El delegado permanente dominicano ante la Unesco, José Antonio Rodríguez, agradeció la presencia en la sede de la organización de las glorias beisboleras y les entregó un reconocimiento por su compromiso con la educación y el país.

Estrella1-2

París.- (Prensa Latina) Estrellas dominicanas del béisbol que han brillado en las Grandes Ligas estadounidenses y otros escenarios defendieron hoy en la Unesco la importancia de la educación para el futuro de los niños, adolescentes y jóvenes.

Los jugadores activos o retirados, algunos con categoría de leyenda y candidatos al Salón de la Fama en Cooperstown, Felipe Rojas Alou, Adrián Beltré, Moises Alou, Robinson Canó, Nelson Cruz y Winston Llenas, compartieron en la sede de la organización sus experiencias, a partir de las cuales ilustraron el llamado al estudio.

Las glorias de República Dominicana, donde el béisbol es pasión, viajaron a Francia invitados por la Delegación Permanente del país caribeño, como parte de un proyecto para promover la educación en las nuevas generaciones de Quisqueya.

Rojas Alou, quien jugó 17 temporadas y fue 10 años manager en la Gran Carpa, señaló que con mucha frecuencia los niños enfrentan presiones para firmar como profesionales y mejorar la situación económica familiar, pero luego no tienen éxito y su vida se complica al carecer de estudios.

‘Eso me duele, porque las estadísticas dicen que de cada 100, apenas dos llegan a las Grandes Ligas, y solo uno se queda’, advirtió el nativo de Haina, quien a sus 84 años mantiene una lucidez y memoria privilegiadas.

Su hijo Moises, considerado uno de los mejores jardineros de las décadas de 1990 y 2000, precisó que por el béisbol no pudo llegar a la universidad, y aunque no puede arrepentirse del camino tomado, es consciente de que ‘el que estudia puede hacer cosas grandes’.

También resaltaron la importancia de la educación Beltré, candidato al Hall de la Fama con sus tres mil 166 imparables, 477 jonrones y mil 707 empujadas; Canó, segunda base de los Mets de Nueva York y uno de los mejores camareros de su generación; Cruz, patrullero de los Mellizos de Minnesota y uno de los principales sluggers de los últimos años, y Llenas, un ídolo local.

Las luminarias respaldaron el argumento de que no debería existir la disyuntiva estudio-deporte, ya que el aula debería ser una constante en los niños y adolescentes, al margen de su talento atlético.

El delegado permanente dominicano ante la Unesco, José Antonio Rodríguez, agradeció la presencia en la sede de la organización de las glorias beisboleras y les entregó un reconocimiento por su compromiso con la educación y el país.

lb/wmr

Anuncios