Connect with us

Opinión

Cuando la selección es un botín político, no hay Messi que valga

2771759h160 Cristian GrossoLA NACION

La selección argentina no merece ser utilizada como un botín político. No debe ser empleada como una pieza de intercambio. La expusieron en San Juan. Acciones deliberadas que la arrinconaron contra el desprestigio. El mayor capital de la AFA, la herramienta que abre mercados en China, la bandera para atrapa nuevos sponsors no puede ponerse al servicio de una gobernación provincial. Tampoco se sostiene una conferencia de prensa precedida por discursos proselitistas. Ni tiene sentido en el entretiempo del partido un pasamanos de plaquetas para subrayar el compromiso y el desarrollo de una gestión. Porque si la selección no es de Lionel Messi ni lo fue de Diego Maradona, aunque alguna vez hayan tenido conductas de patrones, mucho menos pueden adueñársela Claudio Tapia o Sergio Uñac.

3034134w1033Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Aguilar

La selección es el principal activo de la AFA, por eso mismo tendría que resguardarla mejor. La cesión con fines políticos fue una interferencia. Y el argumento de que se postergó este amistoso, que tenía fecha para mayo, para no mezclarlo con las elecciones sanjuaninas del domingo pasado, pierde solidez ante tamaña utilización de la selección en poco más de 24 horas. Pero además, y nuevamente, la jerarquía del rival resultó otra mascarada que atropella a la selección. Punto para Cesar Luis Menotti de aquí en más, en su carácter de director deportivo. Él, que tanto batalló para jerarquizar a la selección, tendrá que elevar la voz, dar un puñetazo en el escritorio, para interrumpir este empobrecimiento. El público concurre masivamente y recibe una oferta raquítica.

Siempre la misma historia. Siempre, calcada. El 5-1 a Nicaragua sirvió de despedida antes de la Copa América 2019, en San Juan. ¿Y previo a Rusia 2018? 4-0 ante Haití, en la Bombonera. ¿Y en la antesala de la Copa América 2016? 1-0 a Honduras, en San Juan. ¿Y el paso anterior a la Copa América de 2015? 5-0 a Bolivia, en San Juan. ¿Y el adiós rumbo a Brasil 2014? 2-0 a Eslovaquia, en La Plata. ¿Y como cierre de la preparación para disputar la Copa América 2011? 4-0 a Albania, en River. ¿Y camino a Sudáfrica 2010? 5-0 a Canadá, también en el Monumental. Señor juez, no más preguntas. El abandono de la selección frente a sus hinchas es evidente. Por supuesto que habrá razones económicas, de logística y de calendario. Pero una y otra vez, el desprecio es el mismo.

Si el rastrillaje se hace más amplio y no se reduce a los ya célebres ‘partidos despedida’, se descubrirá que, solo contabilizando el siglo XXI, la AFA nunca le ofreció ni a la selección ni a los simpatizantes, un adversario de relieve. Porque además de los apuntados, también se encadenaron Trinidad y Tobago, versiones alternativas y desteñidas de Paraguay, Ecuador, Venezuela, Chile, Uruguay y México, además de Jamaica, Ghana B, Panamá y nuevamente, Haití. Únicamente en una oportunidad llegó un oponente con brillo, España, flamante campeona del mundo en 2010, con Pique, Busquets, Iniesta, Xabi Alonso, Villa y Fábregas. Lástima que vinieron en tren turístico. Pero de eso no puede culparse a la AFA, claro. De los otros 19 amistosos en los que la selección marcha invicta, sí. Una estadística perfecta que no refleja fortaleza, sino la cínica sonrisa del descuido.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión