Connect with us

General

Centenario primera transmisión de un evento deportivo en vivo

El veterano locutor norteamericano Florent Gibson narró en vivo y directo para la emisora Broadcast Westinghouse KDKA de Pittsburgh, Pennsylvania el histórico combate de boxeo Ray-Dundee desde el Motor Square Garden de la ciudad de Pittsburgh hace hoy un siglo.

EFEMERIDES ESPECIAL 11 DE ABRIL 1921:

Por Rafael Baldayac

Hoy se conmemora el centenario de la primera transmisión radial de un evento deportivo en el mundo, un combate de boxeo celebrado el lunes 11 de abril de 1921, entre los peleadores Johnny Dundee, campeón mundial superpluma  y Jhonny Ray quienes se vieron las caras sobre un cuadrilátero en un combate que tuvo como escenario el Motor Square Garden de Pittsburgh, Estados Unidos.

convirtiendo en histórico. Dundee, un boxeador rápido, resistente y con un excelente juego de piernas, se midió entre las 16 cuerdas a Ray, un tipo nacido para boxear, duro como pocos, un pegador nato amante del cuerpo a cuerpo.

Esta velada boxística contó con gran expectación no solo dentro del recinto, sino también fuera del mismo ya que se trató del primer evento relacionado con los deportes que se retransmitió en la radio.

La narración  del match Ray-Dundee estuvo a cargo del veterano locutor norteamericano Florent Gibson para la emisora  Broadcast  Westinghouse KDKA de Pittsburgh, Pennsylvania. El combate, al final, fue declarado nulo.

Mientras que el reportero del periódico local Florent Gibson cubrió  la cobertura de esta cartelera de boxeo que se efectuó el 11 de abril de 1921, transmitida por radio para ser el primer evento deportivo en vivo del mundo por la ondas hertzianas de KDKA de Pittsburgh.

 JOHNNY DUNDEE PRIMER CAMPEON SUPERPLUMA

Johnny Dundee, hermano mayor del famoso entrenador de Muhammad Ali y de otros 14 campeones del orbe, fue el primer campeón de la categoría superpluma o ligero junior  de la historia.

Dundee, se proclama campeón mundial de las 130 libras el 18 de noviembre de 1918. Entre 1935 y 1959 la categoría cayó en desuso, sin que hubiera peleas por el título. La categoría volvió a organizarse mundialmente, con el triunfo de Harold Gomes, el 20 de julio de 1959.

Esta categoría (featherweight 58.97 kg) a partir de 1959 se relanza llenando brillantes páginas en el concierto boxístico mundial.

FOTO: Ray y Dundee, el día del combate que les enfrentó el 11 de abril de 1921.

Superpluma, es una de las 17 divisiones que integran el cuadro  de las reconocidas por los organismos que rigen el boxeo a escala mundial,  apareció en escena sobre el final de la segunda década del siglo XX, nacida  al amparo de la presencia de la TV en la disciplina, ya convertida en un espectáculo de atracción masiva.

Su existencia como tal data de noviembre de 1918, es  decir que su antigüedad suma ya casi 103 años desde su primer monarca, Johnny Dundee  el 18/11/1918 hasta el último,  el mexicano Óscar Valdez al convertirse en campeón Superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al noquear en el décimo round a Miguel Berchelt el 20 de febrero de 2021.

El peso superpluma o peso ligero junior es una categoría competitiva del boxeo y otros deportes de combate, que agrupa a competidores de poco peso. En el boxeo, solo existe en la práctica profesional, abarcando a los púgiles que pesan más de 57,152 kilos (126 lb) y menos de 58,967 kilos (130 lb). En el boxeo profesional la categoría inmediata anterior es el peso pluma y la inmediata superior el peso ligero.

Los superpluma se desactivaron entre los años ´30-50 y no volverían a brillar en el ring sino hasta 1959. Grandes campeones de la categoría han sido entre otros el cubano Eligio Sardiñas, “Kid Chocolate”, campeón entre 1931-33; los estadounidenses Sandy Saddler, Floyd Mayweather y Oscar de la Hoya.

Asimismo los filipinos Gabriel “Flash” Elorde y Manny Pacquiao; los boricuas Samuel Serrano, Alfredo Escalera, Héctor “Macho” Camacho  y Wilfredo Gómez; el nica Alexis Argüello y el mexicano Julio César Chávez y ghanés Azumah Nelson,  el mejor boxeador africano de la historia.

OTROS EVENTOS DEPORTIVOS

El primer partido de béisbol de Grandes Ligas que se transmitió en vivo fue un juego de los Pittsburgh Pirates contra Philadelphia Phillies, los dos clubes de Pensilvania, el cual fue cubierto por el locutor Harold Arlin y transmitido por KDKA el 5 de agosto de 1921.

