Connect with us

Te Enteraste

Club Mauricio Báez Lamenta decesos de dos grandes militantes

El club Mauricio Báez recordó y lamentó los fallecimientos de Julián Herrera Gutiérrez (El Chino Prieto) y Héctor Martínez (Gayumbo) en conversaciones vía Zoom y en las redes sociales.

Por Leo Corporán

La muerte es el comienzo de la inmortalidad.”
Maximilian Robespierre


“La idea de muerte, precisamente, es la que nos debe tomar consciencia de la importancia de cada minuto.”
Bertrand Regader

El club Mauricio Báez recordó y lamentó los fallecimientos de Julián Herrera Gutiérrez (El Chino Prieto) y Héctor Martínez (Gayumbo) en conversaciones vía Zoom y en las redes sociales.

Los diálogos se produjeron tras una coordinación de José González, (Pepe), quien vive en Orlando Florida, José Domínguez (Boyón), presidente del club Mauricio Báez, César Heredia, presidente de la Fundación Mauricio Báez y el “Marchante” que suscribe, asesor de la entidad de Villa Juana.

Décadas del 70 y 80

Herrera Gutiérrez (El Chino Prieto) y Martínez (Gayumbo) fueron dos militantes importantes en grandes luchas que libraron los mauricianos en favor de la educación, deporte, cultura y los programas sociales. Fueron combatientes de primera línea en los trabajos de la organización, enclavada en Villa Juana.

El Chino

El Chino Prieto se ganó el cariño de los moradores de Villa Juana y en especial de los miembros del club Mauricio Báez y la Fundación que lleva el mismo nombre.
Siempre estaba alegre y fue un fiel seguidor del baloncesto.

En varios torneos fue la mascota del equipo superior en la que se vestía de gorila y hacía gozar a los asistentes al Palacio de los Deportes.

El chino se ganó el cariño hasta de los equipos contrarios, quienes bromeaban con él antes y después de los partidos.

Todos recordamos al Chino, quien en los últimos años se dedicó a vender quipes y pastelitos. Fue un verdadero fajador.

Le gustaba ayudar a los pobres. Si una persona no tenía recursos para comprar quipes o pastelinos, el Chino con mucha sabiduría y sonriente le decía: “Está bien. Llévatelos y me los paga después, aunque sea en un año”.

Doctores

Recibí muchas llamadas de los médicos que atencionaban al Chino Prieto, quien libraba una gran lucha contra la diabetes, enfermedad que nos arrancó de las manos a un mauriciano de la vieja guardia.

Mi compadre vivió en paz y murió en paz. Ha sido una gran pérdida, pues El Chino sabía llevar alegría en medio de la tristeza. Aún y estando enfermo, se le veía optimista y proponiendo planes a favor de su club Mauricio Báez y la fundación.

Los doctores le tenían mucho cariño por su trato afable y sus graciosas ocurrencias. Los moradores de Villa Juana, han sentido profundamente su partida y a diario pasan por el club a dar sus condolencias.

Se nos fue un muchacho que gozó los triunfos de los mauricianos, sufrió las derrotas y los golpes de la entidad, como los fallecimientos de líderes mauricianos como los inolvidables profesores, Julio Aníbal Pozo Méndez, Julio Pozo, Yuyo, Nelly Manuel Doñé Maleno, Marianela Pozo Méndez (Nelly), José Martínez (Joseito), Héctor Gómez, Ramón Castillo (El Montante), entre otros.

Gayumbo

El querido Héctor Martínez (Gayumbo), un enfermo y apasionado defensor del club Mauricio Báez.

Viajó a Nueva York hace un buen tiempo, pero nunca perdió el contacto con los mauricianos.

Gayumbo, como era conocido por todos, estaba mejor informado de todo lo que pasaba en Villa Juana, más que nosotros mismos. A veces llamaba para dar sugerencias y plantear cosas internas de la organización. Estaba siempre actualizado y preocupado por su Mauricio Báez.

Antes de fijar residencia en la ciudad que no duerme, cumplió un gran rol en Mauricio Báez. Trabajador, entregado y también igual que El Chino Prieto, gozaba como nadie los triunfos del equipo superior de la barriada de Villa Juana.

La noticia de la muerte de ambos, nos tomó por sorpresa y no ha sido fácil perder a dos hombres de mucha valía, pero sobre todo, apasionados de los proyectos que emprenden los mauricianos.

Si algo nos sirve de consuelo, es saber que fueron dos personas buenas y por tanto, tienen un espacio asegurado al lado del creador.

La madre de Andrés

Está en el cielo igualmente doña Gregoria Montás (viuda de la Rosa), quien vivía en Villa Juana y allí aconsejó, ayudó y siempre tenía un plato de comida para los muchachos del barrio. Doña Gregoria era muy querida. La directiva del club Mauricio Báez ofreció sus condolencias a los familiares.

Andrés de la Rosa, uno de sus hijos, reside en Nueva York, y es un miembro activo de los mauricianos.

Fallecimientos

Gayumbo nació el 14 de septiembre de l951 y murió el 18 de enero del 2021.
El Chino Prieto nació el 2 de marzo de 1957 y murió el 6 de marzo del 2021.
Doña Gregoria nació en abril de 1936 y falleció en enero del 2021.
Hasta mañana, si Dios quiere, dominicanos.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Te Enteraste