Connect with us

Toques

TOQUES: Los 57 años del Mauricio Báez

Cuando presencio la vida del Club Mauricio Báez, siempre hago la interrogante, ¿cómo se sentirán a lo interno, los hombres y mujeres responsables de esa gran acción humanitaria?

Una de las edificaciones del Club Mauricio Báez, en el sector Villa Juana, Santo Domingo/ Fuente Externa

 

Por Héctor García

La brillante y excelente labor educacional, de salud y de toda índole que desarrolla el club deportivo y cultural Mauricio Báez, es difícil de medir.

En lo que a mí respecta, he usado cinta métrica tratando de conocer la longitud de esa obra de bien y no lo he logrado.

Muy a menudo hago ruta por la zona donde se ubican los centros educacionales y la Fundación Mauricio Báez, al presenciar la cantidad de personas que los visitan me detengo y observo sorprendido.

En los centros educativos, millares de niños de rostros alegres, bien uniformados, educadores jóvenes y adultos, atentos a sus quehaceres y monitores deportivos dedicados.

Por el lado de la Fundación, personas en sillas de ruedas, bastones, otros de la mano de familiares, entran con caras de tristezas y al salir se notan rostros diferentes.

Continúo mi ruta y casi me olvido de que voy conduciendo, por la concentración y satisfacción que llevo por lo que termino de mirar.

¡Qué útil es el Club Mauricio Báez, para los lugareños, no solo de Villa Juana, sino de la Capital dominicana!

Cuando presencio la vida del Club Mauricio Báez, siempre hago la interrogante, ¿cómo se sentirán a lo interno, los hombres y mujeres responsables de esa gran acción humanitaria?

Y es ahí cuando uso la cinta métrica, que no me dan para medir esa labor. Sus valiosos aportes a la comunidad constituyen  modelo en  aspectos vitales.

La entidad arribó la semana pasada, día 11 de septiembre a 57 años de su fundación, toda una vida y por ende, es propicia la oportunidad para saludar a todos y cada uno de sus ejecutivos y miembros.

Reconozco esa brillante y excelente vida de bien de los ejecutivos del Mauricio Báez, quienes han implantado, generación tras generación, un legado de constancia, eficiencia y rectitud, que augura futuras responsabilidades.

Vaya pues, mis felicitaciones a todos en el Mauricio, en especial a Leo Corporán,  líder histórico de la entidad, legado heredado en vida por su hijo César Heredia Guerra, presidente de la Fundación.

En el más allá reciban mis saludos Nelly Manuel Doñé y Nelly Pozo, fundadores y trabajadores incansables del club.

Ellos forman el equipo verdadero campeón del país, pues su trabajo es de todos conocido.

Lleguen, pues los saludos a todos los amigos del Club Mauricio, quienes aportan con suma confianza sus granos de arena a esa digna labor.

Siéntanse orgullos, amigos del Mauricio Báez, por esa gran labor, la que, la sociedad dominicana valora en todos sus aspectos.

¡Celebremos todos el 57 aniversario del Club Mauricio Báez!

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Toques