Connect with us

Olímpicos

Análisis: La crisis laureada del deporte cubano

La mayoría de los cubanos siente alegría por el resultado, y no es para menos. En comparación con Río 2016, donde las preseas quedaron repartidas en el atletismo, el boxeo, la lucha y el judo; en esta oportunidad, el tiro, el canotaje y el taekwondo también subieron al podio.

El cubano Andy Cruz, ganador de la medalla de oro, durante la ceremonia de entrega de medallas de boxeo de 63 kg de peso ligero masculino en los Juegos Olímpicos de Verano de 2020, el domingo 8 de agosto de 2021, en Tokio, Japón. (Foto AP / Frank Franklin II) (ASSOCIATED PRESS)

ANDY LANS/ESPECIAL PARA LA TIMES EN ESPAÑOL

LOS ÁNGELES.- Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 ratificaron a Cuba entre las 20 mejores naciones del medallero por tercera ocasión consecutiva desde la edición Londres 2012. A la capital de la Tierra del Sol Naciente, Cuba llegó con 53 deportistas menos que en Río de Janeiro 2016, sin embargo, los caribeños recogieron cuatro medallas más. La decimocuarta posición alcanzada en Tokio constituye el mejor resultado de los antillanos en las últimas cuatro fiestas del deporte.

La mayoría de los cubanos siente alegría por el resultado, y no es para menos. En comparación con Río 2016, donde las preseas quedaron repartidas en el atletismo, el boxeo, la lucha y el judo; en esta oportunidad, el tiro, el canotaje y el taekwondo también subieron al podio.

La situación sanitaria y la débil economía del país impidieron que los atletas cubanos compitieran de forma frecuente al más alto nivel. Naciones como México, Chile y Colombia, que invierten en deporte el doble que Cuba, quedaron por debajo en su empeño. La Isla de Mayor Extensión en el Caribe sacó la casta histórica de campeones, pero los siete oros, tres platas y cinco bronces conseguidos recientemente no deben engañarnos sobre el pésimo momento que vive el deporte cubano, aunque muchos no lo crean.

Cuba's Reineris Salas Perez, left, competes a
El cubano Reineris Salas Pérez, a la izquierda, compite contra el azerbaiyano Sharif Sharifov durante el combate por la medalla de bronce de lucha libre masculina de 97 kg en los Juegos Olímpicos de Verano de 2020, el sábado 7 de agosto de 2021, en Chiba, Japón. (Foto AP / Aaron Favila) (ASSOCIATED PRESS)

Un primer síntoma de la crisis lo vemos en la ausencia de las disciplinas colectivas. En el voleibol de sala, donde Cuba exhibe un envidiable historial tanto entre los hombres, como entre las féminas, la clasificación quedó a deber. En béisbol, el deporte más priorizado por las autoridades gubernamentales, las derrotas ante Venezuela y Canadá en el Preolímpico de las Américas celebrado en la Florida impidieron a Cuba por primera vez su presencia en citas estivales de su pasatiempo nacional.

El atletismo carece totalmente de corredores. No gana un oro olímpico desde Beijing 2008, y por si fuera poco, sufrió seis lesiones en Tokio de la finalista de los 400 m Roxana Gómez, los saltadores Juan Miguel Echevarría, Maykel Masso, Andy Díaz y Leyanis Pérez, así como la heptatleta Yorgelis Rodríguez.

Alrededor de una veintena de cubanos compitieron por otras delegaciones en la última Olimpiada. El caso del triplista Pedro Pablo Pichardo (Portugal), el luchador estilo libre del peso pesado Abraham Conyedo (Italia) y el lanzador Raúl Valdés (República Dominicana) llaman la atención porque consiguieron un metal dorado y par de bronces respectivamente.

Yarisleidis Cirilo Duboys and Katherin Nuevo Segura of Cuba c
Yarisleidis Cirilo Duboys y Katherin Nuevo Segura, de Cuba, compiten en la semifinal femenina de canoa doble 500m en los Juegos Olímpicos de Verano de 2020, el sábado 7 de agosto de 2021 en Tokio, Japón. (Foto AP / Darron Cummings). (ASSOCIATED PRESS)

Del voleibol masculino sobresalen Wilfredo León con Polonia, Yoandy Leal con Brasil y Osmany Juantorena con Italia. Cada vez un mayor número de deportistas cubanos migran del país, legal o ilegalmente, para buscar un futuro mejor en el plano económico, competitivo y personal. En tanto, en la mayoría de las Federaciones del deporte cubano, persiste la apatía por realizar un esfuerzo serio para que estos atletas vuelvan a representar a su tierra.

Otra causa pendiente del deporte cubano radica en la calidad de las instalaciones deportivas, y la duración de los campeonatos nacionales. Las competiciones de primera categoría del voleibol, el balonmano y el futbol sala, por solo citar algunas, apenas pasan de unas semanas. Las salas polivalentes no reciben la misma atención que los estadios correspondientes a la Serie Nacional de Béisbol (único certamen deportivo cubano concebido como espectáculo).

Entonces, ¿Cómo explicar los resultados de Cuba en Tokio? Muy sencillo. Deportes como la lucha y el boxeo realizaron bases de entrenamiento en Bulgaria y Alemania. Los que no tuvieron esa opción de prepararse fuera de la nación, no alcanzaron los mismos resultados. Resulta meritoria cada medalla cubana, más con las carencias expuestas, pero dentro de unos años, veremos si la sorpresa será para bien. Mientras se pueda, los cubanos disfrutan de un mal momento, que por lo menos es laureado.

Andy Lans, matriculado en la carrera de Periodismo en la Universidad de Matanzas, Cuba. Colaborador del sitio SwingCompleto, y otras web relacionadas al deporte. Fiel seguidor de los atletas cubanos donde quiera que se encuentren.

Via: latimes.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Olímpicos