Connect with us

Opinión

Entusiasmo y desconcierto; dos aspectos diferentes en beisbol

Este cambio, al que me refiero, es acerca del tamaño de las almohadillas, las que de 15 pulgadas por cada lado, como se han venido usando desde tiempos inmemoriales, ahora serán de 18 pulgadas.

Ángel Castro. Fuente Externa.

Por Cesáreo Suárez Naranjo

(Tercera y última parte)

En nuestra entrega anterior – y ya dentro del aspecto del “desconcierto” – nos quedamos a medio camino comentando el segundo de los tres cambios en las reglas, que van a entrar en funcionamiento en el “gran beisbol” a partir de la próxima temporada. 

Este cambio, al que me refiero, es acerca del tamaño de las almohadillas, las que de 15 pulgadas por cada lado, como se han venido usando desde tiempos inmemoriales, ahora serán de 18 pulgadas. 

Fuera del beneficio o perjuicio que le pueda causar a los equipos a la ofensiva o a la defensiva, nosotros vemos esa modificación como algo frívolo, y sentimos el “prurito” de hacer nuestros propios comentarios. 

X-X-X-X 

Las razones que arguye el «Comité Conjunto de Competencia» (tomamos de nuestro anterior artículo en su parte final), y como si fuese una especie de “consuelo”,  son de que: “…Aunque esto podría causar un discreto aumento en el éxito en los intentos de robo, la meta principal es darles más espacio a los jugadores para que eviten las colisiones. Esto es especialmente en la primera base, donde los defensores tendrán tres pulgadas más de espacio para evitar al corredor cuando esté atrapando un tiro de otro infielder….”. ¡Mire usted, nada más! 

X-X-X-X 

Usted, mi buen amigo y/o contacto; si acaso es de la «tercera o cuarta edad», debe recordar a aquellos buenos primeras bases que jugaron en nuestro béisbol en los años cuarenta y cincuenta (por decir algo). Entonces se acordará bastante bien del zurdo Ángel Castro, quien, además de ser un magnífico bateador, era toda elegancia al desempeñar su posición. 

X-X-X-X 

Eñ arte de sabdr fildear en la primera base.

Todo esto viene a colación con “la famosa” modificación en el tamaño de las almohadillas; decisión tomada por el dichoso “Comité Conjunto de Competencia”, y de lo cual usted se habrá enterado, oportunamente. 

Recuerdo, con bastante claridad, y también lleno de nostalgia, esa temporada 1951/52 de la Liga Invernal Veracruzana, cuando el equipo de mi terruño, los Cañeros  de Cosamaloapan se adjudicaron el título, superando a los Chileros de Xalapa, Cafeteros de Córdoba y Moctezuma  de Orizaba. 

 En los cuatro equipos habían tremendos jugadores que cubrían la primera base: Adolfo “Tribilín” Cabrera, Carlos Galina, Zenón Ochoa y Julio Pérez Azcui.

Y ¡a ninguno de ellos vi que un corredor del equipo que estaba a la ofensiva les pisara el pie con que tocaban la almohadilla para buscar hacer el «out»! 

Y, me preguntarán por qué me estoy refiriendo a esos cuatro jugadores? Porque, «da la casualidad» de que ellos sabían perfectamente «cómo tocar con la punta del pie», contrario la mayoría de las veces al de la mano donde tenía el guante; o, cuando era necesario, sabían cómo alternar los pies, haciendo el cambio adecuado. 

Y, si dije «tocar», esa es – precisamente – la idea correcta; pues ellos evitaban poner el pie encima del cojín (lo diré en inglés: “just to touch”, no “to step on”), sino que esperaban, muy cerca de la almohadilla, que el tiro del compañero que había fildeado en primera instancia la bola les llegara; y, hasta entonces, era que sincronizaban el movimiento: la mano, enguantada recibiendo la bola y la punta del pie tocando por un lado la colchoneta. ¡Era un espectáculo verlos!  

Primeras bases, como esos, vi más adelante; un RUBÉN ESQUIVIAS, JULIO BECQUER, WILLIAM BETZUNZA, etc etc. Sería algo largo nombrar a todos ellos. ¡Pero, pareciera!, por las medidas tomadas por “El Comité”, que en la actualidad muchos de los que cubren el primer cojín no lo supieran hacer de una manera apropiada, y hayan recibido «pistones». ¡Válgame dios!  

Y, he aquí, entonces, que entra «en acción» la nueva regla, que modifica el tamaño de la base. Considero que, con lo expuesto en este sentido, y respecto a esa modificación, es más que suficiente. 

X-X-X-X 

La última de las modificaciones, tal como aparece en la lista, es la que tiene que ver “con la defensiva”. ¡De que ya no van a poder llevar a cabo “las formaciones especiales”! ¿Razones? Para mí, del todo “infantiles”. Veamos “las peregrinas” explicaciones que nos dan, a “todo esto”. 

X-X-X-X 

“LÍMITES EN LOS AJUSTES DEFENSIVOS. El equipo jugando defensa tendrá que tener un mínimo de cuatro jugadores en el cuadro interior, con al menos dos infielders completamente de un lado u otro de la segunda base.  

Estas restricciones tienen como objetivo aumentar el promedio de bateo de las bolas en juego, permitir que los infielders exhiban más sus habilidades atléticas y restaurar los resultados tradicionales de bolas bateadas…. 

(¡Así  que el propósito que llevó a este “Comité” a la modificación!, en primera instancia, es el de “aumentar el promedio de bateo de las bolas en juego”. Ni duda cabe que los bateadores van a ser beneficiados).  

