Connect with us

Opinión

El grito de Eleodoro

Considera que los beneficiarios económicos, como son los bancos comerciales y el propio gobierno, unidos a la MLB, deben hacer algo, ya que a su entender “estos muchachos no tienen donde dirigirse para lograr o seguir en pelota o prepararse para ser productivos en otras áreas”

Al centro Eleodoro Arias, trabaja con uno de los prospectos de béisbol/ Fuente Externa
680C09E0-1FF6-4F4B-AEC5-A73D6349F6FA.jpg__680__460__CROPz0x680y460
Por Jorge Torres

El eterno forjador de grandes talentos y exlanzador del béisbol amateur Eleodoro Arias pegó el grito al cielo con la realidad que se avecina para más de 500 muchachos que pasarán a la agencia libre debito a la crisis mundial y a la eliminación de 42 equipos a nivel de ligas menores de los Estados Unidos.

Arias dejó sentir lo que califica como “desahogo” a través de unas líneas escritas para el matutino Listín Diario. Sus años en la Academia Campo Las Palmas le obligan a pensar que a estos chicos “se le derrumba todo”. Algo alarmante que llama poderosamente la atención.

Considera que los beneficiarios económicos, como son los bancos comerciales y el propio gobierno, unidos a la MLB, deben hacer algo, ya que a su entender “estos muchachos no tienen donde dirigirse para lograr o seguir en pelota o prepararse para ser productivos en otras áreas”.

La situación planteada por Arias no tiene lectura diferente a que debe llegar el momento en que la juventud amante del deporte rey no sea obligada a abandonar sus estudios mientras ingresa a un programa de preparación con fines de lograr una firma. Los padres, compromisarios legales para beneficiar a quienes reciben un porcentaje de cada bono, son responsables directos de eso que el mismo califica como derrumbe.

Eleodoro hace planteamientos para la inserción de estos chicos a la actividad productiva, dentro o fuera del béisbol. A mi entender el primer paso es la orientación profesional psicológica en interés de hacer conciencia en ellos de que no solo se vive del béisbol. Hay que eliminar de cada disco duro la inyección que penetró en sus cerebros haciéndoles creer que solo había un camino para triunfar.

Esta realidad debe poner en auto a quienes tienen la tarea de dirigir núcleos que históricamente han concentrado su “modus operandi” dentro de un ambiente de hostilidades. Llegó la hora de hacer algo que realmente beneficie a los miembros a través de la formación académica. Llegó el momento de pensar diferente y entender que el año 2020 está trazando las pautas para un mundo cambiante en todos los sentidos.

Agregar a los despidos que se avecinan para esos jóvenes la falta de trabajo en su propia nación sería un golpe más rudo que el derrumbe presagiado por Eleodoro. No se puede seguir incrementando la baja formación del individuo amparados en el argumento de la esperanzadora riqueza en una actividad con infinidad de factores adversos que porcentualmente presenta números mayúsculos de fracasos frente al esperado éxito. Son más los que se quedan en el camino y a esos es que Eleodoro está tratando de salvar a través de su grito.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión