Connect with us

Beisbol

El Jonrón 660 de Sammy Se Pareció a Mucho

ARLINGTON, Texas (AP).- El jonrón 600 de Sammy Sosa se pareció mucho a los que vinieron antes -excepto que esta vez Chicago estaba del otro lado.

* Estoy demostrando que me quedan muchos años jugando

* El 600 fue un típico jonrón de Sammy Sosa

* Fue algo que no puedo explicar

Jugando para los Vigilantes de Texas después de un año fuera del béisbol, Sosa se convirtió en el quinto miembro del club de 600 jonrones el miércoles en la noche cuando conectó contra su antiguo equipo.

Después de conectar un lanzamiento en 1-2 hacia el right-center para un batazo solitario en el quinto episodio de la victoria de Texas 7-3, Slammin’ Sammy rebotó de la caja de bateo con su habitual salto y lanzó su puño al aire antes de llegar a primera base. Fue zarandeado en el plato por sus compañeros mientras la pizarra mostraba fotos de los cinco miembros del club elite: Hank Aaron, Barry Bonds, Babe Ruth, Willie Mays y Sosa.

«Fue algo que no puede ser explicado,» dijo Sosa. «Conseguir mi 600 contra los Cachorros de Chicago, y primer equipo fue el de los Vigilantes de Texas. Es como que algo cayó en lo justo. Mis emociones, no sé cuáles son.»

Sosa jugó para los Cachorros de 1992 a 2004, ganando el JMV de la Liga Nacional en 1998 y haciendo siete equipos Todos Estrellas mientras conectaba 545 jonrones con Chicago.

El número 600 fue contra Jason Marquis (5-4), el lanzador 364 contra el que Sosa, de 38 años, ha ronroneado en sus 18 campañas en las ligas mayores.

«Fue un cutre que dejé alto en la zona,» dijo Marquis. «Se me escapó de mi fuerza y él me hizo pagar por ello. Aparte de que nos costó el juego, realmente no me importa.»

Fue el jonrón 12 en 62 juegos esta temporada para Sosa desde que firmó un contrato de liga menor e hizo el roster en el entrenamiento primaveral con Texas, la franquicia con la que comenzó. El pegó su primer jonrón de liga grande con los Vigilantes en 1989.

Sosa también tiene 52 empujadas, lo cual lo coloca séptimo en la Liga Americana. El ha ronroneado contra todos los equipos de las ligas mayores en su carrera.

Después de entrar a la cueva con sus compañeros, Sosa salió para cumplir un reclamo. Lanzó besos a la concurrencia y se lo hizo saber a la cueva de los Cachorros golpeando su pecho con el puño, y el dirigente de Chicago, Lou Piniella, apuntó hacia el slugger. Sosa nunca se había enfrentado a los Cachorros hasta la apertura de esta serie el martes en la noche.

Un cartelón de cuenta regresiva que ha colgado en el bosque derecho por alrededor de un mes cambió de 500 a 600 -y un nuevo cartelón fue develado en el bosque central congratulando a Sosa por unirse al club de 600 jonrones.

Cantos de «Sam-my, Sam-my» provocaron una segunda salida de Sosa.

Mientras Sosa ha tenido un impresionante regreso esta temporada, su persecución de los 600 jonrones fue nublada porque los Vigilantes (27-44) tienen el peor record del béisbol y la marcha de Bonds en pos de Aaron para la cima de los jonrones de por vida.

Bonds tiene 748 jonrones -a siete de la marca de Aaron- con sólo tres en sus últimos 97 turnos al bate. Ruth es tercero en la lista de jonrones con 714 y Mays es cuarto con 660.

Sosa tuvo una sequía similar de jonrones. El número 600 fue apenas su segundo en 22 juegos -un lapso de 83 turnos al bate en los cuales su único otro jonrón fue un grand slam el viernes en Cincinnati.

«Fue un buen momento. Debería estar orgulloso de eso,» dijo Piniella. «Hubiese deseado que lo hiciera en un esfuerzo perdedor pero es una tremenda hazaña y debería disfrutar del momento.»

Cuando Sosa regresó a las mayores, insistió en que estaba regresando para algo más que los 12 jonrones que necesitaba para los 600.

«Definitivamente,» dijo Sosa después del juego. «Le estoy demostrando al mundo entero que todavía me quedan algunos años en el tanque. Estoy hambriento cada día. Estoy aquí porque quiero competir. Todo depende de que como me sienta en unos cuantos años más. Me siento en grande. Nada me detiene ahora mismo.»

Sosa es el único jugador con tres temporadas de 60 jonrones. El bateó .308 con 66 jonrones y 158 empujadas en su campaña de JMV en 1998 para los Cachorros -y fue parte de la memorable carrera de cuadrangulares con Mark McGwire, el primer jugador de las ligas mayores que conectó 70 jonrones. (Cortesía de AP)

 

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Beisbol