Sigue la explicación: ”Los cuatro infielders deberán estar dentro del límite del cuadro interior (pies en la tierra) cuando el lanzador esté parado sobre la goma en el montículo (¿pies, en la tierra?; ¡pos, a poco, los jugadores de cuadro se la han pasado adoptando la posición de artes marciales, conocida como “la guardia de la grulla”, que le vimos a “Karate Kid” hacer en sus películas!). 

“Los infielders no podrán cambiar de lado. En otras palabras, un equipo no podrá reposicionar a un defensor hasta el lado del cuadro en que el bateador tenga más probabilidades de hacer llegar la bola. 

“Esta regla no prohíbe que un equipo ponga en el cuadro interior a un jardinero o en la parte más cerca dentro de los jardines en ciertas situaciones. Pero sí prohíbe las alineaciones con cuatro jardineros”. 

X-X-X-X 

Tenemos que agradecer a a nuestro magnífico amigo, JESÚS ALBERTO RUBIO SALAZAR, el habernos compartido el artículo de ANTHONY CASTROVINCE. Pero ahora, por mi parte, incluyo comentarios, que se van tanto a las reglas como a la “historia” de estas formaciones especiales. 

Y, lo primero que nos viene en mente es este “disparate” del “Comité” (al menos, así lo veo…y perdónenme ustedes). 

Porque, ¿evitar que “la defensiva” de un equipo, se defienda de todas las formas posibles e imaginables, aunque sean formaciones que ahora se han “agarrado de moda” en el beisbol; y que, con anterioridad, era muy poco frecuente? 

X-X-X-X 

 Esa “anterioridad” nos remite a los años cuarenta (¡por supuesto!) cuando LOU BOUDREAU, manager de los “GUARDIANES”….¡perdón, perdón!, de los todavía y hasta el año pasado “INDIOS” de CLEVELAND la ideó para contrarrestar el poder de un hombre que ni falta haría decir su nombre: don TEODORO SAMUEL WILLIAMS. 

Veamos una página de Internet, que nos lo confirma: “…El cambio de campo (que, en inglés, aparece como “infield shift”) en el béisbol es un realineamiento defensivo de las posiciones estándar para cubrir un lado del campo u otro. Usado principalmente contra bateadores zurdos, está diseñado para proteger contra hits de base empujados (colocados) con fuerza hacia los espacios entre los fildeadores de un (solo) lado. Originalmente llamado cambio de WILLIAMS, desde entonces se le conoce periódicamente como cambio de BOUDREAU… 

Pero, ¡fíjense!, que para para ese entonces esta era no la “primera ocasión”, ni la “segunda”, sino la “tercera” que esto se hacía; pues ya también la había llevado a cabo el manager de los Cardenales de San Luís, por esos tiempos, EDDIE DYER contra el mismo TED WILLIAMS.  

Además que en los años veinte; y “nada menos” que contra otro bateador también de apellido WILLIAMS: CY quien, tomando la información de una página de Internet, fue un jardinero zurdo de los CACHORROS de Chicago (1912-1917) y los filis de FILADELFIA (1918-1930). Como podemos ver, para 1946 “no había nada nuevo bajo el sol”. 

Permítanme ahora – y ya a punto de terminar – irme a las reglas respecto a la colocación permitida para los fildeadores; tanto las que estuvieron vigentes durante muchos años, y las que aparecen fechadas en el 2020. 

Y preguntaré, de entrada: ¿Qué hay en verdad de malo en esas formaciones especiales, para tratar de disminuir el daño que pueda causar el batazo de un jugador a la ofensiva; e, incluso, si es posible (que, finalmente, es el propósito) nulificarlo completamente? A mí, en lo particular, no me gustan, pero había que aceptarlas como parte del juego, “y permitido por las reglas”. “Evolución”, para bien o para mal (¡ya veremos!). 

Y “estas reglas” aparecen contempladas en el capítulo correspondiente a “Principio y Final del Juego; y en el apartado “4” de las reglas anteriores (de las cuales, como comenté, tengo las de 1957 y 1961) y en capítulo de “Comenzar el juego” en el apartado “5” de las reglas del 2020. Preguntándonos una vez más ¿por qué tiene que ser tan estricto “el Comité”? Veamos: 

Como dije, estoy viendo la regla cuatro, y me voy a la «4.02, (estoy traduciendo) que dice: «los jugadores del equipo de casa tomarán sus posiciones defensivas….». Hasta aquí, podría parecer  que se debe cumplir con el reglamento de manera estricta, y “obligar” a los filders del cuadro a permanecer cada uno en lo que se llama “su posición”, o “cerca de ella”. No hace falta explicarlo. 

Ahora, con la regla 4.03 encuentro que el inciso a) es correcto en cuanto dice (¡Y no podría ser de otra manera!) «… el catcher debe (DEBE) colocarse precisamente detrás del plato…». 

Pero, ahora, estamos viendo el inciso c), donde dice: «… con excepción del pitcher y el catcher CUALQUIER FILDEADOR SE PUEDE COLOCAR EN CUALQUIER PARTE DENTRO DEL TERRITORIO DE FAIR….». “¡EN CUALQUIER PARTE! ¡Más claro, ni el agua, mis estimados lectores! 

Y, respecto a las “reglas del 2020”, lo encontramos – casi idéntico – en la regla 5.02 “Posición de defensa”; y, más específicamente en el inciso “c”, casi en los mismos términos. 

Considero, estimados amigos, haber cumplido con mi cometido. Suplicándoles que pase por alto cualquier detallito que se me pueda haber escapado…o mal comentado. No estamos exentos de cualquier falla. Pero, por lo que hace a mí, me ha servido como un estudio valioso; y aprender más, en el sentido de “cómo ver un partido de beisbol”.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión