Connect with us

Opinión

Entusiasmo y desconcierto; dos aspectos diferentes en béisbol

Para el caso les advertí que en esto “había un poco de perversidad, de mi parte”; aunque ya va siendo claro para ustedes cuál es mi objetivo, y que en la parte primera de este tema ya mencioné “bastantito” para que sea del todo comprensible.

Babe Ruth. Fuente Externa

  

Por Cesáreo Suárez Naranjo 

SEGUNDA PARTE 

PRÓLOGO. En el capítulo anterior (cuando nos referimos al “ENTUSIASMO” que ha causado la marcha de AARON JUDGE, en el departamento de jonrones) nos atrevimos a hacer un planteamiento, que cuestiona un tanto el hecho de “si BABE RUTH efectivamente pegó esos 714 jonrones, que se le acreditan en el libro de records”, o pegó más, o menos.


Para el caso les advertí que en esto “había un poco de perversidad, de mi parte”; aunque ya va siendo claro para ustedes cuál es mi objetivo, y que en la parte primera de este tema ya mencioné “bastantito” para que sea del todo comprensible.

Aaron Judge. Fuente Externa


Eso, tal como lo vimos en nuestro primer capítulo, fue ejemplificado con el «vuelacercas» del BAMBINO ese 8 de julio de 1918, cuando por estar establecido en las reglas y tal como se presentó la situación, ese batazo no contaba como jonrón, y quedaba únicamente como «triple», hasta que la regla se modificó dos años después.

De la misma manera vamos a ver otras situaciones que tienen que ver con «ese librito» (Ver foto de los dos libros de reglas anteriores, que tengo a mi alcance: tanto de 1957 y 1961, como las “nuevas reglas”, de 2020). 

X-X-X-X 

La idea para estos comentarios me vino a partir de que recibí un correo (¡que no lo trajo una paloma mensajera, sino algo más rápido, como lo son los correos electrónicos!) de mi buen amigo JESÚS ALBERTO RUBIO SALAZAR, y de lo cual hablaré más adelante. 

X-X-X-X 

Por lo pronto, y tal como lo indiqué antes, no vamos a tomar en cuenta los jonrones conectados por el BAMBINO dentro del campo; aun cuando resulta ineludible – no obstante – decir que el BAMBINO en ese sentido, y por lo que pude encontrar, que de sus 714 jonrones que conectó en toda su carrera en temporada regular, no todos fueron «de aire», esto es: “volándose las bardas”, pues de ellos diez u once fueron «jonrones de campo», cuando el BABE le podía «echar piernas» para recorrer las bases y apuntarse – así – un jonrón. 

X-X-X-X 

NOTA: Si usted se asombra, de que “el BAMBINO le podía “echar piernas”, cuando daba un buen batazo, le diremos que en el casillero de “triples” aparece con una buena cantidad: 136 (incluyendo «ese», que se menciona líneas arriba), y, por supuesto, una mayor cantidad de aquellos que uno supone que “eran más ligeros y rápidos” – por ejemplo, HANK AARON, 98, EDDIE MATHEWS 72, el mismo MICKEY MANTLE (quien se hacía “3.1 segundos corriendo de jom a primera base), por “coincidencia” con igual número de triples.. etc, etc -; y en la lista de “dobles”, el BABE tampoco anduvo “tan mal”: 506. 

 UNDATED: Hank Aaron of the Atlanta Braves poses for an action portrait circa 1968. Hank Aaron played for the Atlanta Braves from 1954 to 1954. (Photo by Louis Requena/MLB via Getty Images)

X-X-X-X 

Y si dije: «diez u once» es porque así me encuentro ese dato en dos páginas de Internet. Y, para más pruebas, he aquí las transcripciones; veamos: 

«….: “TIL (ignoro que quieren decir estas tres letras): BABE RUTH had 11 inside-the-park home runs in his career”; esta nota con fecha 2 de enero de 2016; y la otra, con fecha 12 ene 2022: “BABE RUTH hit 10 inside-the-park homers in his career”.  

Me supongo que esto es bastante claro para cualquiera de ustedes, y que no será necesario traducirlo. Y haya sido una u otra cosa, de si “fueron diez u once”, por el momento quedan fuera de nuestro comentario (o sea que ¡ni para que me digan, como Condorito: ¡exijo una explicación!). 

X-X-X-X 

Ahora bien; hacía mención, en mi columna anterior, a los batazos que pegan primero en el terreno de juego, y botan hacia las gradas, las tribunas, y si no hay “ni gradas ni tribunas”, se van “al otro lado”, como decimos coloquialmente (¡por favor, no vayan a recordar a aquel comentarista al que, muy emocionado – ¿sería en Sonora, Tabasco, o en Coatzacoalcos?, no lo sé – se le salió una expresión muy de la provincia alvaradeña, que no se puede reproducir aquí!, ja. Ja, ja). 

