas que le ayudaron en los gastos.

En ese tiempo los jugadores jugaban principalmente por el gusto de hacerlo, aunque cuando se podía se les ayudaba con algún implemento para la práctica del deporte.

Reconoce que la política deportiva nunca fue su fuerte, por tal razón aunque tuvo oportunidad, nunca le interesó participar en puestos directivos.

Por un corto tiempo fue manager-jugador del prestigiado equipo “Piratas” de Chicho Verdugo.

Entre los cientos de jóvenes que tuvo bajo su tutela, podemos contar algunos que con bastante éxito abordaron el profesionalismo como Arturo Orozco Movett que ingresara a las filas de los “Diablos Rojos” del México, Cornelio García Chaidez que se convirtiera en uno de los jugadores más brillantes en la historia del béisbol mexicano y como ya lo mencioné, sus hijos Amado y Alfredo que también incursionaron al béisbol de paga con bastante éxito.

Como suele suceder en el magisterio, Don Amado Peralta muchas veces llegó a convertirse en el segundo padre de sus pupilos y en ocasiones hasta en el primero.


Entre los jugadores que admiró en su tiempo por su entrega y calidad están los locales Luis “Panadero” Moctezuma, Federico “Lico” Arce, Lennin Amador, Roberto “Chato” Arce y como suele suceder la lista es larga.

Considera que uno de los factores que determinó que muchos de estos jugadores no abordaran el profesionalismo en el béisbol fue que los sueldos de los trabajos en la localidad eran lo suficientemente buenos como para sostener a sus familias.

Entre tanto talento que ha tenido la ciudad de Ensenada, es difícil conformar una selección de todos los tiempos, más bien saldrían varias selecciones y todas talentosas y de muy buena calidad.

PARADOS: AMADO PERALTA SR., CÉSAR MORALES, SERGIO VIZCARRA, ADOLFO VENEGAS, GILDARDO CESEÑA Y AMADO PERALTA JR.
INCADOS: HANS MEDINA, MARCO ANTONIO AMADOR, MANUEL ESTUPIÑAN, OSCAR AMADOR, JUAN JOSÉ PERALTA Y ALFREDO PERALTA

Entre otros comentarios, recuerda que al principio fue difícil para todos los miembros de la familia aceptar que sus hijos menores de edad se separaran de ellos para abordar el profesionalismo, ahora viendo las cosas en perspectiva, conserva esos recuerdos como experiencias de la vida.

Considera que hay que tener la paciencia para pulir el talento y la personalidad que cada niño trae de nacimiento.
A los que se dedican a ello, aparte de las ganas de hacerlo, deben de prepararse permanentemente para conducir con tino a los niños para trasmitirles los conocimientos beisboleros, aparte de darles cariño y comprensión.

Hoy de vez en cuando circulando por las calles de Ensenada se encuentra con muchos adultos que en su niñez y juventud  jugaron para él, lo reconocen y lo saludan con respeto y cariño.

-Qué tal abuelo, cómo estás abuelo, gusto en saludarte abuelo, cuídate abuelo.-

Todas estas expresiones como muestra de respeto y cariño.

Estas son algunas de las grandes satisfacciones que le quedan y guarda como un gran tesoro en su corazón.
Por su categoría que como persona y deportista lo caracteriza y distingue,

Amado Peralta Espinoza, es una gloria del béisbol ensenadense.
Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión