Connect with us

Fútbol

El 10 de la gente: Diego Maradona

Tuve la oportunidad y el privilegio de encontrarme varias veces con el ídolo en La Habana y Varadero, en 1987, cuando vino a Cuba -para sorpresa de muchos en el exterior-, a recibir el premio de Mejor Deportista de la región en la Encuesta Anual Deportiva de la Agencia Prensa Latina.

Por José Francisco Reinoso Zayas

La Habana, 25 nov (Prensa Latina) La partida física de Diego Armando Maradona el 25 de noviembre de 2020 encumbró al «Pelusa» en los corazones de sus compatriotas y de los amantes del fútbol en todo el mundo.

Tuve la oportunidad y el privilegio de encontrarme varias veces con el ídolo en La Habana y Varadero, en 1987, cuando vino a Cuba -para sorpresa de muchos en el exterior-, a recibir el premio de Mejor Deportista de la región en la Encuesta Anual Deportiva de la Agencia Prensa Latina.

Jamás olvidaré la impresión que me causó por su sencillez y solidaridad el llamado «Pibe de Oro», aquel joven que a sus 26 años de edad, en un estadio en México, protagonizó un gol antológico primero y otro con la «mano de Dios» para derrotar 2-1 a los ingleses en 1986.

Todo ello sirvió para, de manera simbólica, vindicar a los paisanos caídos en las Malvinas por la injerencia de la potencia europea.

Aquella extraordinaria anotación inicial, driblando a rivales por espacio de unos 50 metros y después descolocar al portero para anidar el balón en la red, además de ser calificado el gol más espectacular del siglo XX, constituyó el preludio del éxito colectivo de Argentina en la Copa Mundial de la FIFA.

En los encuentros en Cuba, me parecía inverosímil que pudiera estar cerca de esa leyenda, quien mostró interés y atención por lo que le comentaba y disposición para darme una entrevista con el fin de promocionar y publicitar el apasionante juego entre sus seguidores en este país caribeño.

También aceptó estampar su firma en una postal a color dirigida a mis hijos, Ernesto y Abel, cuyos nombres me preguntó al momento de complacerme.

Ese es el jugador de pequeña estatura, fuerte complexión física y de mirada profunda que rememoro en esta fecha del primer aniversario de colocarse en el otro universo, en el de las deidades olímpicas y mundiales junto al goleador hispano-argentino Di Stéfano, el «matador» húngaro Ferenc Puskas y el portero soviético Lev Yashin.

Seguro que estará así, acompañado, vitoreado como estuvo en el mundo terrenal en Sudáfrica, España, Italia, Argentina, Emiratos Árabes Unidos, México, Brasil y en tantas naciones.

Así como en los clubes Argentinos Juniors, Boca Junior, Barcelona, Nápoli, Deportivo Mandiyú de Corrientes Racing Club, el Al Wasl y el Al Fujairah, Dorados de Sinaloa, Gimnasia de la Plata y en la selección albiceleste.

Gracias Maradona por tanta virtudes, por iluminar esta disciplina, aunque algunos opacar obviando que somos seres sociales con  luces y sombras, virtudes y defectos, pero te encuentras ahí, en el sentimiento de los agradecidos, de los que te escucharon levantar la voz para reprobar la corrupción en dirigentes en el fútbol.

Esos que te vieron defender a los pobres del planeta, a los niños de Cuba, al líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, al Comandante Hugo Rafael Chávez y a Néstor Kichner.

Hay quienes en este apasionante mundo poseen distintos calificativos pero tienes uno que te lleva a la cumbre por tu humildad, por no olvidar tus orígenes en Villa Florido, por dar amor y ese lo cultivaste y solo te corresponde a ti: «El 10 de la gente: Diego».

*Exportero nacional y expresidente de la Asociación de Fútbol de Cuba.
jf/jdg/jfr

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Fútbol