El fútbol y el tenis se habían transmitido en 1922; para el otoño de ese año, el fútbol estaba programado regularmente en Nueva York.

Graham McNamee, un locutor cachorro, pronto fue convocado por WEAF para transmitir varios eventos deportivos, incluidas las peleas de campeonato y la Serie Mundial a partir de 1923.

McNamee se convirtió en el principal locutor deportivo de NBC, presidiendo fútbol, ​​béisbol y boxeo. Infundió a sus retransmisiones deportivas con interés humano y drama y se convirtió en el primer hombre importante de jugada a jugada.

Graham McNamee de la estación de radio WEAF transmitiendo un juego de béisbol de la Serie Mundial de 1924 en Griffith Stadium, Washington, DC

Biblioteca del Congreso

Ted Hussing se convirtió en la respuesta de CBS a McNamee. Tenía una voz hermosamente suave, con un tono que había logrado en parte al romper y reajustar intencionalmente la nariz.

El polo opuesto de Hussing en la calidad vocal tenía una voz grave, Clem McCarthy, cuyo principal interés eran las carreras de caballos. McCarthy cubrió con frecuencia el Derby de Kentucky, calificando memorablemente las victorias de Seabiscuit y Whirlaway.

Además McCarthy también cubrió el boxeo, siendo un punto culminante su apasionada descripción de la victoria de Joe Louis sobre Max Schmeling en 1938.

También fue popular Bill Stern, quien de 1937 a 1956 tuvo un espectáculo de 15 minutos que ofreció relatos sin aliento y a menudo fabricados de asombrosos eventos en la vida de los grandes del deporte; Stern trató de cubrirse al señalar que las historias eran «algunas reales, algunas de oídas».

A lo largo de los años, los partidos de béisbol y fútbol americano comenzaron a ser transmitidos regularmente dentro de sus mercados locales por locutores deportivos, quienes se convirtieron en las voces oficiales de sus equipos.

Muchos de ellos desarrollaron estilos muy personales con frases de marca registrada, como “¡Qué tal eso!» De Mel Allen después de que un Yankee conectó un jonrón.

Red Barber comenzó a convocar partidos de los Brooklyn Dodgers para el WHN de Nueva York en 1939, y su estilo familiar pero letrado fue una revelación. Gran parte del estilo de Barber se transmitió en televisión hasta bien entrado el siglo XXI por su antiguo socio de radiodifusión, Vin Scully.

FOTO: Mel Allen, c. 1955. Biblioteca del Congreso, Washington, DC (LC-USZ62-112027)

Las primeras transmisiones radiofónicas regulares con programación de entretenimiento comenzaron el 27 de agosto de 1920 en Argentina con el concierto sacro ‘Parsifal’  de Ricardo Wagner.

Fueron tres horas ininterrumpidas de concierto. Tras ese musical se comenzaron a radiar otros acontecimientos, pero ninguno deportivo. Hubo que esperar 21 años para poder escuchar por radio el primer evento en el mundo de los deportes.

Durante el festival el médico y radioaficionado Enrique Telémaco Susini y algunos de sus colegas contaron, con un micrófono desde el Teatro Coliseo de Buenos Aires y una antena en lo alto de un edificio cercano. Tras ese musical se comenzaron a radiar otros eventos relacionados con el entretenimiento.

LAS PRIMERAS TRANSMISIONES DE NOTICIAS

Sin duda, las noticias fueron parte del apogeo de la radio; Una de las primeras transmisiones históricas fue el 2 de noviembre de 1920, cuando KDKA en Pittsburgh firmó —desde un estudio improvisado en un garaje— y un locutor leyó el regreso de la carrera presidencial entre Warren G. Harding y James M. Cox.

El alcance de la estación de 100 vatios se desconocía en ese momento, y se pidió a los oyentes de KDKA que enviaran postales si podían escuchar la transmisión. (Es posible que se hayan sintonizado unos pocos miles de personas).

En 1928, CBS y NBC proporcionaban una cobertura completa en directo desde las convenciones demócratas y republicanas. Cuando ambas cadenas presentaron una cobertura en vivo de la inauguración de Herbert Hoover, recibieron una gran respuesta de los oyentes.

Claramente, el público quería más noticias en la radio. La radio podía transmitir noticias tal como sucedía, lo que los periódicos no podían hacer.

A fines de la década de 1920, la industria de los periódicos vio la radiodifusión como una amenaza distinta e impuso restricciones a las estaciones de radio que utilizaban los mismos servicios de cable que suministraban los medios impresos; las historias no debían difundirse hasta que ya hubieran aparecido en los periódicos.

Como resultado, las redes nacionales comenzaron a construir sus propios servicios de recopilación de noticias. A principios de la década de 1930, la cobertura de noticias por radio aumentó en calidad y cantidad.

