Connect with us

Te Enteraste

Ayanna Cabrera recuerda momentos inolvidables con su padre

Hugo R. Cabrera Lora es un ícono del baloncesto en República Dominicana. Sus compatriotas lo tienen en alta estima. Lo llaman: El Inmenso, El Inmortal.

Hugo Cabrera/ Fuente Externa

Por Leo Corporán

Cuanto más oscura es la noche, más brillantes son las estrellas. Cuanto más profundo es el duelo, más cerca está Dios.”
Fyodor Dostoyevsky
“El dolor es una fruta. Dios no las hace crecer en ramas demasiado débiles para soportarlas.”
Víctor Hugo

Comparto con ustedes estas conmovedoras palabras de Ayanna Cabrera, pronunciadas en Nueva York, en el velatorio del Inmenso e Inmortal del Deporte: Hugo Cabrera, quien falleció el pasado jueves.
Veamos:

“Hay algo en tener un ícono como padre. Todo el mundo lo reclama, lo ama, quiere honrarlo. Quiere alinearse con su grandeza. En vida y en muerte. Hugo R. Cabrera Lora es un ícono del baloncesto en República Dominicana. Sus compatriotas lo tienen en alta estima. Lo llaman: El Inmenso, El Inmortal. 

Fue el primer jugador dominicano en ser reclutado en la NBA. Él hizo mucho por el baloncesto en su país. Su legado en el baloncesto está bien documentado. Tuve el placer de escuchar a multitudes, gritando ¡Hugo! ¡Hugo! ¡Hugo!. 

Cuando mi hermano Ricky y yo pasábamos los veranos en Santo Domingo, la gente golpeaba las ventanillas de nuestro coche, cuando entrábamos y salíamos del Palacio de los Deportes, gritando y procurando estar cerca de él.

Más que baloncesto

Mi padre era mucho más que baloncesto. También fue un hijo dedicado a su madre Bolivia hasta su muerte. Fue esposo de su dulce corazón de secundaria, nuestra madre, Dianna Bodie. (Soy la Única Niña) y Hugo Ricardo Rick Cabrera. Le dimos 7 nietos a quienes amaba mucho: Mikayla, Anaya, Jaden, Kyla, Braxton, Kerry (Tripp) y Landon (The Artist, así lo llamaba) Luchó tan duro para vivir, solo por este legado. No quería perderse ninguna parte de las experiencias de sus nietos. Hugo también se casó con Yvette Burgos, de donde vino nuestro hermano menor, Javier Hugo Cabrera. Hugo tenía 2 hermanas y 4 hermanos. 

Su primer hermano y hermana de la abuela Bolivia, fueron la tía Fátima y Milto. Era tío de sus sobrinas de Nueva York, Germaine Marzouka y Fannie Marzouka.


Vivencias
Pasamos momentos divertidos cuando papá volvía a casa. Nos pasaba a buscar a Ricky y a mí y nos íbamos a su casa en Brooklyn.

Él era la superestrella, pero nosotros, los 4, éramos su entretenimiento. Hugo también tiene otra hermana, Marciel y 3 hermanos: Marco, Fabricio y Ascier del abuelo Cabrera. Tiene una sobrina y un sobrino, Massiel y Oscar. Mi querido padre asistió a Brandeis High School en la ciudad de Nueva York, donde a los 15 años le dijeron que iba a jugar baloncesto. 

No tomó una pelota de baloncesto hasta los 15 años. Fue reclutado para ir a la universidad. Eligió ir a la Universidad Estatal del Este de Texas. Fue incluido en el Salón de la Fama del Baloncesto en 2009 en ETSU (TAMUC). 

Amaba su universidad.
Viajó por el mundo, jugando el juego que aprendió cuando era adolescente. Ser un atleta profesional en ese entonces, no era glamoroso, pero es lo que nuestro padre hizo y lo hizo bien. 

No solo era un hijo, esposo, padre, hermano, tío y abuelo. Fue un mentor y entrenador. Después de retirarse del baloncesto, se incorporó a las Escuelas Públicas de Miami Dade y obtuvo el título de entrenador. 

Por supuesto que sería entrenador de baloncesto, pero también se convirtió en una influencia positiva en la vida de muchas personas, que nunca rebotaron una pelota de baloncesto. Trabajó en Killeen High School y Hialeah Gardens High School. 

Trabajó para el distrito durante más de 20 años. Entrenó equipos en Brasil y otros países. Ayudar a la gente era su pasión. Hugo amaba todos los deportes. 

Sus equipos favoritos eran los Yankees y los Knicks. A él también le gustaba el Heat. Se propuso venir a Texas varias veces para llevar a sus nietos a ver a los Yankees jugar contra los Rangers. Era un amante de la música Motown.

Historiador

Él era historiador y yo seguí sus pasos. Nuestro padre tenía una voluntad fuerte. Amaba a su familia. Le encantaba reír y disfrutar en las fiestas.

Nuestra familia agradece infinitamente al pueblo dominicano, que ha reconocido en mi padre a un dominicano ejemplar. Nuestra deuda es eterna y nuestro compromiso mayor, de tener un comportamiento a la altura de todo lo que hizo nuestro padre Hugo, en vida.”

Hasta mañana, si Dios quiere, dominicanos

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Te Enteraste