Connect with us

Beisbol

¿Cómo los Dodgers atrajeron a Freddie Freeman?

El agente libre no sabía si volvería al único equipo que había conocido. Quería hacerlo, y lo dejó claro una y otra vez durante la temporada 2021, incluso tras la victoria de los Bravos en el sexto partido contra los Astros de Houston.

Freddie Freeman. (Charlie Riedel/Associated Press)

Durante todo el invierno, la familia de Freddie Freeman pudo sentir la agitación. El primera base All-Star acababa de llegar a la cúspide de su carrera, ganando una Serie Mundial con una franquicia de los Bravos de Atlanta que lo había reclutado, y desarrollado y alimentado su ascenso como una de las mayores estrellas del béisbol.

Sin embargo, en cuanto terminó la temporada, comenzó la incertidumbre.

El agente libre no sabía si volvería al único equipo que había conocido. Quería hacerlo, y lo dejó claro una y otra vez durante la temporada 2021, incluso tras la victoria de los Bravos en el sexto partido contra los Astros de Houston.

Las negociaciones, sin embargo, siguieron estancadas en un punto muerto. El cierre patronal de tres meses de las Grandes Ligas retrasó aún más el proceso y para cuando se reanudó la actividad de la temporada baja la semana pasada, se había fatigado por la frustración y se encontraba inseguro de lo que estaba por venir en la mayor encrucijada de su carrera.

Su familia notó que no bromeaba tanto, que le costaba dormir y que incluso había perdido peso por el estrés.

“Intentaba ocultarlo, pero lo veíamos”, dijo su madrastra, Alma Freeman. “No era el mismo”.

El viernes por la tarde, en un complejo de entrenamiento de primavera que nunca había considerado su hogar, el relajado y sonriente Freeman reapareció. En el primer día de su carrera con los Dodgers, recién firmado un contrato de seis años y $162 millones con el club, el jugador de 32 años bromeó con sus nuevos compañeros de equipo y saludó a sus nuevos fans, posando para las fotos con su nuevo uniforme después de ser presentado formalmente en una conferencia de prensa en Camelback Ranch.

“Creo que tenemos que ayudar a Justin Turner. Su nombre apareció en mi teléfono bastante a lo largo de todo este proceso”.

-FREDDIE FREEMAN

A principios de la semana, el jugador de 32 años se encontraba con el corazón roto por no volver a los Bravos, luego de que se extinguió cualquier esperanza de una reunión cuando negociaron con otro primera base, Matt Olson de los Atléticos de Oakland, el lunes.

Pero entonces, los Dodgers llegaron con una alternativa rejuvenecedora. Después de cortejar al nativo de Orange County durante todo el invierno, le presentaron la oportunidad de volver a casa.

“Estuvimos hablando hace un par de semanas”, recordó el padre de Freeman, Fred, en una entrevista el viernes, “y me dijo: ‘Papá, si no soy un Bravo, ¿qué piensas? ¿Debería volver al Este?”.

“Freddie”, respondió Fred, “si no vas a ser un Bravo, te quiero en casa”.

“Yo también”, dijo Freddie.

::

La tarde del 1 de diciembre, mientras el reloj avanzaba hacia el cierre patronal, los jugadores de los Dodgers, los entrenadores y el personal de la oficina principal se habían reunido en el Terranea Resort, en la península de Palos Verdes, para la boda de Mookie Betts. Al caer la noche, comenzó una fiesta – “la hizo a lo grande”, dijo Betts y se rio de su esposa, Brianna – que incluyó una actuación en directo del rapero Nelly.

El presidente de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, el mánager Dave Roberts y el tercera base Justin Turner, sin embargo, se habían escondido fuera. Acurrucados alrededor de un teléfono, llamaron a Freeman por el altavoz, deseosos de dejar una impresión duradera antes de que el reloj diera las nueve en la Costa Oeste, lo que desencadenaría el cierre patronal y prohibiría todo contacto entre los jugadores y el personal del equipo.

“Decíamos: ‘Vamos a llamarle’”, recuerda Roberts. “Queríamos ser el último equipo en hablar con él [antes del cierre patronal]”.

El viernes Friedman recordó su mensaje al agente libre, que estaba dando el biberón a su hijo cuando le llamaron: “Oye, no te olvides de nosotros. Durante este periodo, no te olvides de nosotros”.

