Connect with us

Medicina Deportiva

¿Deportes juveniles perjudican la salud mental de nuestros hijos?

A los 13 años, casi el 70% de los niños han abandonado los deportes organizados. Estaba seguro de que las estadísticas no se aplicarían a mi familia, hasta que dos de los mejores y más fuertes atletas del equipo de escalada de mis hijos abandonaron.

Miembros del equipo de futbol femenino de la Brattleboro High School, Vt., practican el 8 de septiembre de 2020. A los 13 años, el 70% de los niños han abandonado los deportes organizados. (Kristopher Radder / The Brattleboro Reformer via AP)

AUDREY YOUNG

En los días más oscuros de la pandemia de COVID-19, juré que nunca más me quejaría de conducir el auto compartido del equipo de mis hijos a través del tráfico de Seattle. La ciencia médica lleva mucho tiempo pregonando los beneficios para la salud física y mental de los deportes infantiles. Si a esto le añadimos la interacción social, los deportes juveniles parecen una solución a los efectos de la pandemia.

Pero a medida que vuelven los equipos y las ligas juveniles, merece la pena examinar a qué se apuntan realmente nuestros hijos. Los deportes juveniles ya no son los juegos de barrio de la tradición americana. En los últimos años, niños de tan solo 6 y 7 años se inscriben cada vez más en programas deportivos de alto nivel con entrenadores profesionales y programas de competencia durante todo el año.

A los 13 años, casi el 70% de los niños han abandonado los deportes organizados. Estaba seguro de que las estadísticas no se aplicarían a mi familia, hasta que dos de los mejores y más fuertes atletas del equipo de escalada de mis hijos abandonaron.

Las pruebas sugieren que, a medida que los jóvenes compiten más intensamente en los deportes, los avances en el bienestar mental pueden ser sustituidos por los retos de salud mental propios del atletismo competitivo. Antes de la pandemia, hasta el 20% de los atletas universitarios sufrían depresión grave. En el caso de los atletas jóvenes que competían a nivel nacional e internacional, la ansiedad y la depresión eran entre un 20% y un 45% más altas en algunos casos que las de los grupos de control de la misma edad. En un estudio sobre nadadores canadienses de élite, un sorprendente 68% cumplía los criterios de depresión.

Los seres humanos están conectados con un antiguo sistema nervioso que activa una respuesta de “luchar o huir” ante la percepción de peligro, el tipo de torrente de adrenalina que también puede desencadenarse al jugar en eventos deportivos como las carreras de atletismo y los partidos de futbol. Los deportistas que no aprenden a manejar el estrés de la competencia repetitiva pueden experimentar ansiedad y una disminución del rendimiento, lo que suele denominarse asfixia. La sensación de no estar a la altura de su potencial puede minar la confianza y el optimismo, lo que podría llevar a los deportistas a abandonar el deporte.

Las lesiones son uno de los factores de riesgo más importantes para los problemas de salud mental de los deportistas. Está relacionado con la depresión clínica y puede desencadenar pensamientos de baja motivación y pereza. Incluso después de volver a jugar, la perspectiva de lastimarse de nuevo puede ser una fuente de ansiedad. Los jóvenes atletas que entrenan durante todo el año en un solo deporte corren un mayor riesgo de lesionarse en comparación con los atletas que practican varios deportes. A la larga, la ansiedad y la depresión pueden interferir en el entrenamiento y el rendimiento, y alterar la fisiología del deportista.

De adolescente jugaba al tenis en el equipo de mi escuela y en torneos extramuros, persiguiendo una clasificación en una época en la que los atletas solían practicar un deporte diferente cada temporada. Con el tiempo, me cansé. Incluso ahora, agarrar una raqueta me fastidia.

Si bien las investigaciones recientes identifican el exceso de trabajo, el sobreentrenamiento y la depresión como causas probables del agotamiento en los deportistas juveniles, el bienestar mental de los atletas puede apoyarse en casa y en los entrenamientos.

Los deportistas deben ser honestos y realistas en cuanto a sus objetivos. Los padres son una valiosa orientación, pero deben respetar los objetivos que elija el deportista. Equilibrar las obligaciones académicas y sociales con un programa de entrenamiento serio puede ser una fuente de estrés crónico.

Los deportistas y los entrenadores pueden centrarse en el juego y en el desarrollo de las habilidades, más que en quién ha terminado primero. Las técnicas mentales para manejar el estrés de la competencia también pueden entrenarse, e incluso pueden proporcionar una ventaja competitiva. Preste atención a si el deporte ya no parece divertido para el jugador. Busque signos de depresión o ansiedad, incluyendo grandes cambios en los hábitos de sueño o de alimentación.

Los padres, los entrenadores, los compañeros de equipo y los colegas deberían hablar -y escuchar- a los estudiantes-atletas. Esto puede ayudar más de lo que se cree. Hacer preguntas abiertas que permitan a la persona sentirse cómoda expresando sus sentimientos. Poder hablar del estrés de la dinámica del equipo o de la competencia puede ser beneficioso. Solo con hablar, los individuos pueden a veces identificar las próximas acciones a tomar.

Las investigaciones demuestran que escribir sobre momentos y situaciones difíciles también puede mejorar el bienestar mental. Algunos deportistas acostumbran a escribir sobre sus objetivos y a reflexionar regularmente sobre sus sentimientos ante los acontecimientos difíciles. Esta práctica puede resultar angustiosa al principio, ya que los sentimientos difíciles salen a la superficie, pero en los días y semanas siguientes sus cerebros podrían estar en un lugar mejor.

Si al hablar o escribir no se consiguen avances, ponte en contacto con un experto en salud, como un pediatra de confianza o un profesional de la salud mental, y obtén orientación sobre cómo ayudar al bienestar mental del deportista.

Hacer deporte debe ser divertido. Practicar deporte debería otorgarle una sensación de bienestar mental.

Audrey Young es médico interno certificado en Seattle y miembro del comité médico de USA Climbing.

Via: latimes.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Medicina Deportiva