Las historias clave cubiertas por la radio incluyen el primer discurso inaugural de Franklin D. Roosevelt el 4 de marzo de 1933; el secuestro del hijo pequeño del aviador Charles Lindbergh y el posterior juicio de Bruno Richard Hauptmann; y el choque del Hindenburg.

A medida que las noticias se convirtieron en una parte integral de cada día de transmisión, varios comentaristas y periodistas se hicieron famosos.

HV Kaltenborn fue uno de los primeros comentaristas de radio, debutando en una serie de radio en 1922; se hizo conocido por sus análisis instantáneos y lúcidos de los acontecimientos noticiosos a medida que ocurrían.

Su capacidad para traducir varios idiomas lo hizo especialmente valioso a medida que aumentaron las tensiones en Europa en la década de 1930.

Lowell Thomas, un aventurero trotamundos, trajo su experiencia a la radio en 1930 y continuó transmitiendo sus noticieros diarios de 15 minutos hasta mayo de 1976.

Las transmisiones de Thomas estaban libres de prejuicios personales; esto no se puede decir de Walter Winchell, quien sin aliento recitaba una combinación de noticias y chismes del mundo del espectáculo, muchos de ellos mordaces, puntuados por los puntos y guiones de una tecla de telégrafo.

HISTORIA DE LA RADIODIFUSIÓN EN LOS ESTADOS UNIDOS

El primer el  programa de radio de que se tenga noticias en los Estados Unidos fue transmitido por Reginald Aubrey Fessenden desde su estación experimental en Brant Rock, Mass., en la víspera de Navidad de 1906.

FOTO: Los locutores de noticias estadounidenses Edward R. Murrow (izquierda) y William L. Shirer (derecha).

Dos selecciones musicales, la lectura de un poema y una breve charla aparentemente constituyeron el programa, que fue escuchado por los operadores inalámbricos de barcos en un radio de varios cientos de millas.

Tras la relajación de las restricciones militares sobre la radio al final de la Primera Guerra Mundial, muchas estaciones de radio experimentales, a menudo equipadas con aparatos caseros, eran operadas por aficionados.

El alcance de tales transmisiones era de solo unas pocas millas, y el aparato receptor necesario para escucharlas estaba principalmente en manos de otros experimentadores, quienes, como los locutores, tenían la radio como pasatiempo.

Entre las principales personalidades de este período temprano se encontraba David Sarnoff, más tarde de la Radio Corporation of America y la National Broadcasting Company, quien primero, en 1916, previó la posibilidad de un receptor de radio en cada hogar.

CRECIMIENTO DE LA RADIO COMERCIAL

Desde este comienzo, la evolución de la radiodifusión fue rápida; muchas personas que querían escuchar música desde el aire pronto crearon una demanda de receptores que fueran adecuados para el funcionamiento por parte del profano.

El aumento en el número de oyentes a su vez justificó el establecimiento de estaciones especialmente con el propósito de transmitir programas de entretenimiento e información.

La primera estación de radio comercial fue KDKA en Pittsburgh, que salió al aire en la noche del 2 de noviembre de 1920, con una transmisión de los resultados de las elecciones presidenciales de Harding-Cox.

El éxito de la transmisión de KDKA y de los programas musicales que se iniciaron a partir de entonces motivó a otros a instalar estaciones similares; un total de ocho estaban operando en los Estados Unidos a fines de 1921.

La popularidad de estas primeras estaciones creó dos posibles fuentes de apoyo financiero para compensar los costos operativos de la transmisión.

Primero, existían posibilidades de lucro en la fabricación y venta de equipos de recepción de radio y, segundo, la fama alcanzada por los organismos que operaban las primeras estaciones de radiodifusión llamó la atención sobre el valor de la radiodifusión como medio publicitario.

La publicidad se convirtió eventualmente en el principal medio de apoyo para la radiodifusión en los Estados Unidos.

Entre 1921 y 1922, la venta de receptores de radio y de componentes para su uso en la construcción de viviendas de dichos aparatos inició un auge que fue seguido inmediatamente por un gran aumento en el número de estaciones de transmisión. Para el 1 de noviembre de 1922, se habían autorizado 564 estaciones de radiodifusión.

El uso de líneas telefónicas de larga distancia en 1922 para conectar una estación de radio en la ciudad de Nueva York con una en Chicago para transmitir una descripción de un partido de fútbol americano introdujo una nueva idea en la radiodifusión.

En 1926, la National Broadcasting Company compró WEAF en Nueva York y, utilizándola como emisora ​​de origen, estableció una red permanente de emisoras de radio a las que distribuía programas diarios.

Algunos de estos programas fueron patrocinados por anunciantes y proporcionaron ingresos tanto a la red como a sus estaciones asociadas, mientras que otros fueron respaldados por la red, y una parte del tiempo se reservó para funciones de servicio público. ///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in General