Al comienzo de la temporada baja, los Dodgers tenían pocas expectativas de que Freeman fuera un objetivo legítimo, compartiendo la creencia de toda la industria de que terminaría de vuelta con los Bravos.

Sin embargo, cuando la agencia libre se abrió en noviembre con Freeman aún sin firmar, los Dodgers aumentaron sus contactos. Turner, un amigo de Freeman que durante años lo había acosado durante los juegos para que viniera a Los Ángeles, dijo que le envió mensajes de texto esporádicos a Freeman durante el invierno sobre “lo bien que se vería en el azul de los Dodgers”.

“Creo que tenemos que darle una ayuda a Justin Turner”, dijo Freeman el viernes. “Su nombre apareció en mi teléfono bastantes veces a lo largo de todo este proceso”.

Friedman bromeó al respecto: “Definitivamente hay cargos de manipulación que se pueden presentar contra Justin Turner”.

Unos días después del Día de Acción de Gracias, Roberts y Friedman expusieron una propuesta más extensa durante una reunión de más de una hora de Zoom que despertó aún más la curiosidad de Freeman.

A man in a Braves uniform raises his hands and smiles on the field while fans are in the stands in the background
Atlanta Braves first baseman Freddie Freeman celebrates after winning Game 6 of baseball’s National League Championship Series against the Los Angeles Dodgers on Oct. 24, 2021, in Atlanta. The Braves defeated the Dodgers 4-2 to win the series.(Brynn Anderson / Associated Press)

“Fue una conversación muy fácil”, dijo Freeman.

Y a lo largo del período previo al cierre, la oficina principal de los Dodgers se mantuvo en constante comunicación con los agentes de Freeman en Excel Sports Management, dejando muy claro su interés, aunque seguían convencidos de que Atlanta era su lugar de aterrizaje más probable.

“Apreciamos y respetamos sus sentimientos hacia Atlanta, y se lo dijimos en la llamada de Zoom”, dijo Friedman. “Sólo le dijimos: ‘Oye, ninguno de nosotros está seguro de cómo se van a desarrollar exactamente estas cosas, pero vamos a estar en contacto’”.

Fue un marcado contraste con la experiencia de Freeman con los Bravos en el último año. La primavera pasada, se sintió decepcionado cuando “no pasó nada realmente” en las negociaciones sobre una extensión. Antes de la fecha límite para el canje, los Bravos presentaron una oferta que, según ESPN, era inicialmente de 125 millones de dólares en cinco años (y que luego fue aumentada a 140 millones).

Freeman dijo que sus representantes enviaron una contrapropuesta, pero que las conversaciones se estancaron desde entonces. Una vez que la temporada baja comenzó, dijo que escuchó directamente de los funcionarios de los Bravos sólo dos veces.

“No había comunicación a medida que avanzaba la temporada baja”, dijo Freeman.

Para Freeman, un acuerdo de seis años era una gran prioridad. Era un año más de lo que recibió Paul Goldschmidt en el contrato de $130 millones que firmó con los Cardenales de San Luis en 2019, la mejor comparación entre los jugadores de primera base de nivel elite.

“Freddie quería años”, dijo su padre, Fred. “Ha ganado mucho dinero, pero quería que le pagaran lo justo, por jugar. Quería ese año extra porque quería jugar”.

Los Bravos, sin embargo, no lograron tentarlo con una oferta mejor, dejando a Freeman dividido entre su lealtad a Atlanta y el deseo de un acuerdo.

“No pensé que me convertiría en agente libre”, dijo Freeman. “No pensé que esto se iba a hacer realidad. Pero al final pasó”.

::

Freeman y su padre estaban en un gimnasio de Newport Beach cuando se quemó el último puente de regreso a Atlanta.

A cinco días del final del cierre patronal de la MLB, el 10 de marzo, poco había cambiado en la negociación de Freeman con los Bravos. A pesar de la presión de los aficionados, alimentada por la publicación en febrero de los informes financieros del equipo, que revelaban un beneficio de más de 100 millones de dólares, el equipo no cedió en su oferta final. Y Freeman no cedió antes de la fecha límite del 12 de marzo.

“Creo que tienen un plan de negocios … y no van a desviarse de él”, dijo Fred. “Así son las cosas”.

No obstante, el menor de los Freeman aún mantenía la esperanza de regresar a los Bravos, y se dirigía al gimnasio creyendo que su carrera con el equipo aún no estaba finalizada.

