Connect with us

Opinión

Accesibilidad de los jóvenes dominicanos a LIDOM

Como ocurre con los niños que no tienen acceso al deporte, de la misma manera sucede que los jóvenes dominicanos no tienen acceso a sus ligas profesionales.

DEPORTE GLOBAL

Gilberto Soriano R.

Abogado- Presidente ADODEP

 

Recientemente escribimos un artículo sobre la accesibilidad al deporte de los niños y adolescentes de nuestro país. Aunque pareciera un caso aislado, pero un estado es el resultado de la sincronización del diseño de unas políticas públicas, y en la ausencia de estas, como sucede, en el deporte se genera toda una distorsión desde la base hasta lo profesional.

Como ocurre con los niños que no tienen acceso al deporte, de la misma manera sucede que los jóvenes dominicanos no tienen acceso a sus ligas profesionales.

El supremo interés de un Estado en el diseño de unas políticas públicas son los niños, y eso se traslada en todo el tejido del cuerpo de una nación y la liga profesional de un país es parte de este diseño, por consiguiente  representa una fuente de inspiración para los niños impulsándolos a soñar para participar en ellas.

Vamos a tomar como ejemplo que se está celebrando el torneo más tradicional de nuestro país que es el Torneo de Beisbol Profesional Otoño-Invernal, para dar a conocer dos aspectos fundamentales que son la negación del acceso de los jóvenes dominicanos a dicha liga y la supresión del beisbol de la geografía nacional que es producto de la ausencia  de un sistema deportivo nacional.

Solo tenemos que observar cómo se desarrollan las ligas profesionales en el plano internacional donde el Estado tiene una prioridad de colocar al niño y al adolescente como el centro de sus políticas públicas. Por ejemplo, el futbol donde cada jugador entra con un niño agarrado de manos, en el tenis ATP los niños son los boleros y en el caso de las grandes ligas es mucho más paradigmático, ya que que cada año la MLB organiza un juego de beisbol en un play de pequeñas ligas, no obstante el beisbol en Estados Unidos nace en la escuela.

La Liga de Beisbol Profesional de la Republica Dominicana (LIDOM) nace en el año 1955, en ese entonces el Beisbol Amateur estaba organizado desde lo local, provincial, regional y nacional. Es decir, existía en nuestro país un reflejo del modelo deportivo ideal en una sociedad dominicana que era más rural que urbana, la distorsión histórica es que aunque los jóvenes para jugar con la LIDOM siempre han tenido que firmar con un equipo de grandes ligas.

A diferencia de lo que ocurre hoy en día, los scouts de esos equipos tenían que ir a los famosos juegos de Amateur que se desarrollaban en los distintos lugares del país para cazar los talentos. De esa manera se consolidaban en el territorio dominicano los intercambios deportivos y un sistema de participación que producía los talentos sin afectar la práctica generalizada.

Nuestro país ha vivido un proceso involutivo con el beisbol hasta el punto de  que ya no existe el Beisbol Amateur, eliminando el espacio que tenían los jóvenes dominicanos para desarrollar sus habilidades a nivel nacional.

El Concepto Neoliberal en el Beisbol

En el año 2000 la liga firmó un acuerdo con la MLB, Winter Agreement League, donde se establecía un draft de los jóvenes firmados por los equipos de grandes ligas. Todos recordamos que la manera como se vendió ese acuerdo era que la liga iba a ser más competitiva, lo cual no es cierto, partiendo de la estadística en los últimos 20 campeonatos donde los equipos han ganado  Águilas (7), Licey(6), y Leones(4) campeonatos, es decir, que el 50% de los equipos que conforman la liga han ganado el 85% manteniéndose la misma tendencia histórica.

El hecho factico es que ese acuerdo ha sustituido el beisbol a nivel nacional por programas, manejados por buscones que han eliminado casi en su totalidad la estructura histórica de este deporte que tenía nuestro país para dar paso a un modelo exclusivamente comercial, en perjuicio de nuestros niños y adolescentes.

Para muchos especialistas en materia laboral, se realiza un trabajo infantil que está penalizado por ley y en muchos casos con la ausencia del pan de la enseñanza. Asimismo , República Dominicana es el país que más produce peloteros de grandes ligas, donde se realiza un draft de nativos, y un jugador de dos equipos archirrivales, como las  Águilas y el Licey, puede ser parte de los equipos contrarios. No me imagino ver semejante aberración, un jugador de los Yankees pasar a jugar en una misma temporada con los Medias Rojas de Boston y viceversa.

Aunque la Ley General del Deporte 356-05 en su capítulo 15, artículo 75 ordena “Las actividades deportivas profesionales deberán contribuir al fomento y desarrollo del deporte aficionado, a través de entidades que rigen dicha disciplina en la demarcación en que se realice, a fin de compensar esa actividad. En ningún caso, la práctica del deporte profesional puede perjudicar o menoscabar el deporte aficionado”.

El deporte profesional no debe ir en detrimento del Deporte Amateur, y eso es lo que ha venido ocurriendo en República Dominicana en las últimas dos décadas de forma acelerada, aun con la designación para esos fines de un comisionado para el deporte profesional, que viene siendo una figura puramente decorativa bajo el esquema actual que impera en nuestro país.

Algunos equipos tienen más de 100 años de tradición, sin embargo estos no son la marca de la liga, la marca es el Beisbol. Para que nuestros amigos lectores tengan una idea, vamos a ilustrar lo que sucede con los peloteros dominicanos.  Podemos hacer un símil  como hace una empresa extranjera que toma nuestro oro, lo procesa y luego lo devuelve  en prendas que son consumidas por todos nosotros.

Eso mismo ocurre en RD donde la MLB toma nuestros talentos y nos lo devuelve en forma de préstamo, y no es que este mal, el desafío radica tal como sucedía en el pasado que existía una estructura deportiva en toda la geografía nacional que era el vehículo que llevaba el talento dominicano hacia el profesionalismo.

Lo lógico y lo natural que sucediera fuera que esa estructura nacional diera paso a consolidarse y que el sistema educativo dominicano fuera parte de esa transformación, a tal punto que hoy en día esa estructura tuviese la capacidad de moldear nuestro talento y generar la oportunidad para que nuestros jóvenes dominicanos no tengan a necesidad de ser contratados en un equipo de grandes ligas para poder jugar en su propio país.

De esa manera obtendríamos el sistema deportivo dominicano en capacidad de darle la oportunidad a todos los jóvenes en su desarrollo integral y sin discriminación.

Si el Estado Dominicano y la LIDOM comprendieran el concepto neoliberal que se esta aplicando en esa industria, que se ha llevado de raíz nuestro beisbol Amateur en todo el territorio nacional hasta el punto que aun siendo el deporte rey su temporada es de solo tres meses. Esto le ha cerrado la brecha a un joven dominicano para que pueda acceder de manera directa. El próximo paso será eliminar por completo nuestras tradiciones.

La Asociación Dominicana del Derecho Deportivo (ADODEP) propone, que la única vía para corregir un error histórico que ha gravitado a pesar de los años afectando los intereses colectivos de la nación, es la reconstrucción de un nuevo modelo deportivo como lo establece la Constitución Dominicana desde el sistema educativo y que sea la base del deporte nacional.

Las ligas profesionales deben aportar al desarrollo humano y esto solo es posible desde la escuela.

SEPA MAS.-

  1. En Estados Unidos la industria que gravita en el deporte nace desde el sistema educativo.

  1. En República Dominicana el deporte ha dado un giro estrictamente a lo comercial afectando el acceso al deporte y la práctica generalizada.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión