Connect with us

Medicina Deportiva

¿Alguna vez te sonaste los dedos? Aquí la explicación

Es realmente curioso el sonido que se produce cuando tronamos los dedos u otras partes del cuerpo, ¿no lo crees?

shutterstock-508360594_12912410_20191227191600

Probablemente no puedas evitar sonarte los dedos… ¡Es que es un sentimiento tan satisfactorio! Hay quienes incluso desarrollan un tic y no pueden parar. Pero no es sólo con los dedos, no, sino con cualquier articulación de tu cuerpo. El cuello y la espalda son los otros dos favoritos de la mayoría de la gente.

Pero, ¿por qué podemos hacer esto? Interesante pregunta. Aquí responderemos eso y mucho más.

La explicación

Las articulaciones permiten que haya una unión flexible entre huesos, o bien entre huesos y cartílagos.

Si bien no todas deben tener movilidad, esa característica se aplica a la mayoría de ellas.

Hay dos grandes grupos de articulaciones, las sólidas (que suelen tener un movimiento más reducido que las otras y conectan superficies adyacentes entre sí) y las sinoviales (en las que los componentes esqueléticos están separados por una cavidad articular).

Estas últimas tienen líquido sinovial, una sustancia viscosa formada por plasma filtrado.

Ahora, la clave está en este líquido que te acabamos de nombrar, así que préstale atención.

Esas articulaciones que se caracterizan por su presencia tienen membranas sinoviales, donde naturalmente almacenan la sustancia.

Cuando te mueves y tus articulaciones se flexionan, la mecánica hace que la membrana se compacte y la sinovia salga, lo que mantiene a la unión entre huesos lubricada para reducir la fricción.

Además, otra función importante que recae en ella es la absorción de un golpe: la sinovia es un fluido no newtoniano (quizá lo conozcas de esos divertidos experimentos que se hacen con avena y agua), por lo que cuando se la somete a ciertos niveles de fuerza, como en un golpe o en un impacto cualquiera, se vuelve bastante más densa, para luego volver a su estado original.

¿Alguna vez te sonaste los dedos? Aquí tenemos la explicación detrás

Entonces, ¿qué tiene que ver esto con sonarse las articulaciones? Para ilustrarlo mejor, tomemos el ejemplo más común, el de los dedos.

Entre las falanges que lo componen, hay articulaciones que contienen sinovia. Cuando te truenas los dedos, lo que estás haciendo es expandir el espacio que hay entre los huesos.

Piensa cuando los estiras… es como si estuvieses separando sus partes, y de alguna manera eso es lo que estás haciendo.

Cuando aumentas ese espacio, el volumen de líquido sinovial no es suficiente para llenarlo por completo, por lo que los gases que están generalmente disueltos en él, forman rápidamente burbujas que luego explotan y causan ese característico sonido que tanto nos gusta. Hasta que puedan formarse de vuelta, pasan al menos unos 20 minutos.

La pregunta que todos se hacen

¿Es malo sonarse los dedos? La verdad es que no causa mayores daños. Se suele creer que puede causar artritis y eso sí que no es cierto, pero podría hinchar las manos o reducir un poco su fuerza.

De todos modos, no es demasiado dañino, aunque es recomendable tronarse de una forma particular: tirando de la punta hacia fuera, sin doblarlos. De cualquier manera, consulta con un médico para eliminar todas las dudas.

Vía: Diario Libre

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Medicina Deportiva