Entonces, su teléfono empezó a zumbar. Las notificaciones de Twitter aparecieron anunciando que los Bravos habían hecho el exitoso intercambio por Olson, un bateador zurdo más joven adquirido para reemplazarlo como primera base del club.

“Para ser honesto”, dijo, “me sorprendió”.

El resto de la noche fue una montaña rusa emocional. Alma, la madrastra de Freeman, y Chelsea, su esposa, lloraron. Freeman dijo que, durante un par de horas, apenas pudo hablar. Su padre también trató de asimilar la noticia, asumiendo el hecho de que su hijo ya no jugaría con los Bravos.

“Realmente pensé que iba a estar allí el resto de su carrera”, dijo Fred. “No se hablaba, pero seguía siendo un shock”.

De su desesperación, sin embargo, surgieron rápidamente nuevas oportunidades.

Otros equipos habían sido vinculados a Freeman durante toda la temporada baja, concretamente los Yankees de New York, los Rays de Tampa Bay y los Red Sox de Boston. Pero no fue hasta que los Bravos cortaron el cordón con el canje de Olson que el interés realmente se calentó.

“Después de que se produjo ese intercambio, creo que todos los equipos se dieron cuenta, guau, esperen un segundo, hay una oportunidad aquí’”, dijo Freeman. “Fue entonces cuando las cosas empezaron a ponerse en marcha en las siguientes 48 horas”.

También fue entonces cuando la conexión previa de los Dodgers con Freeman, que se había reanudado inmediatamente después del fin del cierre patronal, comenzó a dar sus frutos.

Tras las conversaciones mantenidas durante toda la tarde del martes, los Dodgers presentaron varias propuestas a última hora de la noche. Fred tenía previsto reunirse con su hijo a las 10 de la mañana del miércoles, pero a las 8:30 de esa mañana Freeman ya estaba llamando para contarle a su padre todos los detalles.

“Enviaron más de cuatro propuestas y dijeron, ‘¿Cuál quieres?’”, dijo Fred. “Es increíble que alguien haga eso. [Friedman] fue abierto y honesto y dijo: ‘Nuestro impuesto CBT es este. Esto es lo que podríamos hacer, esto es lo que nos cuesta y por qué podemos hacerlo’. Fue sincero en todo”.

“Me enviaron cuatro propuestas y me dijeron: ‘¿Cuál quieres?’”.

-FRED FREEMAN, PADRE DE FREDDIE

Mientras las partes ultimaban los detalles durante esos dos días, Fred dijo que dos equipos rivales trataron de hacer esfuerzos tardíos y agresivos para conseguir la firma de Freeman, uno de los cuales se ofreció a volar para una reunión en persona.

Sin embargo, Freeman ya había tomado una decisión.

“Me dijo: ‘Papá, estoy cansado, quiero jugar al béisbol’”, recuerda Fred. “Aunque no tenía un acuerdo con los Dodgers [todavía], les dijo a los equipos: ‘No se molesten’. Lo había decidido”.

El dinero (que incluye pagos diferidos de $57 millones, según los detalles del contrato que presentó la Major League Baseball Players Assn.) importaba, por supuesto. También el sexto año.

Pero mientras reflexionaba sobre el proceso el viernes, Freeman dijo que el resultado tuvo mucho que ver con la oferta de los Dodgers, también, un trabajo de ventas que plantó imágenes de un regreso a casa de celebración en su imaginación.

“Cuando el equipo que juega en casa quiere que vuelvas a casa”, dijo Freeman, “creo que eso es lo que hizo que fuera una decisión tan especial y fácil”.

Lo único que quedaba el miércoles por la noche eran algunos detalles finales. Fred y Alma, que viven en Villa Park a unos 25 minutos de la casa de invierno de Freeman y Chelsea en Corona del Mar, pasaron la mayor parte de la noche en su casa, esperando ansiosamente que se llegara a un acuerdo.

Sin noticias al final de la cena, alrededor de las 8 de la tarde, decidieron volver a casa. Pensaron que, después de todo, tal vez haría falta un día más para cruzar la línea de meta.

Pero 10 minutos después de volver a casa, el teléfono de Fred empezó a sonar. Su hijo estaba llamando por FaceTime.

“El trato está hecho”, exclamó Freeman.

Via: Latimes.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Beisbol