Connect with us

Olímpicos

El deporte y el nuevo contexto político

CAMINO A TOKIO 2020 | ANÁLISIS: «Es preciso reclamar un profundo cambio en la política pública deportiva», señala el autor, jurista y especialista en legislación deportiva. «La cosmética debe dejar paso al rigor»

1577197302_706772_1577198446_noticia_normal_recorte1Maria José Rienda, en su toma de posesión en 2018 EFE
ALBERTO PALOMAR OLMEDA

Se avecina un nuevo Gobierno y, por tanto, surgen muchas dudas sobre el futuro. Decimos a menudo que el deporte representa lo mejor de nuestra sociedad.

Se asocia al esfuerzo, al triunfo, al éxito, a los mejores valores sociales. Sin embargo, apenas se asocia a la formalización de una política pública hecha con seriedad y rigor y gestionada desde una consideración y una visión que no sea meramente cosmética y representativa.

El Estado subvencionaba el deporte de alto nivel con más de 70 millones de euros en 2007. En 2018, la subvención (tras una espectacular subida) no pasa de 64 millones.

El Programa ADO disponía en 2012 de 10 millones de euros y en 2018 no llega a cuatro millones.

A partir de aquí, el que los éxitos deportivos se mantengan no es sino fruto de una gran competitividad, del esfuerzo privado, de un funcionamiento razonable del alto rendimiento y de una polivalencia general de la actividad deportiva.

En este contexto es preciso reclamar un profundo cambio en la política pública deportiva.

Es necesario saber si será la financiación pública o la financiación privada el motor que debe impulsarla y es necesario, sobre todo, fijar los objetivos y las estrategias. Si la sociedad percibe la importancia del deporte, las políticas que articulan los deseos de la población no pueden vivir al margen de dicha importancia.

Es preciso fijar criterio, fijar estrategias, apostar por un sistema de financiación y profundizar en el sistema que se diseñe.

La cosmética debe dejar paso al rigor. No se puede ganar ni participar todo si en 2018 los gastos totales de viaje de los deportistas de élite no superaban los 37 millones de euros cuando en 2009 ya se invirtieron 33 millones o en 2013 se invertían 36 millones de euros.

Las cifras cantan. El deporte no es una prioridad social. La política deportiva carece de relevancia para los gobiernos y el deporte ha sufrido—como pocos sectores— una crisis de la que no ha salido ni cuando no hay crisis.

El compromiso con el deporte no es el aplauso, las recepciones, los apoyos testimoniales. El compromiso es conseguir que los objetivos tengan el reflejo suficiente en el marco de las prioridades públicas y sociales.

Esta es una asignatura pendiente que se ha blanqueado con el incremento de ingresos que procede de la solidaridad del fútbol profesional. Sin menospreciar este efecto (bienvenido sea) es preciso reclamar seriedad, organización, financiación, articulación de políticas.

Es necesario sobreponerse a los éxitos y fomentar la planificación y la consistencia frente a la oportunidad y la inconsistencia que tan a menudo son nuestros ejes de ordenación política.

El deporte necesita gestores de lo público. Necesita organización, conocimiento, solvencia, presencia, intermediación, liderazgo, capacidad de resolver y de anticiparse a los problemas. Necesita dirección pública y gestión eficaz.

Llegados a este punto y en un momento en el que todo está por venir solo cabe reclamar sensatez, racionalidad y mucha suerte.

Alberto Palomar Olmeda es profesor titular (acred) de Derecho Administrativo.

vía: El Pais

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Olímpicos