Connect with us

Al Bat

Al Bat: Béisbol y retroalimentación

Los contenidos de ésta, su columna, siempre se enriquecerá con la inclusión y participación de sus opiniones/comentarios, sean de seguimiento a un tema o bien inicio de otro.

Por Jesús Alberto Rubio

Ya sabe usted amigo lector que Al Bat también es sinónimo de retroalimentación. 

El plantear, describir, narrar tópicos o hechos relevantes del deporte rey no lo concibo sea expuesto solamente de manera unilateral/vertical. 

Los contenidos de ésta, su columna, siempre se enriquecerá con la inclusión y participación de sus opiniones/comentarios, sean de seguimiento a un tema o bien inicio de otro.

Hoy le tengo ejemplos vivos de muy alto interés; el primero, proveniente de Villa Clara, Cuba; el segundo, de Ensenada. BC, y el tercero, desde Guanajuato:

ALEXANDER VICET:

“Excelente… estimado amigo Jesús Alberto Rubio Salazar. En Cuba, Josh Gibson también hizo HISTORIA jugando en varios equipos incluyendo el de mi ciudad Los Leopardos de Santa Clara.

Le comparto unas líneas de un trabajo presentado en nuestra Web en homenaje a esta super ESTRELLA:

Para el último tercio de la temporada invernal cubana de 1937-38 Gibson llegó como refuerzo de los Leones del Habana y a pesar de sólo jugar 16 partidos, promedió .344 en 61 veces al bate con 3 jonrones,13 impulsadas, slugging de .697, 12 boletos y apenas 4 ponches. 

Pero lo mejor estaba por llegar.

Emilio de Armas le pagó a Gibson para la campaña 1938-39 con el Santa Clara 130 dólares por mes, más incentivos, al igual que a Ray Brown. 

Esa temporada se volvió inolvidable gracias a un monstruoso estacazo de Gibson, el 22 de octubre de 1938, ante Manuel “Chino” Fortes del Cuba en La Boulanger de Santa Clara. 

De acuerdo a los testigos la bola pasó ampliamente sobre la cerca y terminó su vuelo cuando impactó con una veleta de una tienda de comestibles ubicada en los fondos del estadio.

Declaró González Echeverría que Charles Monfort Subirats, un archivista independiente del béisbol cubano, midió la distancia tiempo después –antes de que desaparecieran la Boulanguer y la tienda de comestibles–, afirmando que la bola voló nada más y nada menos que 704 pies. 

Sin embargo, otras fuentes hablan entre 595 y 600; de todas formas, igual de gigantesco. 

El slugger lideró las anotadas con 50, los boletos con 33, remolcó 39 hombres, conectó 58 hits en 163 veces al bate para promedio de .356 en 42 juegos con 7 dobles, 3 triples y un slugging de .638.

Además, algo relevante con aquella ofensiva con la que demostró de qué estaba hecho: estableció récord para la liga de 11 estacazos, una marca que solo pudo ser superada años más tarde cuando el calendario de juego se amplió significativamente”.

RUBÉN DAVIS (Ru Davis):

Desde la bella Ensenada, nos dijo:

“Amigo, un gran saludo. Don Manolo Fortes mencionaba que la afición en Veracruz de aquellos años era de oro y que ellos, los cubanos del béisbol, eran idolatrados al grado que los trataban como jefes de estado. 

Por ello siempre afirmaba que él prefirió jugar en México, porque al Negro se le trataba con dignidad y respeto. 

Manolo amaba a la afición mexicana y al béisbol de nuestro país.

Fortes era blanco; sin embargo, no soportó –según decía– las injusticias y menosprecios del béisbol de EU. Mil veces prefirió el jugar en el Polo Grounds –escenario también de las Ligas Negras–, que en el Yankee Stadium.

Ru Davis, de cierre, advirtió que tuvo el privilegio de conocer a Manolo Fortes cuando vivió en Cd. Juárez, Chihuahua, donde murió sus 94 años de edad, el 19 de septiembre de 2007. 

(En mi Facebook BEISBOL E HISTORIA puede disfrutar una entrevista que le hicieron Rubén Davis y el doctor Jaime Cervantes Pérez (De Puebla de los Ángeles) a Manolo Fortes), donde incluso se abordan diversos aspectos sobre la vida del gran cubano, ya verá). 

JORGE CERVANTES JÁUREGUI:

“Saludos estimado Jesús y muy buenas notas sobre la reciente y trascendente noticia relacionada a las Ligas Negras. 

Con toda justicia se ha hecho reconocimiento oficial de MLB hacia aquel beisbol donde se registró cuánta historia.

Caray, una notable decisión, hasta para producir una película, un documental o un libro enaltecedor sobre tan grande tema”.

Jorge nos hizo llegar dos capítulos de su autoría –lo cual ayer se los compartí–,  porque como él bien apunta, toman vigencia por lo siguiente: la visita a Guanajuato en 1935 de los Pittsburgh Crawfords, con su pléyade de estrellas encabezadas por Josh Gibson, Oscar Charleston, James Cool Papa Bell y Judy Johnson.  

Su visita, Jesús, está conceptuado como el evento más relevante en la histórica de nuestro añejo parque de beisbol “Aguilar y Maya” (San Jerónimo). 

Tan rica aportación del amigo y colega historiador de beisbol, además de académico en el Departamento de Química de la División de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Guanajuato, por su relevancia, también la incluí en mi blogspot redesbeisbolhttp://beisbolredes.blogspot.com/

1 Comment

1 Comment

  1. Juan cordero millan

    diciembre 21, 2020 at 1:10 am

    Yo conocí a un Manolo fortes que me dio clases de béisbol en los años sesentas, cuando yo era un niño, aquí en navolato Sinaloa, quiero saber si es el mismo de este reportaje, de hecho conservo una foto de entonces

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Al Bat

A %d blogueros les gusta esto: