Connect with us

Opinión

Siempre con la verdad: Buena designación

Jorgito, como es conocido por sus amigos, tiene todo el apoyo del Ministerio de Deportes, sobre todo, del técnico dominicano, Miguel Camacho, quien conoce las potencialidades gerenciales del joven funcionario.

Jorge Roberto Rodríguez/ Fuente Externa

Ramón Rodríguez, presidente de Abadina

Por Ramón Rodríguez

 

Se le atribuye a Plinio el Joven, aunque Cervantes, después hace uso de ella, la frase de que ‘’Ningún libro puede ser tan malo, que no encierre en él, algo bueno’’. Es una constante en el trajinar de la vida, la famosa ley de los contrarios. Mientras algunos desarrollan una gran capacidad para la vagancia y las discusiones estériles, hay otros que hacen del trabajo y el compromiso social: un sacerdocio.

Eso ocurre en el olimpismo dominicano, mientras algunos federados se muestran arrogantes, incapaces de concertar acuerdos armoniosos para el deporte, el ministro de Deportes, Francisco Camacho, acaba de presentar la otra cara de la moneda al escoger acertadamente al joven: Jorge Roberto Rodríguez, como nuevo titular de la Dirección de Deportes del Distrito Nacional.

Jorgito, como es conocido por sus amigos, tiene todo el apoyo del Ministerio de Deportes, sobre todo, del técnico dominicano, Miguel Camacho, quien conoce las potencialidades gerenciales del joven funcionario. Un paso importante que acaba de dar Jorge Rodríguez, al frente de esa dirección de deportes, ha sido la integración para los trabajos barriales, de la inmortal del deporte: Cosiri Rodríguez.

Pienso que Francisco Camacho ha hecho una muy buena elección, y el solo hecho de que en tan poco tiempo, esa dirección haya fijado su atención en los clubes deportivos y culturales, así como de ser soporte para que los líderes de las instituciones deportivas, sirvan de orientadores en sus comunidades para combatir la covid, es un indicativo de que el joven incumbente, podría hacer una excelente gestión, si se mantiene humilde y consciente de que escuchar las ideas y propuestas de los demás, es una gran virtud.

Mientras exista la maldad, envidia, egoísmo y resentimiento de quienes no soportan el progreso ajeno, siempre habrá obstáculos en el camino hacia el éxito.

Por ejemplo: la escogencia de Francisco Camacho como ministro de Deportes, no ha sido la obra de un milagro, sino, el reconocimiento a un trabajo leal y constante en el proyecto del hoy presidente de la República: Luis Abinader.

Igual ha ocurrido con Jorgito Rodríguez. Trabajó como el que más y hoy se le reconoce su sacrificio. Y se le coloca en el lugar apropiado, pues desde niño ha estado vinculado a los deportes, a través del club Los Prados.

Jorgito no tiene por donde fallar. Todas las condiciones están dadas para que la semilla en la Dirección de Deportes del Distrito, germine con frutos sanos y abundantes para el beneficio del deporte en sentido general. Tiene el apoyo del Ministerio de Deportes y de su eterno mentor: Jorge Ramírez, exdirector Administrativo de Miderec y un reconocido deportista dominicano.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Opinión