Esos batazos, hasta la temporada de 1930 eran considerados “como jonrones”; pero a partir de 1931 se estableció la regla de que “cuando eso ocurriera, sería considerado como un doble”. 

Por eso “insinuábamos”, respecto al BAMBINO RUTH, ¿cuántos de estos batazos habrá conectado ¿Será que, con las técnicas actuales, exista – y se pueda encontrar – un dato al respecto? Ya vimos, con anterioridad, cómo se han llevado a cabo muchas revisiones, “descubriéndose” que el BABE “no conectó 714 cuadrangulares, sino 715”. 

No vamos a pasar por alto la regla que establece este “doble por regla” (aunque muchos lo llaman “doble de terreno”), explicando que en el libro de reglas que estuvo vigente por muchos años, lo encontramos mencionado en la regla 6.09 inciso “…(e) Una bola fair, después de tocar el suelo bota a las tribunas o pasa a través de ellas, por encima o por debajo de una barda o a través o por debajo dela pizarra de anotaciones, o a través o por debajo de arbustos o hiedras de la barda, en cuyo caso el bateador y los corredores tendrán derecho a avanzar dos bases…”.
En las “nuevas” reglas, que están fechadas en el 2020, esta misma disposición aparece consignada en la regla 5.05 inciso (a) fracción “6”, casi en los mismos términos. 

X-X-X-X 

¡Y ya, aquí, es donde entra mi buen amigo y colega JESÚS ALBERTO RUBIO SALAZAR y su correo del 10 de septiembre pasado, y lo que tiene que ver con la segunda parte del título de mi artículo «EL DESCONCIERTO». 

Jesús Alberto Rubio. Fuente Externa

Al principio, RUBIO SALAZAR parece optimista… tal vez hasta podría decir: «conforme». Pero, ya más adelante, me parece notar como que  le entra un poco de dudas; si eso es así, él mismo nos lo podrá decir, en su momento…pero, lo que sí, es que dentro de mi surgió algo, que si no fue «desconcierto» propiamente, si sentí como que una o dos resoluciones tomadas por el “Comité” (del cual más adelante diré su denominación completa) estuvieran muy “jaladas de los pelos”, como se dice coloquialmente (“far fetched”, dicen los de habla inglesa). Al menos así me parece. 

X-X-X-X 

La «entrada» a su artículo, en el cual expone las modificaciones que llevó a cabo el «COMITÉ CONJUNTA (sic) de COMPETENCIA”, la hace RUBIO SALAZAR de la siguiente manera: 

«La evolución en el beisbol de Ligas Mayores no se detiene. De ninguna manera. “Así ha sido a través del tiempo, especialmente en los últimos años de la actual centuria. “Sea para bien, aunque haya una diversidad de críticas-rechazo-incertidumbre entre cantidad de aficionados/fanáticos”. 

(Como podemos ver, él le llama: “INCERTIDUMBRE”; en tanto que yo, lo califico como “DESCONCIERTO”). Seguimos con él: 

“Y es que la nostalgia por el ayer y el romanticismo y la tradición por el amor al beisbol es muy difícil dejar de lado. 

X-X-X-X 

Con el atrevimiento de contradecir un poco a mi buen amigo, RUBIO SALAZAR, yo no lo calificaría en sentido general como “ROMANTICISMO”. Cierto que muchas veces tenemos apego a lo que por mucho tiempo tuvimos como “normas”; y, nos parece que muchos de esos estándares funcionaron bien. 

Porque el romanticismo (o «la nostalgia»), tal como yo lo miro, es únicamente el sentimiento de una persona o un grupo de personas que comparten una misma idea o un gusto tan solo porque «está bonito», o porque se acomoda a mi mentalidad. 

No; el hecho de que algo «permanezca» no viene del «romanticismo» sino porque es «útil, funcional»…. por eso es, si me permiten señalarlo, que siguen prevaleciendo la mayoría de las reglas, sin importar que ahora hayan sido colocadas, dispuestas en otro orden en «el nuevo librito», y algunas ya tienen casi 150 años de existencia, con su consiguiente vigencia y aplicación. 

