Connect with us

Tenis

Columnistas del Times hablan de Naomi Osaka y la salud mental

También enfocan, los medios de Comunicación y de ver a los deportistas ‘como seres humanos’.

Naomi Osaka/ Fuente Externa.

ILIANA LIMÓN ROMERO DEPUTY SPORTS EDITOR 

La decisión inicial de Naomi Osaka de faltar a las conferencias de prensa del Abierto de Francia y su posterior retiro del torneo, debido a su batalla contra la depresión y la ansiedad, desató el debate internacional sobre el papel de los medios de comunicación y la salud mental de los atletas.

Los columnistas de Los Angeles Times Helene Elliott, LZ Granderson, Dylan Hernández y Bill Plaschke responden a algunas de las preguntas clave planteadas por la salida de Osaka.

¿Es el formato de la rueda de prensa posterior al partido menos que ideal tanto para los atletas como para los medios de comunicación? ¿Cuál crees que sería un formato mejor para una conversación con los atletas?

Granderson: Depende del deporte. Dado que este debate viene de parte de Osaka, es importante recordar que el tenis profesional no se rige por un único organismo. Por lo tanto, no hay una única forma de hacer las cosas ni un único organismo supervisor que dirija el debate. Así que mirar el tenis a través de los ojos estadounidenses sin tener en cuenta eso sería un error. Nunca me ha gustado la forma en que el tenis presiona al jugador que ha perdido un partido para que hable inmediatamente después de una derrota. Si ese jugador tarda demasiado, se hablará de él de forma negativa.

No creo que el problema esté en el formato inicial. El problema está en la falta de flexibilidad para tener en cuenta los flujos y reflujos de los estados de ánimo de una persona. Esta noción de que todos tenemos un trabajo que hacer está muy bien, pero eso no significa que todos tengan que hacer esa labor exactamente de la misma manera. Para los introvertidos con una carrera extrovertida, las conferencias de prensa no son placenteras.

Hernández: Realmente depende de lo que busques. Si lo que quieres es recopilar información para un reportaje o entrar en los detalles de algo, ese formato no es lo que buscan los periodistas, ya que a menudo no se les permite hacer preguntas de seguimiento. Pero si lo que se pretende es responsabilizar a alguien -me viene a la mente el comisionado de la MLB, Rob Manfred, o el propietario de los Astros, Jim Crane, respondiendo a preguntas sobre el escándalo de los robos de señales, esto funciona, siempre y cuando los periodistas sepan lo que están haciendo. Cuando los entrevistados se encuentran frente a una sala llena de periodistas y un grupo de cámaras, no hay ningún lugar donde correr, como podría ser, por ejemplo, en el pasillo de un estadio. En un entorno así, incluso no responder puede decir mucho.

Sin embargo, la realidad es que la mayoría de la gente en nuestro trabajo es muy mala para hacer preguntas. Por eso, porque la mayoría de las preguntas son “palabrería” de los periodistas que tienen miedo de molestar a alguien, siempre he imaginado que es más fácil para un deportista que ha metido la pata responder a las preguntas en un entorno de conferencia de prensa que en un vestuario.

Plaschke: Debería empezar diciendo que no creo que los atletas tengan ninguna obligación de hablar con los medios. No nos lo deben a nosotros. No se lo deben a los aficionados. No hacen política pública. Son artistas. No le deben al público nada más que su mejor esfuerzo en el campo de juego como reciprocidad por la compra de una entrada. No necesito que me hablen para hacer mi trabajo. Ellos no necesitan hablar conmigo para hacer su trabajo.

Sin embargo, muchas entidades deportivas sí creen que los deportistas tienen la obligación de hablar con los medios de comunicación por el bien del deporte, hasta el punto de que sus estatutos tienen normas que les obligan a hablar o sufren sanciones. Según esas normas -no las de los medios de comunicación, sino las de la liga-, el formato de la rueda de prensa posterior al partido es en realidad la mejor y más fácil manera de facilitar la comunicación masiva entre los atletas y los medios de comunicación.

Naomi Osaka holds a large silver trophy with both hands, Serena Williams behind her.

Naomi Osaka defeated Serena Williams, behind her, in the women’s final of the 2018 U.S. Open. Osaka was booed after blocking fan favorite Williams and said this week she had “suffered long bouts of depression since 2018.” (Adam Hunger / Associated Press)

Por eso se utiliza universalmente, incluso en eventos con acceso muy limitado. Las ruedas de prensa son más seguras para el deportista, ya que le garantizan un entorno controlado con un moderador que puede elegir a los interrogadores. Las conferencias de prensa son mejores para los medios de comunicación porque garantizan que todo el mundo tendrá teóricamente la oportunidad de hacer una pregunta y escuchar todas las respuestas. Sin el formato de conferencia de prensa, el atleta se ve acosado por un grupo de periodistas que le gritan preguntas a un atleta que no tiene control sobre lo que está pasando.

¿Cuál es la mayor idea errónea que ha visto circular en respuesta a las declaraciones de Naomi Osaka y cómo la abordaría?

Elliott: La mayor idea errónea es que es una niña mimada y rica, y que ser pudiente significa que no tienes problemas de salud mental. Ser rico facilitaría el pago del tratamiento, supongo, pero esa persona no está automáticamente más inclinada a admitir que tiene problemas y a buscar ayuda si es acaudalada.

Granderson: Que se trata de ella. Lo es en el sentido de que ella es la que expresa sus preocupaciones, pero cualquiera que piense que ella es la única atleta que se siente así no ha hablado con un psicólogo deportivo o ni siquiera ha prestado atención a lo que los profesionales han estado diciendo. LeBron James habla de salud mental todo el tiempo. Phil Jackson, como entrenador de los Lakers, también lo ha hecho. Ha estado delante de nosotros durante años.

Hernández: Tal vez me estoy perdiendo algo, pero no creo que esto sea una historia mediática en absoluto. Basándonos en lo que Osaka y su hermana han dicho o escrito, está claro que no quería que le preguntaran sobre sus problemas en la cancha de tierra porque eso le sembraría dudas. El hecho de que sienta que estas preguntas serían perjudiciales para su salud mental, podemos suponer que básicamente está tratando este torneo como un asunto de vida o muerte. Por lo tanto, una gran parte de su sentido de la autoestima está ligada a su rendimiento. En su mente, no importa lo mejor que sea en otras superficies; si no tiene éxito en la cancha de tierra, se ve a sí misma como un fracaso. Ese es el verdadero problema.

LeBron James, in Lakers uniform, sits behind a table holding a microphone. Media members are packed nearby.
Lakers star LeBron James has spoken frequently about mental health challenges in the spotlight.
(Sammy Jo Hester / Los Angeles Times)

La mayoría de los deportistas que llegan a la cima de su profesión tienen una mentalidad depredadora. Sin embargo, de vez en cuando hay alguien inmensamente dotado que tiene la sensibilidad de una persona normal. Suelen ser individuos muy amables e introspectivos, y a menudo son los mejores sujetos para las entrevistas. Pero el mundo del deporte es inflexible. Los resultados son blancos y negros. Se gana o se pierde. En otros ámbitos de la vida, las personas que son mediocres en su trabajo pueden ser respetadas por algunas de sus otras cualidades. Aquí, lo más importante es el marcador.

Si eres un prodigio que no está familiarizado con el fracaso, me imagino que ese mundo es aterrador, incluso mentalmente insano. Hace años, cuando yo era el escritor de los Dodgers, el equipo tenía un zurdo llamado Hong-Chih Kuo que tenía uno de los lanzamientos más dominantes de cualquier relevista en la historia del béisbol. Un año más tarde, entró en la lista de incapacitados por un trastorno de ansiedad.

Como jugadora mejor pagada del tenis, Osaka probablemente sintió que no podía tomarse una licencia así. Tal vez necesitaba un descanso del juego desde hace tiempo. Por su bien, es bueno que se lo tome.

Plaschke: La gente actúa como si fuera Osaka contra los medios de comunicación. Ese no es el problema. El conflicto es entre Osaka y su preocupación por su bienestar emocional contra la jerarquía del tenis que la somete a reglas que se aplican a todos los jugadores. Ambas partes estaban simplemente protegiendo sus intereses. La cuestión es si esas reglas de los medios de comunicación deben ser cambiadas para que el castigo por romperlas no sea tan duro. Si Kyrie Irving no habla, su equipo no pierde un partido, solo pierde dinero.

¿Cómo explicaría su trabajo a quienes creen que los deportistas no deberían conceder ninguna entrevista a los medios de comunicación?

Elliott: Al hacer preguntas que exploran la motivación, la preparación o los antecedentes de un atleta, proporcionamos una visión de por qué los atletas actúan como lo hacen. Algunos prosperan bajo presión. Otros se ponen tensos. Al entrevistar a los deportistas, transmitimos a los aficionados las razones por las que los deportistas hicieron lo que hicieron y respondemos a la pregunta que todo aficionado sentado en el sofá viendo un partido se hace inevitablemente: «¿En qué estaba pensando?”

Granderson: ¿Alguna vez has intentado cancelar la televisión por cable a través de un servicio automatizado en lugar de una persona real y luego, después de que te hayas dado por vencido, te pregunta si hay algo más que puedan hacer para ayudarte a pesar de no haberte ayudado la primera vez? Ese soy yo tratando de escribir una historia después de un juego sin acceso.

Hernández: Esto es lo curioso: cuando le pregunto a un deportista sobre una jugada o que haga una declaración sobre una jugada que ha salido mal, siento que les estoy haciendo un favor. Les doy la oportunidad de explicarse. La mayoría de las veces, esto termina con el atleta siendo retratado más positivamente – o por lo menos con su lado amable – y yo perdiendo una gran línea única. En realidad, sería mucho más fácil quedarme en el palco de prensa, no entrar nunca en el vestuario y limitarme a escribir lo que quiero. Mira, ellos pueden hacer lo que deseen – hablar, no hablar, lo que sea. Pero les sugiero a los atletas que lo piensen bien. Solo recuerden: si no cuentan su historia, alguien más lo hará.

“El mayor error es pensar es que es una niña consentida y rica, y que ser pudiente significa no tener problemas de salud mental”.

HELENE ELLIOTT SOBRE NAOMI OSAKA

Plaschke: Yo lo explicaría como, estoy de acuerdo con ellos. Podemos escribir historias sin citas posteriores al partido. Los periodistas del fútbol europeos lo han hecho durante muchos años. Ahora bien, ciertamente disfruto citando a los atletas, y eso facilita mucho mi trabajo, y me encanta que las entidades deportivas hayan decidido que sus atletas hablen con nosotros, lo cual es bueno para su deporte. Pero hablar con los medios de comunicación es, y debería ser, un mandato de la liga, no un mandato de los medios.

¿Qué espera que la gente aprenda de las declaraciones de Osaka?

Elliott: Espero que la gente aprenda que hay que hablar de los problemas de salud mental sin vergüenza.

Granderson: Que, si una jugadora se retira de un torneo por razones de salud mental, eso es similar a retirarse debido a una lesión física.

Hernández: Creo que esto es una oportunidad para reexaminar nuestra cultura de ganar a toda costa, pero estoy seguro de que no lo haremos.

Plaschke: Espero que la gente se dé cuenta de que incluso el más grande y carismático de los atletas puede luchar con los problemas de salud mental que afectan a la población en general. Tenemos que ver a estos deportistas como seres humanos, no como superhéroes. Y, si han reconocido problemas de salud mental, tenemos que pensar en ello la próxima vez que les abucheemos o interrumpamos o les critiquemos en los medios de comunicación convencionales o sociales.

¿Todos ustedes estaban presentes cuando Metta World Peace dio voz a los problemas de salud mental de los atletas hace más de una década? ¿Qué aprendimos de ello y qué tenemos que aprender todavía?

Elliott: Creo que no hemos aprendido lo suficiente de Metta World Peace y sus cuestiones, ya que todavía estamos hablando de ese tema y aún escuchamos a la gente insistir en que los problemas de Osaka no son reales o no son legítimos.

Granderson: La respuesta a Osaka demuestra que no hemos aprendido mucho como industria. Considera la forma en que Ricky Williams fue intimidado… no es muy diferente a Osaka. La realidad es que a la gente no le va bien en este tema debido al estigma. Necesitamos que más atletas y otras personas percibidas como fuertes hagan oír su voz. Cuanto más rápido podamos dejar atrás el estigma, más pronto podremos escuchar cuando un atleta pida ayuda. En serio, Osaka ha estado hablando de su depresión durante al menos tres años en conferencias de prensa. ¿Se ha parado alguien a preguntar qué se puede hacer para ayudar? He estado en torneos y veo cómo los patrocinadores de autos se aseguran de que los vehículos estén disponibles; los encordadores están en el sitio; el cuidado del cabello si lo quieres. Los directores de los torneos pueden, sin duda, encontrar la manera de ayudar a los deportistas a gestionar su salud mental, si se considera importante.

Plaschke: Su nombre era Ron Artest en ese momento, y era conocido como un jugador violento y un ser humano desagradable. Sin embargo, sus repentinos pronunciamientos públicos sobre la salud mental cambiaron esa percepción, y Artest cambió con ella, convirtiéndose finalmente en Metta World Peace y transformándose en una de las estrellas más atractivas, amables e introspectivas.

“Osaka lleva al menos tres años hablando de su depresión en las ruedas de prensa. ¿Se ha parado alguien en la dirección a preguntar qué se puede hacer para ayudar?”

LZ GRANDERSON

Cuando dio las gracias a su psiquiatra en la televisión nacional tras el séptimo partido de las Finales de la NBA de 2010, eso hizo más por nuestra concienciación sobre la salud mental de los deportistas que cualquier otra cosa en la historia. Abrió la puerta no solo a la evolución de World Peace, sino también a la sana transparencia de muchos otros atletas que desde entonces han reconocido la ansiedad y la depresión. Gracias a World Peace y a los atletas que vinieron después, la mayoría del mundo del deporte fue comprensivo con los sentimientos de Osaka una vez que admitió su ansiedad. Pero el apoyo debe ser unánime, y eso solo puede ocurrir con una mayor concienciación y educación.

Via: Latimes.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Tenis