¿Qué debe tener un futbolista para llegar a lo más alto? LaLiga ha colaborado con las mejores academias del fútbol español para crear un método propio para formar a las futuras estrellas del deporte rey. Así funcionan las canteras que más profesionales han aportado a una gran liga europea en la última década

1574854648_602727_1575034376_sumario_normal_recorte1Asistentes al último Encuentro de Canteras organizador por LaLiga. LALIGA
ROGER SABATÉS

La cantera triunfa en el fútbol español. LaLiga Santander ha sido en los últimos años la gran liga europea más nutrida por el talento de casa, según un estudio del Centro Internacional de Estudios Deportivos (CIES, por sus siglas en inglés).

Entre 2009 y 2017, casi uno de cada cuatro de los jugadores de la competición provenía de las categorías inferiores de sus clubes (23,6%), por delante de la Serie A italiana (9,1%), la Premier League inglesa (14,1%), la Bundesliga alemana (15,1%) o la máxima competición en Francia, la Ligue 1 (23,2%).

España se ha convertido en una potencia en la formación de futbolistas, pero ¿cuál es el secreto de este éxito? LaLiga lleva cuatro años estudiando el método de trabajo de las academias de los clubes españoles para desarrollar una programa básico de aprendizaje que respete sus modelos de éxito: los 100 conceptos que deben dominar los próximos Iniesta, Ramos o Saúl.

“Hace unos años estábamos preparando a atletas que jugaran al fútbol. Hoy buscamos al futbolista inteligente”, cuenta Hugo Blanco, responsable de Proyectos Deportivos de LaLiga, el departamento que ha analizado lo mejor del fútbol base del país.

El equipo del departamento, completado por Juan Florit, Carlos Casal y David García (todos ellos profesionales con el título Uefa Pro, la máxima licencia que puede obtener un entrenador), analiza de forma continua las metodologías de desarrollo de jugadores de las entidades de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank.

Se evalúan los organigramas, las estructuras organizativas, la calidad de instalaciones, entre otros parámetros, y las decenas de variables en la preparación de los entrenamientos; desde los mecanismos de seguimiento a los jugadores hasta el perfil de los técnicos o la planificación de las sesiones.

Una colaboración de la que surgió una metodología propia con un centenar de lecciones divididas en seis etapas que respetan el desarrollo de los jugadores y cuatro bloques temáticos: táctica, técnica, preparación física y un apartado psicológico-afectivo, que cada vez tiene más peso:

“El aspecto mental es una de nuestras grandes preocupaciones y también para los clubes. Cada vez es más habitual que tengan un departamento de apoyo psicológico”, cuenta Blanco.

La metodología, asegura Blanco, es el reflejo de la evolución del fútbol español. “El éxito del Mundial de 2010 nos dio una identidad.

Quedó atrás la furia y llegaron jugadores con mucha inteligencia, con visión táctica y buen trato de balón. Lo que buscamos es eso.

No el más fuerte ni el más rápido, sino el que decida mejor”. Eduardo Covelo, director de cantera del RC Celta, uno de los equipos que colaboró en el proyecto, confirma la impresión del responsable de Proyectos Deportivos: “Antes se buscaba solo ejecutores.

El entrenador iba con el joystick y ordenaba todo. Hoy hay que entender el juego. Se busca el jugador autónomo, el que sabe qué acción elige y por qué lo hace”.

1574854648_602727_1575034054_sumario_normal_recorte1Alumnos de un centro de formación de LaLiga.LALIGA

Por ahora, este método lo han aplicado los 600 entrenadores que LaLiga ha repartido en sus proyectos en Asia, África, Norteamérica u Oriente Próximo.

En ellos se exporta un sistema que se sostiene en cuatro puntales, explica Blanco: “Técnicos con buena formación, una buena estructura competitiva, buenas instalaciones y una gran cultura futbolística”.

Aunque es pronto para evaluar el resultado de una iniciativa que ni siquiera ha cumplido su quinto aniversario, ya se están viendo los primeros frutos: una decena de jugadores en etapa juvenil de la academia de Emiratos Árabes Unidos han pasado a formar parte de clubes profesionales de la región.

Asimismo, el objetivo de la experiencia es que los clubes estén cada vez menos aislados y se abran a compartir su conocimiento.

Un salto que la institución incentiva a través de encuentros periódicos entre los responsables de las canteras de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank, invitando a expertos de clubes y federaciones extranjeros o desarrollando herramientas de trabajo como la Plataforma de Gestión de Academias, un sistema que permite controlar, de forma continua e inmediata, la metodología de entrenamiento de técnicos y jugadores en cualquier parte del mundo.

“Creemos en la inteligencia colectiva para crecer de forma conjunta y posicionar al fútbol español, aún más si cabe, como la máxima referencia en el trabajo de canteras. No tenemos ninguna duda de que nuestras canteras marcan la diferencia”, aseguran en el Departamento de Proyectos Deportivos.

“No creo que tenga sentido esconder información porque no existe una fórmula mágica para sacar jugadores.

Es una ecuación compleja”, explica el director deportivo del RC Celta. “Nosotros lo hemos estudiado y hay un factor no deportivo que es importantísimo: que los jugadores de doce a quince o dieciséis años no salgan de su entorno y tengan una infancia lo más normal”, incide.

En la entidad viguesa, el equipo de LaLiga Santander que esta temporada ha dado más minutos a canteranos de acuerdo con datos del CIES, abogan por promover la colaboración. “En el RC Celta fuimos a aprender de más de una decena de equipos y aquí tenemos las puertas abiertas a todo el mundo”.

1574854648_602727_1575034679_noticia_normal_recorte1Canteranos del RCD Espanyol en el Torneo Internacional LaLiga Promises Santander. LALIGA

De los más de 900.000 chavales que cada fin de semana llenan de esfuerzo e ilusión los campos de toda España, solo entre el 1% y el 3% llegarán al fútbol profesional. “Nosotros decimos que cada futbolista es un proyecto.

Lo único que podemos hacer es darles las herramientas para optimizar su potencial al máximo”, concluye Blanco. El resto es una mezcla de talento, esfuerzo y suerte.

vía: El Pais