Connect with us

Toques

Víctor Víctor, softbolista

Allí hubo un buen grupo, el Padre Bazán, Johnny Nouel (fallecido), José Guillermo Sued, Manuel Villa, Leonardo Aguilera, Tamara Cruz, (fallecida) Ciprián Martínez (Cipri Mar), Juan Francisco, Rodolfo Vanderhorts, Jaime Tomás Carela, Ricardo Rodríguez Rosa y los hermanos Manuel y Vinicio Ven, entre otros

Víctor, Víctor/ Fuente Externa

 

 

Por Héctor García

 

 

Cuando un amigo se va

Queda un espacio vacío

Que no lo puede llenar

La llegada de otro amigo.

Cuando un amigo se va

Una estrella se ha perdido

La que ilumina el lugar

Donde hay un niño dormido.

De la pluma de Alberto Cortez, dedico esas estrofas a mi amigo, casi hermano Víctor Víctor, quien murió el jueves 16 de julio 2020, por la tarde.

Nos conocimos muchachos cuando iniciamos el bachillerato en el liceo Ulises Francisco Espaillat, de Santiago, cuando estaba en el sector Los Pepines.

Luego a principio de la década de los 70, bajo la dirección de Lucía Vanderhorts, integramos el personal de Radio Libertad, de Santiago, una de las más populares del Cibao, que era propiedad de Abraham Vanderhorts.

Allí hubo un buen grupo, el Padre Bazán, Johnny Nouel (fallecido), José Guillermo Sued, Manuel Villa, Leonardo Aguilera, Tamara Cruz, (fallecida) Ciprián Martínez (Cipri Mar), Juan Francisco, Rodolfo Vanderhorts, Jaime Tomás Carela, Ricardo Rodríguez Rosa y los hermanos Manuel y Vinicio Ven, entre otros.

Fueron muchos años de batallas, pero con momentos inolvidables, guitarra en manos a media noche al pie del Monumento y recorriendo las calles en las madrugadas, con las famosas serenatas santiagueras.

En los Pepines, junto a los ya veterano Piro Valerio, Tete Marcial y René Omar Montes de Oca, éste último declamando, fueron épocas románticas.

Jugamos softbol. Él era jardinero, al igual que José Guillermo Sued en la Liga de la Farándula de Santiago, años que disfrutamos juntos a docenas de colegas de la Hidalga.

Nos trasladamos a la Capital y aquí, aunque con menor tiempo por las ocupaciones, también hicimos vida juntos. Víctor, era sincero y franco.

No les gustaban los tragos y luchaba para que los otros no lo hicieran y decía que disfrutaba las noches, la guitarra y todo sin alcohol. Fue un hombre sobrio.

No hay forma de despedirlo, sino de recordarlo de la manera que merece, al compás de dos de sus famosos párrafos.

No me pidas que te deje
No lo vas a conseguir
El amor que llevo dentro
Me acompañará hasta el fin.

Porque yo guardo tu amor
En mi mesita de noche
Va prendido como un broche
En mitad del corazón.

¡Allá nos vemos hermano!

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Trending

Opinión

More in Toques