Connect with us

Boxeo

Santico Sosa puso a sudar a Floyd Mayweather

Este jovencito que no tenía nombre, se portaba como un hombre sobre el cuadrilátero, plantado frente a frente con el boxeador considerado el mejor libra por libre del momento

Santico Sosa/ Fuente Externa
Tuto Tavarez

 

SANTIAGO.- Ante la jerarquía de un peleador como Floyd Mayweather, las posibilidades de que el dominicano Victoriano (Santico) Sosa se escapara de un knocout fulminante eran exiguas.

Las redacciones de los periódicos solo estaban esperando en qué asalto terminó el combate, para enviar la nota a la rotativa.

Tanto Mayweather como los integrantes de la esquina, comenzaron a mirar con preocupación, la campana sonaba una detrás de otra, terminando un asalto y dando inicio al siguiente.

Este jovencito que no tenía nombre, se portaba como un hombre sobre el cuadrilátero, plantado frente a frente con el boxeador considerado el mejor libra por libre del momento.

Foto 1 Santico Sosa contra Mayweather

Mayweather no había tenido que sudar tanto en una pelea y el quisqueyano Sosa seguía con valentía espartana, dando y recibiendo sin intimidarse.

La asombrada esquina pedía al estadounidense poner el pie en el acelerador, pero el dominicano seguía respondiendo con valentía y demostrando que sabía boxear.

Cuando terminó el pleito, Santico estaba de pie, fresco y a un costado del árbitro esperando la decisión, que naturalmente era para el niño mimado, el que era una máquina de hacer dinero.

Mayweather se viró hacia donde Santico, lo felicitó y le dijo que se merecía una revancha, pero eso no estaba en los planes de sus manejadores y después de aquel 19 de abril de 2003 no se volvieron a ver sobre el ensogado.

Al año siguiente, en fecha 28 de febrero del 2004, Sosa enfrentó al monarca Miguel Cotto en el MGM Grand, de Las Vegas, donde tampoco tuvo suerte y perdió en el cuarto capítulo.

 

La gran oportunidad de coronarse campeón del mundo, le llegó a Sosa contra Paul Spadafora, un ídolo de Verona donde montaron el combate, el cual tenía en juego el título de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Solo los jueces locales vieron ganar a Spadafora y se presionó una revancha que nunca llegó, aunque el público de Verona quería ver de nuevo a Santico y fue a pelear contra Harold Warren en el mismo escenario y bajó con el triunfo, pero no había en juego faja.

Para llegar a esos pleitos mundialistas Santico Sosa había ganado y defendido el título de la Fecarbox, contra Francisco Álvarez, Hilario Guzmán y Edward Mota.

Además el cetro nacional contra el experimentado Freddy (Italo) Cruz a quien dio la revancha y también lo venció.

Luego de medirse con Miguel Cotto realizó cinco combates más y salió airoso en todos.

Se impuso a Marteze Loga en Verona, Marcos Hernández, Darwin Padrón, Leonardo Espinal y Francisco Campos en el Paradise Theather, del Bronx a quien noqueó.

Santico Sosa era manejado por Pedro Ramón Guzmán, quien además le enseñó a hacer buen uso del dinero, lo que le permitió retirarse con buenas facultades y vivir en Santiago sin los estragos que hace este deporte en la anatomía.

Se retiro con marca de 42 victorias, 31 de ellas por knocout, cuatro derrotas y dos empates.

Como amateur representó la República Dominicana en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, donde quedó en cuarto lugar, cerca de la medalla de bronce.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Boxeo