La multa impartida a la franquicia por $5 millones, la cifra máxima permitida por las reglas del béisbol mayor, es irrelevante

i-2

Las quejas alrededor del mundo del béisbol fueron muchas, luego que el comisionado de las Grandes Ligas Rob Manfred impartiera disciplina el pasado lunes en el caso de robo de señas que involucra a la organización de los Houston Astros, debido a que si bien dos individuos fueron penalizados, la institución que permitió que todo ocurriera y obtuvo grandes beneficios por parte de un comportamiento ilícito que se hizo sistémico quedó prácticamente ilesa, al igual que los peloteros que participaron en dicha trama.

Los Astros siguen siendo campeones de la Serie Mundial de 2017, un título que ganaron haciendo trampas. Mantienen en su haber los beneficios económicos obtenidos gracias a sus éxitos sobre el terreno: los ingresos adicionales obtenidos durante y después de sus actuaciones en octubre, con los imanes de dinero que representan los índices de audiencia, patrocinios, souvenirs, ropa y el entusiasmo de los consumidores que se mantuvo durante las temporadas siguientes.