“Me siento bien”, dijo Hernández. “Sólo tengo que salir y hacer lo mío”.

hspnrahbqocnzeuw8qbg

Félix Hernández

NORTH PORT, Florida. – Al preguntársele si hay algo especial que le quede hacer en su carrera, Félix Hernández se rio y dijo lo siguiente: “No estoy tan viejo, tengo 33”.

Sólo aquellos conscientes de lo que hizo el venezolano: Efectividad de 3.00 entre 2007 y 2015–la mejor en la Liga Americana–y seis Juegos de Estrellas, presumirían que aún le quedan buenos años. Pero quienes lo vieron tener un promedio de carreras limpias de 5.42 en sólo 59 aperturas en las últimas tres temporadas tendrán motivos para dudar si le quedará un año más.

“Me siento bien”, dijo Hernández. “Sólo tengo que salir y hacer lo mío”.

Un Hernández más esbelto llegó al campamento de los Bravos confiando en que está lo suficientemente sano como para extender su carrera y ganarse uno de los puestos en la rotación de Atlanta. Esa oportunidad incrementó un poco el miércoles, cuando se informó que Cole Hamels estará fuera al menos hasta abril. Pero el intento de Hernández de ser parte del roster de Atlanta para el Día Inaugural sigue basándose en su habilidad de demostrar que sigue siendo un abridor efectivo en las Mayores.

“Nunca sabes”, dijo el manager de los Bravos, Brian Snitker. “Un jugador como él, al llegar a nuestro equipo, puede beneficiarse de la manera en la que hacemos las cosas y mezclamos los pitcheos con la información que tenemos. Nunca sabes lo que puede hacer alguien”.

Firmar al “Rey” una movida de bajo riesgo para los Bravos, que le darán US$1 millón al venezolano si llega a ocupar un puesto en el roster del equipo grande. Incentivó el hecho de haber completado algo similar con su compatriota Aníbal Sánchez, quien fue reclamado por los Bravos luego de ser dejado libre por los Mellizos antes del comienzo de la temporada del 2018.

“Simplemente estoy contento de poder estar aquí”, dijo Hernández. “Es un gran equipo, una gran organización y un gran grupo de muchachos. Mi mentalidad es la salud. Voy a salir y competir con cualquiera”.

La competencia de Hernández por los últimos dos puestos de la rotación será Sean Newcomb, Kyle Wright, Bryse Wilson y Touki Toussaint. Si los Bravos ven que Hamels sólo se perderá algunos juegos, no comprometerán US$1 millón con Hernández si el veterano no se destaca de verdad como la mejor opción.

“Es ‘El Rey’”, dijo el receptor de los Bravos, Travis d’Arnaud. “Estoy ansioso por conocerlo mejor”.

Hernández será siempre reconocido como el Rey Félix. Pero para extender su mandato, necesitará demostrar que puede superar los problemas en su hombro derecho que lo llevaron a tener efectividad de 4.36 en las últimas 16 aperturas del 2017 y 5.55 en 28 salidas en el 2018. El año pasado tuvo una respetable 3.91 en sus primeras cinco salidas, pero luego tuvo 6.27 en siete presentaciones tras una lesión en el músculo lateral derecho.

Hernández optó por no elaborar sobre los cambios que ha hecho para recuperar su confianza. Pero cualquier cosa que diga tendrá que reflejarlo en el terreno en las seis semanas que tendrá para demostrar que es diferente al de los últimos años.

“Es el pasado”, dijo Hernández. “Es un nuevo año, una nueva organización y un nuevo equipo”.

Vía: MLB