X-X-X-X 

Que han sido modificadas no pocas, eso ni quien lo dude. «Que la cuenta de bolas, para embasarse era de ocho o nueve lanzamientos malos: que la cuenta, para poncharse tenía que ser de cuatro strikes; que el lanzamiento que hacía el pitcher tenía que ser al gusto del bateador: que al pitcher no se le permitía lanzar por arriba del brazo, porque se consideraba anti-deportivo; que la base por bolas contaba como hit; etc, etc. Sería muy largo y tedioso ponernos a enumerar todas esas que han sufrido cambios. Pero hay otras que han permanecido…y “para bien” 

X-X-X-X 

La mayoría ha conservado su esencia (o “particularidades”). Eso, de «casi 150 años», no me lo he sacado de la «manga». Veamos la regla 1.10 en el librito anterior; «el bat no debe tener más de 42″ de largo…» (sin importar si el bat podía ser plano por un lado, como se permitía en los tiempos de “aquellos” Cap Anson, Harry y George Wright, o redondeado, como lo es actualmente); y, figúrense ustedes, este largo – de 1.0668 mts. – ya había sido aprobado en 1876! En las reglas del 2020 está contemplado como «la 3.02, inciso (a).  

Cap Anson. Fuente Externa

En 1877 ya deja de contar la base por bolas como vez oficial al bat…¿Cómo la ven? Y hay muchas otras, «antigüitas» que se siguen aplicando (tomado de la página 61, de la revista «Baseball Digest», de abril de 1974). 

Y, eso, de ningún modo, se puede considerar como «romanticismo». 

X-X-X-X 

Pero no nos distraigamos demasiado; lo que interesa es lo que nos comunicó RUBIO SALAZAR, y qué opiniones tenemos al respecto de cada una de esas reglas, adoptadas unas, y modificadas, otras. 

De tal manera, seguimos con el correo de nuestro amigo; pero, ahora, en cuanto al artículo que él incluye, con el título de: “MLB anuncia tres cambios de reglas para el 2023, fechado el viernes 9 del pasado mes de septiembre por  ANTHONY CASTROVINCE, de quien se menciona que “ha sido reportero de MLB.com desde el 2004”.Y, éstos, resultan “ser los cambios”: 

“Un reloj para los lanzadores, limitaciones en los ajustes defensivos (shifts) y bases más grandes serán parte de las Grandes Ligas a partir del 2023. 

“Tras experimentos con dichos elementos en ligas menores, el recién formado Comité Conjunto de Competencia votó el viernes a favor de tres cambios de las reglas, cuyo objetivo será mejorar el ritmo del juego y la seguridad a nivel de las Mayores. 

“El reloj para los lanzadores, los límites con las formaciones defensivas y las almohadillas más grandes fueron las únicas tres reglas propuestas a MLB por el Comité — una entidad compuesta por cuatro jugadores activos, seis miembros asignados por MLB y un árbitro y que fue creada como parte del Acuerdo Colectivo del 2022-26…. 

X-X-X-X 

“A continuación”, prosigue  CASTROVINCE, “los detalles de los tres cambios de reglas en MLB para la próxima campaña: RELOJ PARA LOS LANZADORES. Como parte del esfuerzo por acelerar el ritmo del juego, habrá un reloj de 30 segundos entre bateadores. Entre cada lanzamiento, habrá un reloj de 15 segundos con las bases limpias y de 20 con corredores en circulación….”. 

No tiene caso ahondar, en este asunto, del cual ya se había hablado hace mucho tiempo. Y, en mi opinión, es una medida acertada. 

¡Ya me estoy imaginando lo que me diría mi buen amigo “Tres Patines”, don RAMÓN ARANO BRAVO, si viviera! “¡Oye, no la amueles!”. Y, es que él, como muchos otros, se hacía “todo el tiempo el mundo” entre uno y otro lanzamiento….sobre todo, con hombres en base. 

X-X-X-X 

Otra de las reglas – la modificación del tamaño de las bases “que, tradicionalmente”, se dice en el artículo “eran de 15 pulgadas por lado” (como lo siguen siendo, por todo lo que falta de esta temporada; y que en las anteriores reglas la contempla la “1.06“”; y en las nuevas, del 2020, la “2.03”) ahora “será de 18 pulgadas” – resulta ser, en mi opinión, un tanto frívola. Y, cabe preguntar: ¿a quienes beneficiará: al equipo a la defensiva, o a la ofensiva? 

X-X-X-X 

¡Como si fuese una especia de “consuelo”  (seguiremos con el artículo) se dice que: “…Aunque esto podría causar un discreto aumento en el éxito en los intentos de robo, la meta principal es darles más espacio a los jugadores para que eviten las colisiones. Esto es especialmente en la primera base, donde los defensores tendrán tres pulgadas más de espacio para evitar al corredor cuando esté atrapando un tiro de otro infielder….”. ¡Mire usted, nada más! 

Como puedo ver, este capítulo “se me ha alargado, un poco”, y como no es conveniente fastidiarlos a ustedes, mis estimados amigos y contactos, voy a dejar el comentario correspondiente, a este punto, para mi próxima entrega. ¿qué les parece?

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión