Connect with us

Ciclismo

Ciclismo oscuro

En ‘Pedaleando en el infierno’, Jorge Quintana presenta una novela que se puede leer como la fotografía de toda una época marcada por el dopaje en este deporte

1567351166_682026_1567351771_noticia_normal_recorte1Portada del libro ‘Pedaleando en el infierno’.
PEDRO ZUAZUA

A principios de 2006, la Guardia Civil española comenzó a vigilar unos laboratorios de análisis. Existían sospechas de que allí se realizaban prácticas ilegales de análisis y almacenamiento de sangre.

Tras unas semanas de escuchas, se produce el registro de varios inmuebles, en los que se se encuentran bolsas con plasma y glóbulos rojos, anabolizantes, esteroides, hormonas de crecimiento de fabricación china o EPO.

Se detuvo inicialmente a cinco personas. Entre ellas, médicos y responsables de equipos ciclistas.

A finales de junio de ese mismo año se levantó el secreto de sumario. Numerosos nombres de ciclistas —incluido algún ganador del Tour de Francia— aparecían en aquel escrito.

La llamada Operación Puerto, que aún colea, marcó un hito en el deporte, no solo en el ciclismo, y en la lucha contra el dopaje.

En Pedaleando en el infierno (Libros de Ruta), el periodista Jorge Quintana presenta una novela que se puede leer como la fotografía de toda una época.

Biografía de un ciclista en tiempos de penumbra reza el subtítulo del volumen; narra la historia de Lucas Castro desde su infancia hasta que alcanza el deporte profesional.

Castro es un personaje ficticio que tiene mucho de real. Quintana, especializado en ciclismo, ha estado muy pendiente del seguimiento de la Operación Puerto y tiene, además, experiencia en el asesoramiento de ciclistas.

La investigación y los testimonios de primera mano le brindan documentación para construir un relato en torno a una de las etapas más oscuras del lado profesional de la bicicleta de carretera.

M“[…]me gustaría que se tomase esto durante un mes”, dijo el médico.
—“¿Qué es?”, preguntó el ciclista,
—“Eso no se pregunta, hermano. Es secreto profesional[…]”, replicó el galeno.
—“Lo siento, pero me gustaría saber lo que tomo […]”.
—“Es una fórmula magistral que inventé hace muchos años y que le dará mucha fuerza. Confíe en mí. Está en buenas manos. Pero no pida más detalles”.

Vía: El País

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Ciclismo