Connect with us

Fútbol NFL

Escuela para Sordos de California podría ganar torneo futbol

El equipo de futbol americano de 8 jugadores de Riverside está al borde de la mejor temporada en la historia de la escuela.

El entrenador de futbol americano de CSDR, Keith Adams, escribe un mensaje para el equipo después de una victoria en la primera ronda de los playoffs el sábado. (Luca Evans / For The Times)

LOS ÁNGELES.- Es un partido de playoffs de futbol americano de la escuela secundaria el viernes por la noche, y el ruido más fuerte que se escucha alrededor es el zumbido del generador que alimenta las luces del campo en la Escuela para Sordos de California en Riverside.

La falta de estímulos auditivos se sustituye por los visuales. Incluso un espectador sin conocimiento del lenguaje de señales puede sentir la atmósfera de una comunidad emocionada por un equipo que está jugando en la primera ronda de los playoffs de la Sección Sur de la División 2 de futbol americano en la especialidad de 8 jugadores y que podría acabar siendo el mejor de la historia de la escuela.

Los compañeros de equipo se dan palmadas en los cascos, corriendo de un lado a otro de la banda mientras los Cubs hacen un touchdown tras otro sobre Santa Clarita Christian. Detrás de ellos, las animadoras agitan los pompones frente a los espectadores que sacuden las toallas como un molino de viento. Los padres, de pie y observando, animan de vez en cuando. Abundan las sonrisas y las carcajadas.

¿Por qué no alegrarse cuando se gana 70-12 y se tiene un récord de 10-0?

“Los jugadores pueden volver a creer en sí mismos”, dijo el entrenador Keith Adams tras la aplastante victoria. “Han crecido en una zona donde siempre ha habido gente que se ha aprovechado de ellos porque no pueden oír. Así que les ha subido la moral, su autoestima es mucho mayor”.

El quarterback junior Trevin Adams dijo que en su primer año, uno de sus compañeros de equipo escuchó al entrenador de un equipo contrario decir: “No pueden perder contra el equipo de los sordos”.

Ese entrenador repetía la palabra “sordo” una y otra vez, recordó Trevin, como si fuera un insulto.

“Nos sentimos muy ofendidos por eso”, dijo Trevin, que es el hijo del entrenador. “En realidad les estaba diciendo ‘No podemos perder contra este equipo de sordos, ¿qué va a pensar la gente?”.

El programa ha pasado por altas y bajas, pero en su historia nunca ha ganado un campeonato ni siquiera ha pasado de la segunda ronda de los playoffs de la sección. Antes de esta temporada, no habían tenido un récord ganador en una década.

“Tenemos una larga sequía”, dijo Erika Thompson, responsable de información pública del CSDR.

En el pasado, el equipo no estaba tan enfocado ni motivado. Trevin recuerda que en su primer año la moral estaba muy baja, ya que las derrotas se acumulaban.

Muchos de los jugadores del CSDR crecieron jugando juntos en los alrededores de Riverside en equipos juveniles con compañeros que podían oír cuando eran más jóvenes, y luego en el equipo de la escuela media del CSDR. Trevin dijo que conocía a algunos de los Cubs desde que tenía dos años.

Con una temporada más de experiencia en el horizonte, siendo jugadores cada vez más fuertes y rápidos gracias al levantamiento de pesas y un grupo muy unido, Caroline Adams -la esposa de Adams y madre de Trevin- dijo que el grupo tenía “potencial” en 2020.

Entonces, la pandemia de COVID-19 truncó los planes de la temporada. Muchos no se vieron durante un año y medio.

Brothers Trevin (4) and Kaden Adams (5) celebrate on the sideline during CSDR's playoff win on Nov. 6, 2021.
Los hermanos Trevin (4) y Kaden Adams (5) celebran durante la victoria del CSDR en los playoffs el 6 de noviembre de 2021. (Luca Evans / For The Times)

COVID-19 fue duro para el programa en más de un sentido. Muchos de los jugadores del equipo, dijo Adams, no tienen familias que conocen el lenguaje de señas, por lo que estar separados del entorno cómodo de un equipo y una escuela donde podían expresarse libremente a través de las señas, fue muy “duro”, manifestó Trevin.

Cuando el equipo pudo volver a reunirse durante el verano, los jugadores se alegraron de regresar a entrenar y participar en los partidos de entrenamiento.

“Hacía mucho tiempo que no nos veíamos, y algunos no conocían el lenguaje, por lo que no socializaban en absoluto”, expuso Trevin. “Fue un gran acontecimiento que todos nos reuniéramos”.

La pausa dio a los jugadores y a los entrenadores perspectiva, una comprensión de la necesidad de una comunicación genuina. Además, Adams se dio cuenta de que su equipo había crecido mucho desde la última vez que los vio -un año y medio sin verlos hizo que notara la diferencia- y la temporada del CSDR se puso en marcha.

La actitud del equipo es diferente. Están jugando con un espíritu y una energía particulares, dijo Trevin, y se nota: Han arrollado a sus rivales en una temporada invicta. Otros equipos solo se han acercado a 10 puntos del CSDR una vez este año.

El viernes por la noche, en su primer partido de los playoffs, Trevin anotó siete touchdowns para llevar al CSDR a una ventaja de 62-0 en el descanso.

A pesar de la enorme victoria y la emoción en las líneas laterales, Trevin y el receptor de segundo año Jory Valencia permanecieron inexpresivos después de que el reloj llegara a cero.

“Diez victorias no nos definen”, dijo Valencia.

Lo que esperan que les defina es un campeonato. Hay una motivación mayor, tanto para los jugadores como para los entrenadores, para probarse a sí mismos y a la comunidad sorda en general, ante la audiencia.

“Nos discriminan y piensan que no somos capaces”, dijo Trevin. “Así que creo que ir y ganar el campeonato demostrará al mundo que sus percepciones de las personas sordas son erróneas”.

Via: latimes.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Fútbol NFL